A pesar de las donaciones de aliados, pocos venezolanos reciben la vacuna COVID-19

CARACAS, Venezuela (AP) – Algunos venezolanos recibieron esta semana una vacuna COVID-19 gracias a una donación de vacunas desarrolladas por Cuba, que brindaron alivio a algunos residentes que están desesperados por protegerse y al mismo tiempo ahondan en el misterio que rodea a la campaña de vacunación dependiente. sobre donaciones del país.

Treinta mil inyecciones de la vacuna Abdala de tres dosis ingresaron al esfuerzo de inoculación de Venezuela pocos días después de que el gobierno de Nicolás Maduro y las autoridades cubanas llegaran a un acuerdo de que La Habana debería proporcionar 12 millones de dosis en los próximos meses. Ese acuerdo sigue a los acuerdos de donación de vacunas con otros aliados, pero no está claro cuáles son los términos de los acuerdos, cuántas personas recibieron una inyección y qué tan bien se cumplen los grupos prioritarios.

“Si nos fijamos en las promesas de vacunas rusas y chinas, hay mucho énfasis en las ofertas y los números, y luego la entrega de esas vacunas y quién obtiene qué en Venezuela se vuelve mucho más misterioso”, dijo Jacqueline Mazza, profesora senior en contrato de Estudios Latinoamericanos en la Universidad Johns Hopkins. “En pocas palabras, los números simplemente no están ahí. Cuando lo juntamos, todavía estamos en la misma posición en la que estamos con la gestión del coronavirus en Venezuela: todo está envuelto en misterio y, claramente, las cifras que no nos dan la verdadera historia “.

Venezuela inició la primera fase de su campaña de vacunación en febrero centrándose en los sectores de salud, aplicación de la ley y educación. Amplió el esfuerzo a fines de mayo a cualquier persona de 60 años o más.

READ  Los federales acusan a 4 en Irán de conspirar para secuestrar a un activista en los Estados Unidos y otros

Desde el 13 de febrero han llegado a Venezuela al menos 380.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, lo que representa el 3,8% de los 10 millones acordados inicialmente en diciembre. Venezuela también recibió un lote de 500.000 dosis de la vacuna Vero Cell donada por la empresa estatal china Sinopharm en marzo. Dos meses después, Maduro anunció la llegada de 1,3 millones de vacunas de China sin dar detalles.

Esos envíos más el de Cuba significan que el país ha recibido al menos 2.210.000 vacunas. Ha administrado solo 1.466.988 y solo 223.858 personas, el 0,8% de la población, están completamente vacunadas, según los datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins.

Maduro dijo que apunta a vacunar “al menos al 70% de la población” para septiembre. Pero los trabajadores de la salud y los maestros todavía están esperando sus vacunas, y algunos venezolanos han expresado sus reservas sobre la falta de información sobre la vacuna Abdala y la campaña.

“Todavía no me han vacunado”, dijo Edwin Quintana, un trabajador de 32 años. “Realmente no sé si la vacuna cubana pasó por los procesos de verificación de la Organización Mundial de la Salud”.

Los funcionarios cubanos dijeron la semana pasada que la vacuna tiene una eficiencia del 92,28%. No ha sido autorizado por la OMS.

El sindicato que representa a los trabajadores de la salud y la Academia Nacional de Medicina de Venezuela expresó esta semana su preocupación por la vacuna, que este último grupo describió como “productos de dudosa credibilidad científica” y esperaba que la OMS y la Organización Panamericana de la Salud hubieran pesado.

READ  Los legisladores estatales aprueban el proyecto de ley que extiende el efecto y la entrega del alcohol

Más allá de las dudas sobre los acuerdos de Venezuela con los aliados, no está claro si Venezuela recibirá vacunas a través de un esfuerzo liderado por las Naciones Unidas. A través del mecanismo COVAX, Venezuela espera recibir un suministro de aproximadamente 11,4 millones de dosis de un conjunto de diferentes vacunas. El gobierno pudo hacer un pago inicial, pero Maduro dijo el mes pasado que se bloquearon $ 10 millones que habrían cubierto la cantidad solicitada por COVAX debido a sanciones internacionales.

Mazza espera que pasen años antes de que Venezuela pueda vacunar a sus aproximadamente 30 millones de habitantes.

“¿Cómo le va ahora a un país con un sistema de distribución que colapsa y una burocracia totalmente incapaz de administrar una vacuna? Claramente, en esencia, no están aumentando para cumplir en ninguna escala ”, dijo.

Venezuela ha registrado más de 274.000 casos y más de 3.100 muertes por COVID-19, según Johns Hopkins.

En un sitio de vacunación en la capital de Caracas el martes, Yoleima Cartaya dijo que una vacuna, independientemente de la marca, es mejor que ninguna vacuna.

“Creo que lo mejor es tenerlo”, dijo Cartaya, de 37 años, después de recibir su primera vacuna Abdala. “Me siento genial.”

___

García Cano informó desde la Ciudad de México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *