Cada vez más personas necesitan caridad navideña en Venezuela

CARACAS, VENEZUELA – Es una antigua tradición en Venezuela ayudar a los necesitados en Navidad donando juguetes, comida y ropa. Pero la crisis económica que ha golpeado a la otrora rica nación petrolera tiene a muchas familias luchando por poner algo en sus mesas durante las vacaciones, incluso cuando tienen un trabajo.

Con los salarios erosionados por la inflación de tres dígitos, las bonificaciones navideñas ya no permiten a los venezolanos comprar regalos, ropa o incluso alimentos tradicionales navideños como “hallaca”, un pastel de maíz envuelto en hojas de plátano.

“Trabajas todo el año para comprar algo para tus hijos y con el bono no les puedes comprar nada. Es como si ya no hubiera Navidad”, dijo Marlei López, enfermera que vive en un barrio obrero de Caracas. .

El salario de López ni siquiera cubre sus necesidades básicas. Envía a sus hijos a almorzar a una despensa de alimentos local. Trabaja como voluntaria durante su tiempo libre y ayuda a preparar comidas para 100 niños.

Según el Programa Mundial de Alimentos, uno de cada tres venezolanos está luchando por consumir suficientes calorías por día. La mayoría de las personas que todavía trabajan ganan menos del equivalente a 2 dólares al mes.

López dijo que recibió un bono de Navidad de poco menos de 3,2 millones de bolivarianos. Es menos de $ 2.40 al tipo de cambio actual y le ha permitido comprar solo una libra de harina de maíz y unos pocos gramos de mantequilla.

La crisis ha afectado especialmente a los niños, las mujeres y los ancianos, y los grupos de caridad están trabajando para mantener vivo el espíritu navideño.

READ  Danna Paola capta la atención de Sebastin Yatra con FOTO DE LA TENTACIÓN

Ángeles López dijo que su iglesia en un vecindario de clase media en la capital ofrece comidas gratis todos los fines de semana a los pobres. El sábado, los miembros de la iglesia distribuyeron juguetes donados, algunos de ellos usados, a los niños que comían regularmente en su cafetería.

“La gente se muere de hambre. Y este año también hemos notado que hay una gran necesidad de ropa”, dijo López. “Estamos felices de haber podido recolectar algunos juguetes para complacer a los niños”.

Muchos venezolanos encuentran fuera de su alcance la tradicional hallaca navideña del país.

El pastel de maíz contiene carne picada, cerdo, aceitunas, pasas y unas rodajas de cebolla y pimientos rojos. Algunos de estos ingredientes son importados y ahora se venden principalmente por dólares estadounidenses en tiendas y puestos, lo que los hace casi imposibles para un venezolano con un salario regular. Las cebollas nacionales también cuestan alrededor de 2,7 millones de bolívares por kilo, o 2,2 libras.

“La mayoría de la gente no puede pagarlo. Ya no pueden hacer una hallaca”, dijo la jubilada Rosa Montilla mientras calentaba hallacas en un comedor social dirigido por Somos Panas, una organización sin fines de lucro que organiza almuerzos navideños para niños. .

“Cocinamos aquí para 100 niños todos los días”, dijo. “¿Te imaginas lo que harían sus padres si no tuvieran este comedor de beneficencia?”

Montilla dijo que tiene que ahorrar por su cuenta a pesar de haberse retirado de su carrera de enfermería y del retiro de su difunto esposo. Juntos, valen menos de $ 1 cada mes.

El presidente Nicolás Maduro dice que su gobierno socialista vende ingredientes para los almuerzos navideños a “precios justos”, pero mucha gente teme que no haya suficientes productos subsidiados para todos. Las protestas estallaron en algunos barrios el año pasado por problemas para obtener piernas de cerdo que el gobierno había prometido a precios bajos y por la distribución de cortes de cerdo menos apetecibles por parte de los programas sociales estatales.

READ  El Victoria Film Festival regresa con visualización virtual - BC Local News

En este lúgubre paisaje, unos hombres pasean por Caracas vestidos de Santa Claus en un intento de hacer sonreír a los niños.

“He andado en bicicleta por toda la ciudad”, dijo Antonio Prieto, un triatleta que se ha estado disfrazando de Santa durante 40 años en diciembre.

“La Navidad es especial para mí y para los niños y necesitamos encontrar la manera de disfrutarla”, dijo. “Paseo en bicicleta, saludo a los niños, veo sus caras de alegría y eso me da mucha satisfacción”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *