Anthony Castro reflexiona sobre el viaje a la MLB

En 2014, el relevista de los Azulejos Anthony Castro todavía estaba en el Rookie Ball con los Tigres, un adolescente que comenzaba su lento ascenso a las Grandes Ligas.

Este fue el mismo año en que los Tigres reclutaron al jardinero Derek Hill en la primera ronda, 23º en general, y pronto se convirtió en el compañero de equipo de Castro en la Liga de la Costa del Golfo.

Castro y Hill estuvieron de acuerdo y estuvieron “muy unidos desde el principio”. Durante ese tiempo, Castro, quien es de Caracas, Venezuela, decidió que quería pasar más tiempo trabajando en su inglés.

Al principio, comer antes o después de un partido jugó un papel importante en esto. Hill lanzaría una aplicación de traducción en su iPhone y sugeriría ir a un restaurante. Cuando llegaran, sería el turno de Castro en la aplicación.

“Entramos y luego dije, ‘Puedes decírselo a la mesera'”, explicó Castro. “Así es como empezamos”.

En declaraciones a los medios el martes antes de la apertura de la serie de los Azulejos en Boston, Castro pensó en otras experiencias que lo ayudaron con el idioma al principio. Ahora de 26 años, el carismático rescatador recordó su adolescencia y principios de los 20 con la organización Tigers, donde pasó casi una década después de firmar en 2011.

Avance rápido hasta 2019: después de una fuerte salida con Double-A Erie, se le pidió a Castro una entrevista posterior al partido. Buscó al traductor del equipo, pero algunos de sus compañeros, incluido Hill, lo alentaron a realizar la entrevista en inglés, diciéndole que estaba listo. Tenían razón y él lo hizo.

La confianza de Castro es evidente en el campo esta temporada, luego de un excelente entrenamiento primaveral. Ahora ha hecho dos apariciones sin goles con los Azulejos desde que fue agregado a la lista y, dadas las lesiones en esta lista, tendrá todas las oportunidades para quedarse. Esa confianza, dice, proviene de la confianza y la convicción que los Azulejos han demostrado en él, alentándolo a ser él mismo en el montículo.

“Me permitieron lanzar algunos tiros que no podía hacer en mi antigua organización. Ellos confían en mi. Creo que esa es la parte más importante “, dijo Castro.

Esto significa más cursores. Al reingresar a las Ligas Menores, Castro lanzó una bola curva de 12-6, pero recientemente reconoció, con la ayuda de Rafael Dolis, que un slider se adaptaría mejor a su repertorio. Esto se debe a que su bola rápida tiene una acción de corte natural, por lo que un control deslizante crea más engaños que una bola curva, que tenía un movimiento diferente.

Zeuch el último lanzador en batear IL

Antes de la apertura en Boston, los Azulejos incluyeron al diestro TJ Zeuch en su lista de lesiones de 10 días con tendinitis en el hombro derecho. El derecho ha registrado una efectividad de 6.75 en 12 entradas esta temporada, incluidos cinco jonrones permitidos y siete bases por bolas con seis ponches.

Zeuch hizo dos aperturas y dos apariciones de rescate este mes, y ese papel de swingman se ha vuelto más prominente a medida que los Azulejos enfrentan una gran cantidad de lesiones en su rotación y bullpen. Armas como Joel Payamps, Trent Thornton y Anthony Kay ahora se contarán para salidas de múltiples entradas, pero con cada brazo hacia abajo, los Azulejos deberán ser más creativos y profundizar en su grupo de profundidad.

Los lanzadores lesionados en la lista de 40 hombres ahora incluyen: Nate Pearson, Thomas Hatch, Ross Stripling, Zeuch, Patrick Murphy (60 días IL), Julian Merryweather, Jordan Romano, Tyler Chatwood y Kirby Yates (60 días IL).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *