Avance en conversaciones con Venezuela impulsa a EE. UU. a aliviar el embargo – Internacional – Mundo

El presidente de Venezuela, Nicol S. Maduro, habla durante una reunión con el primer ministro de Belice, Johnny Brice O (fuera de cámara), en el palacio presidencial de Miraflores en Caracas, el 25 de noviembre de 2022. AFP

El avance marcó un posible alivio de una grave crisis económica y política en Venezuela. Tendrá un impacto en los mercados petroleros mundiales y podría facilitar un flujo masivo de refugiados de Venezuela en toda la región.

El acuerdo alcanzado en un salón de reuniones de un hotel de la Ciudad de México representa «una esperanza para toda América Latina», dijo el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, quien ayudó a impulsar las conversaciones.

Las dos partes involucradas en la crisis venezolana han firmado un acuerdo humanitario centrado en programas de educación, salud, seguridad alimentaria, respuesta a inundaciones y electricidad.

También acordaron continuar las conversaciones sobre las elecciones presidenciales previstas para 2024.

La crisis política de Venezuela ha empeorado desde que Maduro se declaró vencedor en una disputada elección de 2018, que fue ampliamente considerada fraudulenta.

Inmediatamente después de que se firmó el acuerdo en la Ciudad de México, el Departamento del Tesoro de EE. UU. emitió una licencia a la petrolera Chevron para reanudar las operaciones limitadas de perforación de petróleo en Venezuela, que tiene las reservas de crudo más grandes del mundo.

La licencia permanecerá vigente durante seis meses mientras la administración de Biden juzga si el gobierno de Maduro cumple con los compromisos que hizo en el acuerdo firmado el sábado, dijo el Tesoro.

Los esfuerzos internacionales para resolver la crisis venezolana se han visto fortalecidos por la invasión de Rusia a Ucrania y la presión que ha ejercido sobre los suministros energéticos mundiales.

READ  La revolución socializó y adelantó el deporte en Venezuela

A pesar de sus enormes reservas de petróleo, Venezuela sufre una pobreza extrema y una crisis política que ha llevado a siete millones de venezolanos, según estimaciones de Naciones Unidas, a huir del país en los últimos años. Los alimentos, las medicinas y las necesidades básicas, como el jabón y el papel higiénico, a menudo escasean.

La oposición de Maduro busca elecciones presidenciales libres y justas, programadas para 2024, mientras que Caracas quiere que la comunidad internacional reconozca a Maduro como presidente legítimo y levante las sanciones, especialmente el embargo petrolero de Estados Unidos.

El negociador del gobierno, Jorge Rodríguez, dijo a los periodistas después de llegar a la Ciudad de México que uno de sus objetivos era firmar un «amplio acuerdo social» con la oposición.

La parte gubernamental dijo anteriormente que se suponía que el pacto establecería un mecanismo para restaurar el acceso a los fondos congelados en el sistema financiero internacional.

El dinero se usaría para mejorar la atención médica pública y la red eléctrica, según un comunicado emitido por Rodríguez, quien no especificó el monto ni dónde se bloquearon los fondos.

‘Vive en paz’

Después de las disputadas elecciones de 2018, casi 60 países, incluido Estados Unidos, reconocieron al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino.

Rodríguez, quien también preside la Asamblea Nacional, dijo antes de partir desde una base aérea en Caracas que su equipo defenderá «el derecho que tenemos… a vivir en paz».

Por su parte, el grupo opositor Plataforma Unitaria ha pedido medidas concretas para resolver «la crisis humanitaria, el respeto a los derechos humanos… y sobre todo (garantizar) elecciones libres y observables».

READ  Chile multará a los jugadores que rompieron la burbuja del COVID-19

Sin embargo, una fuente cercana al proceso de negociación dijo a la AFP que la oposición no había llegado a un consenso sobre las condiciones necesarias para participar en la votación de 2024.

La influencia de Guaidó se ha desvanecido en los últimos años y ha perdido aliados clave tanto en el país como en la región, donde desde entonces muchos países han elegido presidentes de izquierda.

El líder colombiano Gustavo Petro se ha convertido en un nuevo actor en las conversaciones desde que tomó las riendas como el primer presidente izquierdista de su país en agosto.

Ha trabajado para mejorar las relaciones de su país con Venezuela, reanudando los lazos diplomáticos por primera vez desde 2019, cuando el entonces presidente Iván Duque se negó a reconocer la elección de Maduro.

Enlace corto:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *