El Día Mundial de los Océanos y el potencial económico de los océanos

Los bosques son una parte importante del ecosistema global. Debido a factores como la expansión demográfica y agrícola, la deforestación y el comercio ilegal de madera, la protección forestal actual se enfrenta a una situación grave.

Numerosos países y organismos internacionales participan activamente en diversos proyectos, discuten y sintetizan experiencias, fortalecen la cooperación y promueven conjuntamente la protección de los bosques.

El tema del reciente Día Internacional de los Bosques 2021, promovido por Naciones Unidas, fue “Restauración forestal: un camino hacia la recuperación y el bienestar”. El secretario general portugués de la ONU, Antonio Guterres, dijo que los bosques son vitales para el bienestar humano y la salud del planeta, pero la tasa actual de desapariciones es impactante. Luego instó a los gobiernos, organizaciones e individuos a tomar medidas urgentes para restaurar y conservar los bosques a fin de sembrar las semillas de un futuro sostenible.

Actualmente, el el estado La protección mundial de los bosques no es motivo de optimismo. La pérdida anual de bosques globales asciende a diez millones de hectáreas, el tamaño de la superficie terrestre de Islandia. En su último Evaluación de los recursos forestales mundiales, La FAO destacó que un total de 420 millones de hectáreas de bosques en el mundo han sido destruidas desde 1990.

Las formas de destrucción incluyen la deforestación, la destrucción de tierras forestales para la agricultura o el desarrollo de infraestructura, etc. Los datos muestran que la expansión de la población y la agricultura siguen siendo las principales razones de la deforestación, la degradación forestal y la pérdida de la biodiversidad forestal. Según el informe, el 40% de los bosques tropicales fueron talados entre 2000 y 2010 debido al desarrollo agrícola a gran escala y el 33% debido a la agricultura de subsistencia local.

El contrabando de madera también es una de las principales causas de la degradación forestal: en algunos países, la destrucción del 90% de los bosques tropicales está vinculada a esta actividad ilegal. En los últimos años, el clima extremadamente seco causado por el cambio climático ha provocado frecuentes incendios forestales en todo el mundo y ha desencadenado una serie de importantes desastres indirectos.

En octubre de 2021, el Centro Común de Investigación de la UE informó que 2019 fue el peor año para los incendios forestales en el mundo: más de 400.000 hectáreas de bosques fueron destruidas solo en Europa y el área de reservas naturales afectadas también fue destruida. un nuevo colmo.

La supervivencia de los bosques está estrechamente relacionada con la sostenibilidad de la ecología terrestre. Se estima que las emisiones de carbono causadas por la reducción de los bosques representan entre el 12% y el 15% de las emisiones globales. Como señalan el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la FAO en el informe antes mencionado, “la tasa de deforestación y degradación forestal sigue siendo alarmante. Ésta es una de las principales razones de la continua pérdida de biodiversidad ”.

READ  Las primeras dosis de la vacuna Pfizer llegarán el lunes a los centros de inoculación de EE. UU.

El informe establece que, para revertir la deforestación severa y la pérdida de biodiversidad, los países deben realizar cambios en la producción y el consumo de alimentos, así como proteger y gestionar los bosques y árboles como parte de la construcción de ecosistemas paisajísticos integrados, a fin de reparar el daño ya causado.

Algunos países y regiones, especialmente aquellos con abundantes recursos forestales (como Brasil), están tomando activamente medidas para fortalecer la protección de los bosques y el desarrollo sostenible y lograr una transformación económica verde.

El Amazonas es una de las “tarjetas de visita” de Brasil. Su selva tropical tiene un área total de aproximadamente 5,5 millones de kilómetros cuadrados, de los cuales más del 60% en Brasil y el resto en Bolivia, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana (antes británica), Perú, Surinam (antes Guayana Holandesa) y Venezuela. La selva amazónica es la selva tropical más grande y rica en especies del mundo, y representa el 20% de la superficie forestal mundial. Se llama pulmón de la tierra tierra es corazón verde.

El oxígeno producido por la fotosíntesis representa un tercio del oxígeno global. El dióxido de carbono absorbido cada año representa una cuarta parte de su absorción total por el suelo. Por lo tanto, la cuenca del Amazonas tiene un impacto significativo en el clima global y el medio ambiente ecológico.

Para proteger la selva tropical, el gobierno brasileño ha adoptado una fuerte legislación de protección ambiental para aumentar las sanciones por deforestación. El gobierno implementa una política nacional conjunta y centralizada de manejo de bosques tropicales y derechos de tala y desarrolla la tala sostenible. Todas las operaciones de tala en áreas de selva tropical deben ser autorizadas por el Departamento de Protección Ambiental.

La información sobre la tala de árboles, incluidas las especies de árboles, la altura, el centro de recolección, etc., debe ingresarse en el sistema de gestión para su futura trazabilidad. Además, Brasil también ha fortalecido el monitoreo de las actividades de tala en pequeña escala con la ayuda de imágenes satelitales de alta definición, mejorando así en gran medida la eficiencia de la protección de la selva tropical.

El gobierno peruano, a su vez, está cooperando con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el sector privado y las comunidades agrícolas para tomar medidas para reducir la deforestación, apoyar el desarrollo sostenible de la selva y mejorar la ecología y las condiciones de vida de las personas que viven en áreas de selva tropical.

READ  malas noticias cifradas de la semana

Actualmente, se han establecido más de cien áreas protegidas privadas en todo el Perú para promover el desarrollo de la agricultura sostenible y, al mismo tiempo, respaldar la biodiversidad de la selva tropical.

El gobierno de Benin actualizó recientemente sus políticas y regulaciones forestales y está mejorando el sistema de impuestos forestales y desarrollando vigorosamente los recursos forestales. Benin ha invertido para lograr un aumento anual de 15.000 hectáreas de bosque plantado y ha aumentado su producción de madera a 250.000 metros cúbicos por año, ofreciendo así oportunidades laborales y aumentando sus ingresos públicos.

En Tanzania, el gobierno se ha asociado con organizaciones internacionales relevantes no solo para formular planes para proteger los bosques del país y expandir el tamaño de las reservas forestales, sino también para desarrollar proyectos de ecoturismo para brindar oportunidades de empleo a las comunidades cercanas a las reservas naturales.

La Unión Europea ha publicado una serie de documentos de política en los últimos años, integrando así la protección de los bosques con las políticas de protección de la biodiversidad y el cambio climático. En 2003, la UE formuló un plan de acción especial para combatir la tala y el comercio ilegales.

En diciembre de 2019, anunció un plan de acción para promover la protección y restauración integral de los bosques y propuso lineamientos prioritarios para su protección, incluyendo nuevas medidas regulatorias, mayor cooperación internacional y apoyo a la innovación y la investigación.

A principios de 2020, la UE estableció un sistema de información forestal conjunto y centralizado y planea llevar a cabo futuros proyectos de seguimiento sobre la naturaleza y la biodiversidad, los bosques y el cambio climático, la salud forestal y la economía ecológica.

Gracias a una reducción sustancial de la deforestación, la forestación a gran escala y el crecimiento natural de las tierras forestales en algunos países, la tasa de pérdida de bosques se ha reducido significativamente. En comparación con los dieciséis millones de hectáreas de bosque de 1990 a 2000, la reducción mundial de bosques y área de 2015 a 2020 se ha reducido, pero todavía hay mucho margen de mejora.

Con el fin de fortalecer la protección ecológica, la FAO y el PNUMA lanzaron este año el Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas. El fortalecimiento de la cooperación mundial y la restauración de bosques degradados y dañados y otros recursos ecológicos se han convertido en uno de los principales objetivos de las relaciones internacionales.

READ  ahorros, costos y beneficios de cada uno en México después de 5 años

La FAO dijo que el objetivo del tratado multilateral Objetivos de biodiversidad de Aichi (el Convenio sobre la Diversidad Biológica, que entró en vigor el 29 de diciembre de 1993) debía proteger al menos el 17% de la superficie terrestre del mundo a través del sistema de reservas forestales. Este objetivo se logró en 2020, pero todas las partes deben realizar más esfuerzos para garantizar esta protección.

La comunidad internacional también está explorando activamente proyectos de cooperación para promover la ordenación mundial de los recursos forestales entre países. La FAO, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el PNUMA y otras agencias internacionales han colaborado en el desarrollo del proyecto del área de protección integrada de la Amazonía, que involucra a nueve países y regiones.

El proyecto promueve la supervisión efectiva y coordinada de la reserva amazónica y ayuda a reducir el impacto del cambio climático en esa zona ecológica y mejora la resiliencia de los residentes a los cambios ambientales.

La Agencia de Desarrollo de la Unión Africana (Auda-Nepad), el Instituto de Recursos Mundiales, el Banco Mundial y otras instituciones han lanzado conjuntamente el Plan de restauración del paisaje forestal africano, que tiene como objetivo restaurar 100 millones de hectáreas de bosque en África para fines de 2030 para mejorar seguridad alimentaria, aumentar la adaptabilidad de los países al cambio climático y erradicar la pobreza rural: más de 20 gobiernos africanos, así como socios técnicos y financieros, participan en el plan.

La lección que hay que aprender es que debemos dejar de comportarnos como los gobiernos brasileños de hace años. Debido a su falta de conciencia ambiental, los gobiernos brasileños han estado destruyendo bosques y despejando tierras baldías en la región amazónica desde la década de 1970, construyendo redes de carreteras y desarrollando vigorosamente las actividades agrícolas y ganaderas.

La deforestación ilegal y los incendios forestales, así como la construcción de presas y la minería, han causado daños sin precedentes a los bosques y áreas protegidas amazónicas.

En los últimos años, el área de selvas tropicales ha disminuido a un ritmo alarmante. En promedio, un bosque del tamaño de un campo de fútbol desaparece allí cada ocho segundos.

Todavía queda un largo camino por recorrer antes de que los bosques y los seres humanos puedan coexistir de manera más armoniosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *