Científicos advierten que el cambio climático podría desencadenar la próxima gran pandemia

A medida que el clima global continúa calentándose, los científicos predicen que los animales salvajes se verán obligados a trasladar sus hábitats, probablemente a regiones con grandes poblaciones humanas. Esto aumentará mucho el riesgo de un salto viral para los humanos que podría conducir a la próxima gran pandemia.

Los investigadores predicen que a medida que la temperatura de la Tierra continúa calentándose, los animales salvajes se verán obligados a migrar de sus hábitats, muy probablemente a áreas con una población humana densa, lo que aumenta drásticamente el peligro de un salto viral para los humanos, lo que podría conducir a la próxima pandemia. .

Esta conexión entre el cambio climático y la transmisión viral es descrita por un equipo de investigación internacional dirigido por científicos de la Universidad de Georgetown en un artículo titulado «El cambio climático aumenta el riesgo de transmisión viral entre especies» que se publicó el 28 de abril de 2022 en la revista. Naturaleza.

En su estudio, los investigadores realizaron la primera evaluación integral de cómo el cambio climático reestructurará el viroma global de los mamíferos. El trabajo se centra en los cambios en el rango geográfico, los viajes que emprenderán las especies a medida que siguen sus hábitats hacia nuevas áreas. Cuando se encuentran por primera vez con otros mamíferos, el estudio predice que compartirán miles de virus.

El cambio climático impulsará un nuevo intercambio viral entre especies de mamíferos

En 2070, los centros de población humana en África ecuatorial, el sur de China, India y el sudeste asiático se superpondrán con los puntos críticos de transmisión viral entre especies previstos en la vida silvestre. Crédito: Colin Carlson / Universidad de Georgetown

Argumentan que estos cambios ofrecen mayores oportunidades para que virus como el ébola o los coronavirus surjan en nuevos lugares, haciéndolos más difíciles de rastrear, y en nuevos tipos de animales, lo que facilita que los virus salten a través de una especie de «trampolín» en el que humanos. .

«La analogía más cercana es en realidad los riesgos que vemos en el comercio de vida silvestre», dice el autor principal del estudio, Colin Carlson, PhD, profesor asistente de investigación en el Centro de Ciencias y Seguridad de la Salud Global en el Centro Médico de la Universidad de Georgetown. “Nos preocupan los mercados porque juntar animales no saludables en combinaciones antinaturales crea oportunidades para este proceso gradual de aparición, como la forma en que el SARS pasó de murciélagos a civetas, luego de civetas a personas. Pero los mercados ya no son especiales; en un clima cambiante, ese tipo de proceso será la realidad en la naturaleza prácticamente en todas partes”.

La preocupación es que los hábitats de los animales se trasladarán de manera desproporcionada a los mismos lugares que los asentamientos humanos, creando nuevos puntos críticos de riesgo de recaída. Es posible que gran parte de este proceso ya esté en marcha en el mundo de hoy en 1,2 grados más cálido, y es posible que los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero no impidan que se desarrollen estos eventos.

Otro hallazgo importante es el impacto que tendrá el aumento de las temperaturas en los murciélagos, que representan la mayor parte de la nueva cuota viral. Su capacidad para volar les permitirá viajar largas distancias y compartir la mayoría de los virus. Debido a su papel central en el surgimiento viral, los mayores impactos se esperan en el sudeste asiático, un punto crítico mundial de diversidad de murciélagos.

«En cada paso», dijo Carlson, «nuestras simulaciones nos sorprendieron. Pasamos años verificando dos veces esos resultados, con diferentes datos y diferentes hipótesis, pero los modelos siempre nos llevan a estas conclusiones. Es un ejemplo realmente sorprendente. cómo en realidad podemos predecir el futuro si lo intentamos».

A medida que los virus comienzan a saltar entre las especies anfitrionas a un ritmo sin precedentes, los autores dicen que el impacto en la conservación y la salud humana podría ser asombroso.

«Este mecanismo agrega otra capa a cómo el cambio climático amenazará la salud humana y animal», dice el coautor principal del estudio, Gregory Albery, PhD, becario postdoctoral en el Departamento de Biología de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Georgetown.

«No está claro exactamente cómo estos nuevos virus podrían afectar a las especies involucradas, pero es probable que muchos de ellos se traduzcan en nuevos riesgos para la conservación y alimenten la aparición de nuevos brotes en humanos».

En general, el estudio sugiere que el cambio climático se convertirá en el mayor factor de riesgo de brotes de enfermedades, superando problemas de alto perfil como la deforestación, el comercio de vida silvestre y la agricultura industrial. Los autores dicen que la solución es combinar la vigilancia de enfermedades de la vida silvestre con estudios en tiempo real del cambio ambiental.

«Cuando un murciélago brasileño de cola libre llega a los Apalaches, debemos invertir en saber qué virus están atacando», dice Carlson. «Tratar de detectar estos saltos de host en tiempo real es la única forma en que podremos evitar que este proceso provoque más consecuencias y más pandemias».

«Estamos más cerca que nunca de predecir y prevenir la próxima pandemia», dice Carlson. «Este es un gran paso hacia la predicción: ahora tenemos que empezar a trabajar en la mitad más difícil del problema».

«Él[{» attribute=»»>COVID-19 pandemic, and the previous spread of SARS, Ebola, and Zika, show how a virus jumping from animals to humans can have massive effects. To predict their jump to humans, we need to know about their spread among other animals,” said Sam Scheiner, a program director with the U.S. National Science Foundation (NSF), which funded the research. “This research shows how animal movements and interactions due to a warming climate might increase the number of viruses jumping between species.”

Reference: “Climate change increases cross-species viral transmission risk” by Colin J. Carlson, Gregory F. Albery, Cory Merow, Christopher H. Trisos, Casey M. Zipfel, Evan A. Eskew, Kevin J. Olival, Noam Ross and Shweta Bansal, 28 April 2022, Nature.
DOI: 10.1038/s41586-022-04788-w

Additional study authors also included collaborators from the University of Connecticut (Cory Merow), Pacific Lutheran University (Evan Eskew), the University of Cape Town (Christopher Trisos), and the EcoHealth Alliance (Noam Ross, Kevin Olival).

The research described is supported in part by a National Science Foundation (NSF) Biology Integration Institutes (BII) grant (BII 2021909), to the Viral Emergence Research Initiative (Verena). Verena, co-founded by Carlson and Albery, curates the largest ecosystem of open data in viral ecology, and builds tools to help predict which viruses could infect humans, which animals host them, and where they could someday emerge. NSF BII grants support diverse and collaborative teams of researchers investigating questions that span multiple disciplines within and beyond biology.

Addition funding was provided by the NSF grant DBI-1639145, the USAID Emerging Pandemic Threats PREDICT program, the Institut de Valorisation des Données, the National Socio-environmental Synthesis Center, and the Georgetown Environment Initiative.

READ  Volcán Yellowstone: advertencia de 'la mayor catástrofe de la historia' al identificar un 'signo de magma ascendente' Ciencia | Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.