Como Venezuela perdió tres superpetroleros frente a su socio chino

NUEVA YORK / SINGAPUR: Una empresa conjunta marítima entre Venezuela y China se desmoronó a raíz de las sanciones estadounidenses, lo que provocó que la nación sudamericana perdiera tres superpetroleros en un momento en que los cargadores extranjeros se muestran reacios a transportar su petróleo mostrar documentos judiciales.

PetroChina Co Ltd, que había sido socio estatal de Petróleos de Venezuela en la empresa conjunta CV Shipping Pte Ltd, con sede en Singapur, tomó el control de los tres petroleros entre enero y febrero, según documentos de un tribunal de Singapur examinados por Reuters.

La transferencia de los grandes transportistas de crudo Junín, Boyacá y Carabobo (VLCC) no se había informado anteriormente.

Se produjo después de que las sanciones de Estados Unidos contra PDVSA dejaran a los barcos sin seguro, lo que provocó pérdidas de millones de dólares para CV Shipping y llevó a PetroChina a declararla en quiebra. El propósito original de la empresa era enviar petróleo venezolano a China y otros destinos de exportación.

La pérdida de PDVSA de los tres petroleros, cada uno con hasta 2 millones de barriles de petróleo, se produce porque depende más que nunca de su flota interior. Washington está intensificando su campaña de 18 meses para derrocar al presidente venezolano Nicolás Maduro al sancionar a los barcos de terceros que transportan petróleo de la nación de la OPEP.

Esto provocó que las principales compañías navieras griegas, algunas de cuyos barcos fueron sancionados por transportar crudo venezolano, dejaran de trabajar con PDVSA, lo que provocó el colapso de las exportaciones de petróleo venezolano.

Hasta ahora, PDVSA ha logrado retener una cuarta VLCC de la empresa, Ayacucho.

Pero un fabricante de vidrio estadounidense que busca obtener un laudo arbitral de 500 millones de dólares por la expropiación de dos fábricas por parte de Venezuela en 2010 está demandando en un tribunal de Singapur para incautar ese petrolero, informó Reuters. la semana pasada.

READ  Fernando Colunga y Lucero humillaron a Pati Chapoy

La disputa marca un final sin ceremonias de la otra vez ambiciosa empresa lanzada en 2008 cuando China, hambrienta de petróleo, trató de profundizar los lazos con Venezuela bajo el mandato del expresidente Hugo Chávez, predecesor y mentor de Maduro. Desde entonces, China ha recortado el apoyo, contribuyendo al colapso de Venezuela bajo Maduro.

“El propósito fundamental de esta empresa conjunta ya fracasó irremediablemente”, escribió Xia Hongwei, un ejecutivo de PetroChina, en una carta del 17 de septiembre de 2019 a los ejecutivos de PDVSA incluida en documentos judiciales.

Ni PetroChina ni PDVSA respondieron a las solicitudes de comentarios para esta historia.

Petrochina se movió para colocar a CV Shipping en una liquidación administrada por un tribunal en Singapur en enero de 2020, aproximadamente un año después de que Washington sancionó por primera vez a PDVSA para tratar de recortar los ingresos petroleros a Maduro, quien permanece en el poder.

China sigue siendo un importante importador de crudo venezolano, principalmente a través de transferencias de barco a barco que hacen parecer que el origen del crudo es Malasia.

SIN SEGURO, CUENTAS CONGELADAS

Las sanciones desencadenaron una serie de crisis en cascada en la empresa. La aseguradora Standard Club, con sede en Bermudas, revocó el seguro de protección e indemnización (P&I) para los cuatro barcos en mayo del año pasado, según muestran las cartas incluidas en los registros judiciales.

El corredor de seguros de CV Shipping, Willis Towers Watson, explicó en un correo electrónico incluido en el expediente del caso que Standard Club tomó esa decisión porque “no quería estar expuesto al riesgo de ser o estar sujeto a sanciones”.

READ  Survivor Series 2020; este fue el retiro y los resultados de Undertaker

Standard Club declinó hacer comentarios.

La ley de Singapur requiere que los barcos tengan un seguro P&I para zarpar, por lo que la reubicación hizo que los petroleros no pudieran navegar, según una declaración jurada escrita por un abogado de PetroChina.

Además, los bancos de CV Shipping congelaron las cuentas de la empresa y los administradores de barcos advirtieron que pronto cancelarían sus contratos, se lee en la declaración jurada.

CV Shipping, que registró ganancias anuales que van desde $ 600,000 a $ 14 millones por el uso de los barcos entre 2013 y 2018, rápidamente se encontró perdiendo $ 500,000 al mes debido a que tuvo que pagar tarifas de manejo y combustible. aunque los barcos no podían obtener ingresos transportando petróleo, mostró declaración jurada.

Para detener las pérdidas, PetroChina en junio de 2019 propuso poner fin a la empresa CV Shipping y dividir los cuatro barcos entre las dos compañías. PDVSA se había hecho cargo de la gestión de Ayacucho en junio de 2019 mientras se encontraba en aguas venezolanas, según un aviso a su exgerente incluido en el expediente.

Xia describió esta medida como “unilateral” en un correo electrónico del 28 de junio a los ejecutivos de PDVSA, pero aun así propuso que la empresa se quedara con el barco y el Carabobo, dejando el Junín y el Boyacá en PetroChina.

Las acciones de Ayacucho y Junín fueron transferidas a PDVSA y PetroChina respectivamente el 17 de enero de 2020.

PDVSA pagó $ 17,8 millones por las acciones de Ayacucho, mientras que PetroChina pagó $ 13,8 millones por las acciones de Junín, según un acuerdo de compra-venta incluido en las actas judiciales. El pago se dedujo de los préstamos que los accionistas habían otorgado a la empresa.

READ  José Ramón San Cristóbal, "El Estaca", dio positivo en la prueba COVID-19

Pero las dos partes no pudieron llegar a un acuerdo para los dos barcos restantes, lo que llevó a PetroChina a exigir que CVS fuera puesto en liquidación, una medida aprobada rápidamente por los tribunales de Singapur. El liquidador a cargo propuso una subasta de los dos petroleros restantes entre las dos empresas y pidió a ambas partes que presentaran pruebas de los fondos, lo que PDVSA dijo que no podía hacer debido a las sanciones.

“Por causas de fuerza mayor, expresadas en las medidas coercitivas unilaterales impuestas por el gobierno de los Estados Unidos de América en nuestro nombre, que es pública y reconocida, no podemos señalar una cuenta bancaria”, Oswaldo Vargas -quien dirigió el marino de Filial de PDVSA, PDV Marina, escribió el 22 de febrero al liquidador.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que aplica las sanciones, no respondió a una solicitud de comentarios. Vargas fue destituido de la empresa y arrestado por las autoridades venezolanas en marzo por cargos de complicidad con el contrabando de combustible.

Posteriormente, el liquidador, actuando en nombre de CV Shipping, llegó a un acuerdo en un acuerdo privado con PetroChina para vender las acciones de Carabobo y Boyacá, por 1 dólar de Singapur ($ 0,7287) cada una, después de que PetroChina acordó liquidar. la deuda intercompañía que las empresas matrices de dos barcos adeudaban a CV Shipping por un total de aproximadamente $ 53 millones.

Petrochina realizó los pagos el 26 de febrero ($ 1 = 1.3724 dólares de Singapur)

– Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *