El astro de la ópera Samuel Marino tiene una voz única, pero no por eso destaca

Marino, que acaba de regresar de una carrera matutina, viste ropa deportiva y parece sin afeitar.

Es un look que contrasta con la portada de sopranistasu gran álbum debut lanzado en mayo. Los contenidos musicales podrían evocar la época perdida del castrato, con los estrenos mundiales de 1781 de Joseph Bologne El amante anónimo y 1783 de Domenico Cimarosa Oreste, pero el empaque es lo que cabría esperar de una estrella pop moderna que dobla el género, con Marino luciendo un traje de pantalón de gasa de Vivienne Westwood y zapatos de plataforma.

Es una intrigante dualidad que Marino extiende a sus recitales y los papeles de ópera que elige, entre los que dice que es voluminoso hasta 2026. Una noche proyectará el arquetípico bronceado de camisa abierta del tenor, solo para confundir las expectativas con el sonido femenino que sale de su boca.

el proximo sera usar un vestido y maquillajecelebrando la diversidad y la audacia que está conduciendo a una forma de arte que, según él, lo necesita con urgencia.

«Por supuesto que la música es importante, pero es solo el 60 por ciento de la experiencia», dice.

Samuel Marino con Leia, su Cavalier King Charles spaniel. Marino es consciente de que la importancia de su desenfoque de género va más allá del entretenimiento. Diana Gómez

«Pienso en la iluminación, en lo que llevo puesto, en cómo me muevo… Soy millennial, crecí viendo a gente como Michael Jackson, Britney Spears y Beyonce, y hoy me pregunto por qué no estamos poniendo en un espectáculo de la misma manera en la música clásica».

Las compañías de ópera en particular deberían desafiar las actitudes decimonónicas que prevalecen en las obras que más interpretan, según Marino.

“Es como, ¿por qué nunca he visto un divorcio en una ópera? ¿Por qué nunca he visto una pareja gay?”, dice.

Por su parte en la revolución, a Marino le encantaría interpretar papeles protagónicos tradicionalmente reservados a mujeres sopranos, como el protagonista de Donizetti. Lucía de Lammermoor.

Ya interpretó a Cherubino, un personaje de Mozart Las bodas de Fígaro destinado a una mujer vestida de hombre, pero está seguro de que la audiencia podría dar el siguiente paso.

“Algunas personas dicen, ‘Tenemos que respetar a los compositores’, pero escribieron música con un mensaje para hace 200 años; tenemos que traer esta música al tiempo de hoy”.

Marino es consciente de que la importancia de su desenfoque de género va más allá del entretenimiento.

Al crecer en Caracas, fue acosado sin piedad durante sus años escolares por su voz aguda y su abierta homosexualidad.

Consultó a un psicoterapeuta, pero a los 14 años ya estaba harto y recurrió a médicos que le ofrecieron cirugía o terapia de la voz para bajar la voz.

“Probé la terapia de la voz durante unos dos meses, pero hubo un momento en que no podía hablar en absoluto y me aterrorizaba. Mi voz es mi identidad, es lo que soy”, dice

Marino había decidido convertirse en bailarín de ballet en ese momento y asistía a la Escuela Nacional de Danza de Venezuela.

Sin embargo, uno de los médicos también había advertido que la voz parcialmente quebrada y las cuerdas vocales más delgadas de Marino le darían una ventaja natural como cantante de ópera, y la idea se hizo popular.

“Mis padres son profesores universitarios, no músicos, pero como toda familia latina nos encanta cantar en la casa”, dice Marino.

«Un día mi madre me dijo: ‘Samuel eres un gran bailarín, pero eres un cantante especial'».

Marino nació en un país fortuito en el que hacer tal pivote. Bajo el financiamiento público de Venezuela El sistema programa musical, el prodigio pronto estudió en el Conservatorio Nacional de Caracas, su pasión y afinidad por el repertorio barroco se encendió con directores como Gustavo Dudamel.

Sus maestros insistieron en mudarse a Europa para continuar con sus estudios de canto y en 2013 se matriculó en el Conservatorio de París, cuyas cuotas fueron financiadas en parte por una campaña de pay de limón dirigida por la panadería de su familia extendida en Caracas.

“Fue mucho trabajo y muchos limones, pero recaudamos el dinero en unas tres semanas”, recuerda.

Con base en la capital de la música clásica de Berlín durante cuatro años, Marino tiene una actitud agridulce hacia su tierra natal.

“Regresé a Caracas por primera vez justo antes de la pandemia para hacer dos recitales, y fue difícil”, admite. “La gente allí me conocía y sabía por lo que había pasado, así que no podía mentirles. Era una vez que tenía que abrirme al 100% a una audiencia».

Marino se tomó el tiempo para visitar sus antiguas escuelas mientras estuvo allí y alentar a los niños a aceptar la diferencia de una manera que a él se le negó. Espera enviar el mismo mensaje contra el acoso escolar con su carrera como cantante.

“Ya sea que alguien se sienta como un hombre, una mujer, no binario, quiero que la gente haga música. Cuando me pongo un vestido y me maquillo en el escenario, lo hago porque amo la moda y es una declaración”, dice.

“Pero también recibo mensajes de personas transgénero diciendo muchas gracias por estar en un escenario como este. Esto me anima a seguir haciendo este arte que tanto amo”.

Samuel Marino cantará piezas de Handel, Hasse, Vivaldi y otros con la Australian Brandenburg Orchestra, en Sydney y Melbourne en septiembre.

READ  ¿Cameo o protagonista? El personaje de Spider-Verse aparecerá en 'Spider-Man 3'

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.