Argentina ordena la incautación de un avión venezolano a pedido de Estados Unidos

BUENOS AIRES/CARACAS, 11 ago (Reuters) – Argentina ordenó el jueves la incautación de un avión venezolano detenido en Buenos Aires desde junio a pedido de Estados Unidos, en medio de sospechas de que el avión de origen iraní pueda tener vínculos con el terrorismo, informaron medios locales.

El caso ha provocado tensiones entre Venezuela y Argentina, que la mañana de este jueves trató de atenuar la polémica al afirmar que no hubo incidentes diplomáticos provocados por el avión.

Sin embargo, el juez federal argentino Federico Villena ordenó el secuestro del avión a pedido de Estados Unidos y pese a las denuncias del gobierno de izquierda del venezolano Nicolás Maduro, según informó la agencia estatal de noticias argentina Télam.

Regístrese ahora para obtener acceso ilimitado GRATIS a Reuters.com

Agentes de la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos inspeccionaron el avión el jueves por la tarde, según medios argentinos.

El avión, vendido por la empresa iraní Mahan Air a la aerolínea venezolana Emtrasur, fue inmovilizado en junio por funcionarios argentinos. Tanto Mahan Air como Emtrasur están sancionados por Estados Unidos.

El Boeing 747 tenía una tripulación de 14 venezolanos y cinco iraníes al momento de su arribo a Buenos Aires.

Ramón Velásquez Araguayan, ministro de Transporte de Venezuela, y un grupo de legisladores se reunieron con el embajador argentino Oscar Laborde para dar a conocer un comunicado en el que los trabajadores de la aerolínea expresaron el deseo de que la tripulación y el avión regresen a su país.

La vocera del gobierno de centroizquierda de Argentina, Gabriela Cerruti, trató el jueves de minimizar el aparente conflicto entre los dos países y dijo que las declaraciones críticas de los políticos venezolanos eran «expresiones de varios actores de la vida venezolana» que no implican «un incidente diplomático». .

Información de Nicolás Misculin en Buenos Aires y Vivian Sequera en Caracas; Editado por Stephen Coates

Nuestros estándares: Principios de confianza de Thomson Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.