Abajo pero no afuera: una mirada desde Venezuela

Consulta los resultados del Ranking Universitario de América Latina 2022


Venezuela ha estado en primera plana durante algún tiempo después de una serie de eventos bastante extremos. Más de 6 millones de migrantes, de una población de 30 millones, abandonaron el país en pocos años. El porcentaje de población en situación de pobreza estimado por organismos internacionales se situó en nada menos que el 85 % en 2018. La hiperinflación se ha vuelto rutina. El gobierno es considerado ilegítimo por casi todas las democracias liberales del mundo, incluida la mayoría de sus conciudadanos latinoamericanos. Las estimaciones del PIB apuntan a una de las caídas económicas más marcadas jamás registradas. La lista sigue y sigue.

El efecto combinado de desarrollos como estos ha colocado al país en la lista restringida de estados frágiles o fallidos elegida por organizaciones como el Banco Mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y el Fondo de Paz.

El impacto de una combinación tan dañina de declive económico y social y conflicto político ha tenido un impacto serio, aunque mucho menos publicitado, en las instituciones de educación superior.

Si bien es difícil encontrar información sistemática sobre todos los aspectos de la sociedad venezolana, una estimación creíble de hace un par de años estableció que más de la mitad de los investigadores científicos activos en Venezuela se habían ido recientemente a otros países. La gran mayoría de ellos trabajaban en universidades. El salario mensual promedio de un profesor en una universidad pública fue de $ 15 (£ 12) por mes en 2020.

Según una fuente oficial del gobierno, las instituciones de educación superior públicas (incluidas las universidades y los institutos técnicos de corta duración) experimentaron una caída del 25 % en el alumnado en 2018 en comparación con un pico en 2008, a pesar de que la inclusión en la educación superior ha sido declarada por la gobierno prioridad absoluta de la politica.

READ  Descarga todo el contenido de Netflix en 3 minutos: un ingeniero brasileño explica cómo rompieron el récord de velocidad de Internet

Las principales universidades públicas tradicionales han sido objeto de importantes recortes presupuestarios durante años, a favor de un nuevo lote de universidades creadas por las sucesivas administraciones de Chávez, con una matrícula de más de 100.000 estudiantes. Estas nuevas instituciones, bajo los auspicios de la iniciativa gubernamental conocida como Misión Sucre, se construyeron con poca consideración por los estándares académicos, pero fueron generosamente financiadas.

El resultado, además de la pérdida de una masa crítica de docentes, fue la ruina de las infraestructuras físicas y el fuerte deterioro de las actividades docentes e investigadoras: nunca fueron incluidas en el Los tiempos de la educación superior ranking, pero el único que queda en el último ejercicio (2021), la Universidad de los Andes, Venezuela, ha perdido cerca de 400 lugares en los últimos cuatro años en el ranking mundial. La universidad misma fue objeto recientemente de un artículo en El neoyorquinoen el que se pueden ver fotos de profesores ancianos demacrados, ya que sus salarios y pensiones son insuficientes para comer con dignidad.

Afortunadamente, también hay buenas noticias que informar.

Contra todo pronóstico, las universidades públicas siguen abiertas (aunque no han podido mantener los niveles históricos de resultados de posgrado e investigación y han tenido que cerrar bastantes cursos de pregrado y posgrado). La mayoría de ellos permanecieron políticamente independientes, después de más de una década de fuertes presiones del gobierno para silenciar la libertad de expresión inapropiada y el activismo estudiantil. Los investigadores expatriados, algunos de los cuales trabajan en laboratorios de investigación de alto nivel en todo el mundo, se conectaron con otros colegas en casa y brindaron apoyo para capacitación avanzada e investigación remota.

READ  ACNUR - BID y ACNUR unen esfuerzos para abordar la crisis de desplazamiento forzado en América Latina y el Caribe

Por último, pero no menos importante, varias universidades privadas han conservado su viabilidad académica y financiera y, en el caso de instituciones líderes como la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) o la Universidad Metropolitana de Caracas (UNIMET), se han adaptado de manera proactiva a las duras ambiente. Han encontrado formas de retener el talento académico, reclutar y apoyar financieramente a más y más estudiantes que necesitan ayuda. Han diversificado alianzas internacionales y mejorado el compromiso con sus comunidades a través de programas innovadores para escuelas, estudiantes no tradicionales y jóvenes emprendedores.

La actual crisis venezolana y sus efectos en la educación superior socavan gravemente la capacidad del país para abordar los desafíos del desarrollo. Esto, en una era en la que el capital humano avanzado se considera más importante que nunca para el crecimiento económico, la innovación, la resiliencia ante emergencias y la igualdad de oportunidades para las nuevas generaciones.

La recuperación no será rápida ni fácil. Tristemente, no hay señales de que haya comenzado o de que la administración de Maduro tenga otro plan que no sea mantener el curso dañino actual.

Juan Carlos Navarro es un experto en educación superior internacional, ex profesor en varias universidades venezolanas y ex miembro del Consejo Nacional de Educación en Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.