Cientos de hectáreas de selva prístina destruidas por minería ilegal en Venezuela

Se crea el arco minero de la Zona Estratégica de Desarrollo Nacional del Río Orinoco por decreto el 24 de febrero de 2016, y es un área de concesión de 111.843 kilómetros cuadrados para la extracción de oro, diamantes, mineral de hierro, cobre, bauxita y coltán, entre otros recursos. El Arco es más grande que todo el territorio de Portugal y representa el 12,2% de la masa continental de Venezuela.

“FundaRedes ha denunciado reiteradamente la deforestación masiva de árboles, que se realiza en la OMA para preparar el terreno para la construcción de pistas ilegales, utilizadas para el despegue y aterrizaje de aeronaves involucradas en operaciones de narcotráfico y contrabando de minerales”, dijo el informe lee.

Operación en el Arco Minero del Orinoco. (Imagen de FundaRedes).

Según la ONG, la deforestación está provocando la fragmentación de los ecosistemas y esto, a su vez, está provocando la pérdida de biodiversidad y la contaminación de suelos y aguas.

“El tipo de extracción que se realiza en la región centro-sur del país involucra métodos altamente destructivos como la minería a cielo abierto que utiliza mercurio para separar el oro de otros componentes, destruyendo y contaminando así el suelo capa por capa y contaminando el suelo. afluentes de ríos importantes”, señala el documento.

Los expertos consultados para el informe también señalaron que el uso de lavadoras a presión también está impactando los suelos, dejándolos completamente estériles y arrasando su biodiversidad de tal forma que hace casi imposible su recuperación natural.

“El Estado es cómplice de la explotación irracional de nuestra riqueza mineral en el Arco Minero del Orinoco y, por tanto, ha vulnerado derechos fundamentales como el derecho a la vida, al medio ambiente sano y sostenible, el derecho al trabajo, a la propiedad, a la salud, al derechos de los pueblos indígenas, entre otros”, reza el dossier. “Asimismo, se evidencia el incumplimiento en la República Bolivariana de Venezuela de la ley penal del medio ambiente, la cual establece que los actos que atenten contra los recursos naturales y el medio ambiente son considerados delictivos. La Carta Magna también fue violada cuando designó las reservas naturales del sur de Venezuela como «zonas estratégicas de desarrollo».

READ  El área de Houston tiene récord de exportaciones en 2021, según informe

Grupos armados ilegales

El informe de FundaRedes señala que la mayoría de las operaciones mineras ilegales en el arco minero del Orinoco están a cargo de grupos armados como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y los llamados «sindicatos», que son pandillas cuyos líderes y miembros son jefes de prisión. En muchos casos -se lee en el documento- estas organizaciones operan con la anuencia de la Fuerza Armada Nacional de Venezuela.

En detalle, la ONG recuerda que las minas de coltán en Parguaza, que forma parte de la cuenca del río Orinoco, son administradas por el ELN, mientras que las minas de diamantes cercanas a las ciudades de Guaniamo y San Vicente de Paul son explotadas tanto por el ELN como por la FARC, quienes también tienen asignaciones en parques nacionales cercanos.

“El Arco Minero del Orinoco se ha convertido en la caja de seguridad de los grupos armados irregulares. Las actividades ilícitas que se desarrollan por rutas clandestinas en el territorio venezolano contribuyen al financiamiento de grupos terroristas y esto ocurre con el conocimiento y complicidad de las Fuerzas Armadas y las instituciones del Estado venezolano”, concluye el informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.