El estado de derecho: nada que celebrar

Ayer, la Global Justice Project Association presentó el Informe 2021 del Índice Global de Estado de Derecho (GRI).www.worldjusticeproject.org). Incluye a 139 países y, desde 2009, se ha convertido en el indicador más completo del cumplimiento gubernamental de la transparencia, la rendición de cuentas, el respeto a los derechos fundamentales, la justicia civil y penal, a partir de las experiencias de ciudadanos, profesionales y expertos de cada país.

Si bien es difícil definir un concepto, la adhesión más o menos al estado de derecho afecta directamente la vida de sus ciudadanos a través del ejercicio de las libertades, el acceso a la justicia, la seguridad o la calidad de los servicios públicos.

Los resultados guardan pocas sorpresas. Los países europeos, especialmente los países nórdicos, ocuparon el primer lugar, seguidos de Australia, Japón y Singapur. Canadá es el mejor país de América (12), mientras que Uruguay está en el 25 y Estados Unidos en el 27. Al final del ranking se encuentran tres países latinoamericanos: Bolivia, Haití y Venezuela, que repiten el último lugar. (139).

En la clasificación general, México bajó un escaño de 2020 a 113. Pero a nivel regional, México se ubica en el puesto 27 de 32 países, justo por encima de Honduras, Bolivia, Nicaragua, Haití y Venezuela. Por nivel de ingresos, nuestro país se ubica en la posición 37/40 de los países de ingresos medios-altos. Hemos derrotado a Turquía, Irán y Venezuela.

De las categorías evaluadas, en términos de gobierno abierto, obtuvimos el puesto 43, nuestro mejor puntaje, gracias a un sistema de transparencia y acceso a la información pública.

En el campo de los derechos humanos, ocupamos el puesto 91 gracias a las libertades religiosas o sindicales individuales. Dentro de los límites de la autoridad gubernamental, estamos en el lugar 102, por el traspaso pacífico de poderes y el contrapeso a la sociedad civil.

READ  Wall Street volvió a cerrar en rojo: el Dow Jones cayó un 1,45% y el Nasdaq cayó casi un 2%

Las malas calificaciones comienzan con la aplicación de la ley, a medida que bajamos al grado 105; El sistema y el componente de seguridad, donde estamos en el sitio 130; En Justicia Penal, 129, y en Justicia Civil, 131.

Pero nuestras peores puntuaciones caen en la categoría «sin corrupción». El que ya debería haber sido prohibido. Allí ocupamos el lugar vergonzoso de 135/139. Solo pasamos por Uganda, Camerún, Camboya y la República del Congo.

Apenas un plato para lucirse. Dirán que las comparaciones son repugnantes, pero será útil ver qué hacen los países exitosos y aplicarlas. También somos conscientes de dónde están apareciendo esos logros que celebró nuestro gobierno.

Desafortunadamente, no nos destacamos en nada. Es la imagen de un país esquizofrénico. No somos Venezuela, pero parecemos más cercanos a ella que nuestros socios comerciales. Está tan lejos de la imagen de un país respetable que nos lo quieren vender. Una decimotercera economía mundial con estado de derecho en el Tercer Mundo.

de VERÓNICA ORTIZ
[email protected]
Tweet incrustado

amigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *