A pesar de la victoria clave, la oposición de Venezuela se divide por la estrategia

Barians (Venezuela), 23 ene (AP): Iglenda Monzón perdió su restaurante por la prolongada crisis económica de Venezuela. Sus hijas luego emigraron a Colombia para buscar trabajo y dejaron dos hijos. Ella y los niños a veces pasan hambre y muchas veces no tienen agua corriente, electricidad o gas.

La suya es una historia común en toda Venezuela y, como millones de personas desesperadas por un cambio, Monzón votó en las recientes elecciones regionales del país.

Su voto contribuyó a una victoria profundamente simbólica de la oposición en el corazón del partido socialista gobernante. Pero con solo votar, entró en el tema más divisivo para los partidos que buscan un nuevo gobierno: participar o no en las elecciones que la mayoría considera profundamente injustas.

La victoria en la gubernatura del estado noroccidental de Barinas -donde nació Hugo Chávez y gobernó su familia durante más de dos décadas- ha sido celebrada por la oposición.

Votantes como Monzón, que contribuyeron a esa victoria, ven las papeletas como una herramienta para el cambio que anhelan.

Pero la victoria no ha convencido a los escépticos que dudan del valor de participar en concursos que la mayoría de los observadores independientes todavía ven como profundamente inclinados a favor del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Dos veces en menos de dos meses, la oposición sorprendió al gobernante partido socialista al imponerse en Barinas. Sergio Garrido, un líder local desconocido para la mayor parte del país, ganó una elección especial celebrada el 9 de enero después de que el tribunal supremo de Venezuela descalificara retroactivamente al contendiente de la oposición en la contienda regular de noviembre, ya que lideraba el conteo de votos.

READ  El líder de Maduro será extraditado a Estados Unidos; Venezuela se queja de un fallo arbitrario - MercoPress

Las elecciones estatales y locales de noviembre fueron las primeras en años en las que participaron la mayoría de los principales partidos de oposición. El resultado subrayó el dilema de la oposición: el gobierno finalmente aceptó una derrota en Barinas, pero solo después de haber obtenido la victoria en la mayoría de las otras contiendas en todo el país y solo después de poner las cosas lo más difíciles posible para sus rivales.

Las autoridades electorales primero dejaron participar en Barinas al candidato opositor Freddy Superlano, luego el alto tribunal lo inhabilitó justo cuando parecía que había ganado. Su esposa, quien fue elegida como su sucesora, también fue declarada no elegible. También lo fue su sustituto. El previamente oscuro Garrido finalmente pudo ponerse de pie.

La principal coalición opositora, la Plataforma Unitaria liderada por Juan Guaidó, boicoteó elecciones anteriores, incluida la reelección de Maduro como presidente en mayo de 2018, argumentando que Venezuela carece de las condiciones para un voto libre y justo.

Los leales al gobierno dominan la autoridad electoral y los tribunales, que con frecuencia han prohibido o procesado a los líderes que desafían a Maduro. Y después de que el gobierno perdiera el control del congreso en 2015, los funcionarios tomaron medidas para crear una nueva superlegislatura para anularlo.

La oposición aceptó participar a regañadientes en noviembre después de que se agregaran dos incondicionales de la oposición a la autoridad electoral de cinco miembros.

Pero Guaidó, el exlíder del Congreso reconocido por Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países como el presidente legítimo de Venezuela, no animó a la gente a votar en noviembre. Si bien su partido presentó candidatos, él no emitió su voto.

READ  Crisis económica en Venezuela: más de las tres cuartas partes viven en extrema pobreza, noticias del mundo

Después de la victoria en Barinas, dijo a los periodistas que ese resultado fue una gran lección de organización y movilización, pero dijo que la oposición aún debe exigir negociaciones sobre condiciones electorales más justas y el fin del conflicto político.

“Esto es algo sencillo: que se acabe con la persecución política, que se libere a los presos políticos, que logremos un cronograma de elecciones libres y justas, que logremos la reactivación económica del país”, dijo.

La exdiputada María Corina Machado se mostró más contundente en contra de participar y dijo que quienes lo hacían le estaban «lavando la cara» al gobierno de Maduro.

“Esto no es una elección, sino una simulación que asigna espacios sin poder real”, tuiteó el día de las elecciones. “Esta lucha requiere deslegitimar y desestabilizar la tiranía”. La oposición venezolana ha estado dividida por los boicots al menos desde 2005, cuando los principales partidos se retiraron de las elecciones al Congreso, argumentando problemas con el sistema de votación y un consejo electoral parcializado.

El resultado fue ampliamente visto como un desastre para la oposición: una victoria casi total de Chávez que le dio carta blanca para aprobar leyes.

Los observadores internacionales determinaron que la votación fue básicamente transparente. Pero las condiciones electorales se han vuelto cada vez más hostiles desde entonces: los medios independientes y de oposición han sido cerrados, los partidos de oposición tomados y sus líderes encarcelados u obligados a exiliarse.

«El problema es que la participación electoral es el tema que más divide a la oposición», dijo David Smilde, investigador principal de la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos.

READ  Optimismo en Wall Street en la recta final hacia las elecciones: comercio con ganancias superiores al 1%

“Decidieron ir a las elecciones regionales de 2021, pero haciendo un mínimo esfuerzo por unificar candidaturas y en realidad buscando desalentar el voto”, dijo.

La participación el 21 de noviembre fue solo del 42 por ciento. El Partido Socialista Unido de Venezuela de Maduro ganó más de 200 de 322 municipios y la mayoría de las gobernaciones a pesar de que su total de votos, 3,7 millones, estaba por debajo de los 3,9 millones de sus adversarios.

Parte de la mala actuación de la oposición se debió a su incapacidad para alinearse detrás de un solo candidato, dividiendo el apoyo. Smilde dijo que la oposición necesita encontrar una manera de «resolver el conflicto y forjar una estrategia coherente».

“No es realista pensar que una coalición diversa llegará a un consenso sobre la ideología”, dijo. «Pero si pueden acordar mecanismos para formar una coalición efectiva, tendrán éxito, como acaba de demostrar Barinas». (AP) NSD NSD

(Esta historia se publica como parte de la fuente de alimentación del sindicato generada automáticamente. ABP Live no ha realizado ninguna edición en el título ni en el cuerpo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.