Comer este ingrediente común durante el embarazo podría representar un riesgo para la salud

Comer este ingrediente común durante el embarazo podría representar un riesgo para la salud

Un nuevo estudio revela que el consumo de emulsionantes, comúnmente encontrados en alimentos ultraprocesados, durante el embarazo o la lactancia en ratones está relacionado con leves alteraciones metabólicas, cognitivas y psicológicas en las crías. Las investigaciones señalan específicamente que dicho consumo afecta el desarrollo de los circuitos neuronales en el hipotálamo de la descendencia, que son cruciales para el metabolismo.

El estudio indica que las madres deben ser conscientes de los riesgos asociados a los alimentos ultraprocesados.

Un nuevo estudio en ratones indica que el consumo de emulsionantes, un ingrediente común en alimentos altamente procesados ​​para humanos, durante el embarazo o la lactancia está relacionado con menores riesgos para la salud de la descendencia. Maria Milà-Guasch del Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS) en Barcelona, ​​​​España, y sus colegas publicaron recientemente los hallazgos en la revista Más biología.

Los emulsionantes ayudan a preservar la textura de muchos alimentos ultraprocesados, incluidos algunos helados, panes, mezclas para postres, sopas, aderezos para ensaladas y más. Investigaciones anteriores han relacionado el consumo de emulsionantes con un mayor riesgo de inflamación intestinal, obesidad y otras condiciones de salud. Además, los hábitos nutricionales desequilibrados de las madres embarazadas o lactantes se han relacionado con riesgos a largo plazo para la salud de los hijos. Sin embargo, los efectos específicos del consumo materno de emulsionantes en la descendencia no están claros.

Para ayudar a aclarar estos efectos, Milà-Guasch y sus colegas dieron a ratones de laboratorio agua que contenía dos tipos de emulsionantes que comúnmente se encuentran combinados en los alimentos humanos: carboximetilcelulosa y polisorbato-80. Desde antes del embarazo hasta la lactancia, las hembras recibieron la concentración máxima de cada emulsionante permitida en los productos alimenticios para humanos por la FAO y la Organización Mundial de la Salud. A modo de comparación, a otros ratones se les dio agua sin emulsionantes.

Laboratorio de consumo de emulsionantes durante el embarazo

La mayoría de los alimentos ultraprocesados ​​que se consumen en la actualidad contienen emulsionantes en su composición. Créditos: Júlia Fos-Domènech y Maria Milà-Guasch (CC-BY 4.0)

Los investigadores descubrieron que las crías de ratones que consumían emulsionantes tenían un mayor riesgo de sufrir ciertos problemas de salud, incluidos trastornos metabólicos, cognitivos y psicológicos leves. Estos efectos fueron más fuertes en la descendencia masculina, pero la descendencia femenina también mostró deficiencias.

Una combinación de pruebas de expresión genética y otras pruebas de laboratorio sugirió que el consumo materno de emulsionantes provocaba una alteración del desarrollo de los circuitos neuronales en el hipotálamo de la descendencia, una parte del cerebro que desempeña un papel central en la regulación del metabolismo.

Se necesita más investigación para dilucidar mejor los efectos del consumo de emulsionantes por parte de mujeres embarazadas y lactantes en la descendencia. Sin embargo, basándose en sus nuevos hallazgos, los investigadores piden una mayor conciencia sobre los riesgos potenciales de que las madres consuman alimentos ultraprocesados. Expresan especial preocupación por los productos percibidos como saludables, incluidos algunos productos vegetarianos y veganos, que, sin embargo, contienen emulsionantes que podrían suponer riesgos para la salud de la descendencia.

El coautor Marc Claret añade: «El consumo materno de emulsionantes puede afectar a la salud de la descendencia, favoreciendo trastornos metabólicos leves, estados de ansiedad y deterioro cognitivo».

Referencia: “Programas de consumo de emulsionantes maternos para la salud metabólica y neuropsicológica de ratones” por Maria Milà-Guasch, Sara Ramírez, Sergio R. Llana, Júlia Fos-Domènech, Lea Maria Dropmann, Macarena Pozo, Elena Eyre, Alicia G. Gómez-Valadés , Arnaud Obri, Roberta Haddad-Tóvolli y Marc Claret, 24 de agosto de 2023, Más biología.
DOI: 10.1371/journal.pbio.3002171

Este estudio ha sido financiado por el Consejo Europeo de Investigación dentro del programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea (contrato de subvención nº 725004) y apoyado por: Fundación ‘la Caixa’ (ID100010434) bajo el acuerdo LCF/PR/HR19/52160016 y CERCA Programma/Generalitat de Catalunya (en MC); Beca de Acción Marie Skłodowska-Curie (H2020-MSCA-IF) NEUROPREG (Acuerdo de subvención n.º 891247; a RH-T.); Beca Juan de la Cierva del Ministerio de Ciencia e Innovación de España (IJC2018-037341-I a SR); Contrato Miguel Servet (CP19/00083) del Instituto de Salud Carlos III cofinanciado por FEDER (en AO). Los financiadores no tuvieron ningún papel en el diseño del estudio, la recopilación y el análisis de datos, la decisión de publicar o la preparación del manuscrito.

READ  La NASA publica nuevas e impresionantes imágenes de Júpiter desde el telescopio Webb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *