Con el food truck ‘Tres Latinas’, tres amigas venezolanas viven el sueño emprendedor

“La mayoría de la gente piensa que toda la comida española son tacos. Podemos presentarles la comida venezolana «, dijo Dupont, quien vive en Dracut. Nuestro menú se enfoca en arepas, un pan plano de harina de maíz a la parrilla relleno con deliciosos rellenos. Es saludable, sin gluten y fresco. Todo está asado a la orden».

Después de unirse a un proyecto de la Semana Hispana en Lawrence, los tres amigos ahorraron y planificaron durante años antes de comenzar su propio negocio de alimentos a principios de 2020.

Veronica «Vero» Antich-Fjeld, Yosibel «Yosi» Valdez y Elisbet «Eli» Dupont preparan comida venezolana dentro de su camioneta.
Personal de Pat Greenhouse/Globe

“El sueño comenzó hace más de 10 años y quién hubiera pensado que durante una pandemia se haría realidad”, dijo Valdez, quien también vive en Dracut. “El 17 de marzo de 2020 fuimos a LegalZoom y completamos el trabajo para establecer nuestro negocio. A la semana siguiente, el COVID cerró el mundo: el 2020 fue difícil. Empezamos a construir de a poco y ahora estamos muy ocupados, reservando con mucha antelación”.

«Vamos a todas partes, como supermujeres», dijo Dupont, quien había sido artista gráfica en su natal Venezuela. «En una semana podemos estar en el centro de conferencias de Boston para un evento con 400 personas, luego servir un almuerzo para estudiantes en la Universidad Estatal de Salem y luego en una cervecería el viernes por la noche, seguido de un evento organizado por la compañía el sábado».

Tener un negocio no es fácil para nadie, pero cada vez más mujeres tienen la confianza y la determinación para hacerlo funcionar. Entre 2014 y 2019, el número de empresas propiedad de mujeres aumentó un 21 % hasta un total de casi 13 millones. según un informe encargado por American Express. Los ingresos de las empresas propiedad de mujeres aumentaron un 21 % hasta los 1,9 billones de dólares.

READ  El ghanés Osei Bonsu lamenta tarjeta roja en la final de la Premier League venezolana - Ghana Últimas noticias de fútbol, ​​marcadores en vivo, resultados

Valdez, quien se graduó de Middlesex Community College y de la Universidad de Massachusetts Lowell, ha tenido algo de experiencia desde que su padre dirigía un pequeño restaurante de comida para llevar en Lawrence.

Las tres mujeres comenzaron su viaje gastronómico trabajando en restaurantes para amigos y familiares. Con el camión de comida, podrían expandirse a la comunidad.

«Nos encanta ver las caras de las personas que prueban nuestra comida por primera vez», dijo Dupont. “Además de platos auténticos, creamos nuevos platos que unen la cultura americana con la venezolana”.

Los clientes ven solo una parte de lo que se necesita para administrar un negocio exitoso. Además de cocinar, el graduado de la Universidad Estatal de Fitchburg, Antich-Fjeld, maneja la mayoría de las funciones contables y comerciales.

«Enero y febrero no son tiempos de descanso», dijo Antich-Fjeld, que vive en Lawrence. “Aunque el frío dificulta conducir un camión de comida al aire libre, nos da tiempo para planificar la próxima temporada. Hay mucho que hacer durante el invierno. Por ejemplo, cada ciudad y país tiene su propio proceso de autorización y reservamos ocasiones especiales, desde fiestas de cumpleaños y bodas hasta eventos corporativos, con meses de anticipación».

Sin embargo, tener su propio negocio les permite a las mujeres controlar el equilibrio entre el trabajo y la vida.

«Las horas son largas y el trabajo puede ser duro, pero puedo ser mi propio jefe y me siento bien». dijo Valdez, la madre de 2 años de Sebastián. «Trabajar en mi agenda familiar es importante».

«Primero decidimos darnos los domingos libres», dijo Dupont. “Ahora nos tomamos un fin de semana al mes para estar con nuestras familias. Es importante para nosotros poder tener tiempo con la familia”.

READ  Casa de apuestas deportiva 22BET

Dupont, madre de dos hijas, Dani, 14, y Sami, 9, se enorgullece de ser un ejemplo para sus hijos.

“A mis hijas les encanta lo que hacemos”, dijo, “Mi hija de 14 años ayuda un poco y la más pequeña ayudará a medida que crezca. Es importante que mis hijas vean lo que es posible para las mujeres”.

El espíritu emprendedor de Tres Latinas se mantiene fuerte.

«Nuestro sueño era tener nuestro propio restaurante, un verdadero café y restaurante», dijo Valdez. “Este sigue siendo nuestro sueño y seguimos trabajando para lograrlo”.

Se puede contactar a Linda Greenstein en [email protected].

Se prepara un pedido en Tres Latinas, que sirve comida venezolana.
Personal de Pat Greenhouse/Globe
Yosibel «Yosi» Valdez sale de la camioneta para saludar a su sobrina Angelmarrie Valdez, cuando la niña de 4 años llegó con sus padres y su hermana menor para hacer un pedido. Personal de Pat Greenhouse/Globe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.