El dictador venezolano es un desvergonzado.  Puso a su esposa en el tribunal electoral leal

El dictador venezolano es un desvergonzado. Puso a su esposa en el tribunal electoral leal

Es oficial: el régimen venezolano elegirá un nuevo tribunal electoral para supervisar las elecciones presidenciales de 2024 y ¡adivina qué! — sus integrantes serán elegidos nada menos que por la esposa del dictador Nicolás Maduro.

Parece que la dictadura ha decidido amañar de antemano las elecciones del próximo año poniendo en marcha un consejo electoral pro-Maduro aún más leal que el anterior.

La Asamblea Nacional instalada en el gobierno anunció el 15 de junio que reemplazaría al actual Consejo Nacional Electoral (CNE) por uno que será seleccionado por una comisión legislativa -elegida también por el gobierno- que incluye a Cilia Flores, esposa del presidente. Ella será la número uno indiscutible en ese comité, dicen los líderes de la oposición.

Eso significa que Maduro, quien fue reelegido de manera fraudulenta en 2018, se postulará para un tercer mandato el próximo año en una elección que será supervisada por un tribunal elegido por su esposa.

Aunque el CNE saliente de 15 miembros tenía una mayoría de funcionarios progubernamentales, incluía dos miembros de la oposición, lo que le permitía reclamar cierta neutralidad. Ahora, el gobierno debería nombrar más miembros pro-Maduro de línea dura y tal vez una pequeña minoría de falsos opositores.

La decisión del gobierno de reemplazar al CNE se produjo dos semanas después de que la oposición solicitara al tribunal electoral asistencia técnica para las elecciones primarias de octubre. La oposición necesita la infraestructura del CNE, incluidos los colegios electorales y las máquinas de votación, para realizar sus primarias y elegir un candidato unificado para enfrentar a Maduro en 2024.

READ  Dónde encontrar Italia-Venezuela en la televisión estadounidense

Activistas de la oposición venezolana en Caracas me dijeron que el régimen de Maduro se apresuró a designar un «CNE espanta-votos» para desalentar a la gente a votar en las primarias de la oposición.

Luego de numerosas elecciones amañadas en los últimos años, muchos venezolanos están convencidos de que la dictadura de Maduro nunca permitirá una victoria para la oposición. Maduro quiere alentar esa narrativa y presionar a sus críticos para que se queden en casa durante las primarias de la oposición. Quiere que crean que votar con un CNE tan sesgado sería una pérdida de tiempo.

Diosdado Cabello, el vicepresidente del partido de Maduro, ha apoyado abiertamente esta idea cuando dijo 13 de junio que la oposición «nunca volverá a dirigir este país, no importa cómo» intente llegar al poder.

Al nombrar un CNE aún más oficialista que el saliente, Maduro quiere asegurarse la lealtad absoluta de ese organismo hacia él. Además, Maduro quiere encender más tensiones dentro de la oposición y negarle los medios para llevar a cabo unas primarias justas.

Los líderes de la oposición debatieron si buscar ayuda del CNE para sus primarias o realizarlas de forma independiente.

Juan Guaidó, el líder opositor recientemente exiliado, me dijo en una entrevista que Maduro ahora ha decidido reemplazar al CNE “para dificultar que la oposición celebre elecciones primarias. Obviamente, a la dictadura no le conviene tener una oposición unida, por lo que están buscando todas las formas posibles de sabotearla”.

Cuando se le preguntó si la oposición puede realizar sus elecciones primarias sin la asistencia del CNE, Guaidó respondió: «Es factible, pero difícil». Y agregó: “Tendremos que hacer primarias 100% autogestionadas. De lo contrario, si el CNE se retira en dos meses, no podremos organizarlo a tiempo”.

READ  El prófugo "Fat Leonard" capturado en Venezuela - WEIS

Maduro ha puesto a su esposa en el comité de selección del CNE porque quiere tener un control aún más estricto, me dijo Guaidó. Flores «será la voz principal de esa comisión, independientemente de a quién pongan como presidente nominal», agregó.

El último movimiento del régimen para reemplazar al CNE pone al presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y al presidente colombiano Gustavo Petro en una posición incómoda. Ambos arrojaron ramas de olivo al régimen de Maduro recientemente, diciendo que están buscando un acuerdo para mejores términos para las elecciones venezolanas de 2024.

Lula llegó al extremo recientemente, diciendo que las acusaciones de grupos de derechos humanos de que Maduro es responsable de miles de asesinatos políticos y otros crímenes son «una narrativa que se ha fabricado contra Venezuela».

Me pregunto qué dirán ahora Lula y Petro sobre el fraude electoral planeado por Maduro para 2024. Continuarán haciendo la vista gorda ante el esquema del dictador ahora que, además de obligar a los principales líderes de la oposición a exiliarse, mantener presos políticos y libertad de prensa. -¿Maduro le ha dado instrucciones a su esposa para seleccionar un nuevo CNE?

No es una narración: lo anunció el propio régimen de Maduro.

No te pierdas el programa de televisión «Oppenheimer Presents» los domingos a las 8:00 p. m. ET en CNN en Español. Blogs: www.andresoppenheimer.com

Oppenheimer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *