Australia cancela el acuerdo estatal de la Franja y la Ruta con China

Australia anunció el miércoles que revocaría el acuerdo del gobierno estatal para unirse a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, diciendo que era inconsistente con la política exterior de la nación.

El año pasado, Canberra introdujo nuevas leyes que se considera ampliamente dirigidas a China y que le permiten abolir cualquier acuerdo entre las autoridades estatales y países extranjeros que se cree que amenazan el interés nacional.

La ministra de Relaciones Exteriores, Marise Payne, dijo el miércoles que el gobierno federal revocará la decisión del gobierno del estado de Victoria de unirse a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, una vasta red de inversiones que, según los críticos, es una tapadera para Beijing que crea apalancamiento geopolítico y financiero.

Payne dijo que dos documentos firmados en 2018 y 2019 respectivamente, un memorando de entendimiento y un acuerdo marco, estaban entre los cuatro que rompería con los nuevos poderes.

“Considero que estos cuatro acuerdos son incompatibles con la política exterior australiana o contrarios a nuestras relaciones exteriores”, dijo en un comunicado.

El anuncio llega en un momento de deterioro de las relaciones entre Beijing y Canberra, con los dos gobiernos en desacuerdo sobre el comercio y compitiendo por la influencia en el Pacífico.

Australia ya enfureció a China al pedir una investigación independiente sobre los orígenes de la pandemia de coronavirus, que surgió en la ciudad china de Wuhan, y su último movimiento corre el riesgo de inflamar aún más las tensiones.

Payne también dijo que revocará un Memorando de Entendimiento de 2004 entre el Departamento de Educación de Victoria e Irán, así como un acuerdo de cooperación científica que el departamento firmó con Siria en 1999.

READ  Invierno oscuro y largo

Según la constitución australiana, el gobierno federal es responsable de los asuntos exteriores y la defensa. Los estados generalmente brindan servicios como salud y educación, pero en realidad hay superposiciones frecuentes.

Una portavoz del gobierno de Victoria dijo a la emisora ​​nacional ABC: “La Ley de Relaciones Exteriores es responsabilidad exclusiva del gobierno de la Commonwealth”.

La nueva legislación se aplica a las instituciones financiadas con fondos públicos pero no cubre los acuerdos comerciales.

Canberra ya ha tomado medidas para limitar la influencia de China en el país, incluida la prohibición del controvertido gigante de las telecomunicaciones Huawei de construir la red 5G en Australia y el fortalecimiento de las leyes de inversión extranjera para las empresas.

Payne dijo que “seguirá considerando acuerdos con el extranjero”, pero espera que la “abrumadora mayoría” no se vea afectada.

Sin embargo, la presencia de los Institutos Confucio respaldados por el gobierno chino en las universidades públicas australianas permanece en duda, en medio de constantes críticas que promueven la versión egoísta de la cultura e historia china del Partido Comunista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *