El fin del Título 42 no detuvo el empuje de migrantes al norte de los Estados Unidos desde todas las Américas.

El fin del Título 42 no detuvo el empuje de migrantes al norte de los Estados Unidos desde todas las Américas.

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Solangel Contreras ha estado corriendo durante semanas.

La migrante venezolana y su familia de 22 personas caminaron penosamente a través de las densas selvas del Tapón de Darién y cruzaron las fronteras de América Central.

Se unieron a miles de otros migrantes de todo el hemisferio en una carrera para llegar a la frontera entre Estados Unidos y México y solicitar asilo.

Corrieron, inseguros de lo que significaría cambiar las reglas de migración y el fin de una restricción fronteriza de la era de la pandemia, el Título 42, para sus posibilidades de una nueva vida en los EE. UU.

Pero después de saltarse esa fila, robar en Guatemala y cruzar a México poco después de que terminara el programa el jueves por la noche, Contreras, de 33 años, solo tenía una certeza en mente: «Seguiremos adelante».

La confusión se ha extendido desde la frontera entre EE. UU. y México hasta las rutas migratorias a lo largo de las Américas, ya que los migrantes se esfuerzan por comprender políticas complejas y en constante cambio. Y aunque el Título 42 ha llegado a su fin, el flujo de migrantes hacia el norte no.

Desde las onduladas montañas y selvas de América Central hasta los techos de los trenes que cruzan México, los migrantes de Venezuela, Cuba, Haití, Colombia, Nicaragua, Ecuador y más allá continúan su viaje.

“Ya hemos hecho todo lo humanamente posible para llegar a donde estamos”, dijo Contreras, descansando en un parque cerca de un río que divide México y Guatemala.

El problema, dicen los expertos, es que mientras las leyes de inmigración están cambiando, las causas fundamentales que impulsan a las personas a huir de sus países en cantidades récord solo se están extendiendo.

READ  Un venezolano y su ardilla mascota llegaron a la frontera con Estados Unidos. Ahora se prepara para decir adiós.

“No parece que esto limitará los factores de atracción o atracción para la migración de América Central, América del Sur y otras partes del mundo”, dijo Falko Ernst, analista senior de International Crisis Group en México. «Los incentivos para que las personas huyan y busquen refugio en refugios más seguros en los Estados Unidos siguen vigentes».

Para Contreras, ese impulso se produjo después de que su hermano fuera asesinado en Ecuador por no pagar los pagos de extorsión a un grupo criminal. La familia vivía en un pequeño pueblo costero del sur después de huir de la crisis económica en Venezuela dos años antes.

Otros, como Gerardo Escobar, migrante de 25 años, partieron en busca de un futuro mejor después de luchar para llegar a fin de mes en Venezuela, como la familia de Contreras.

Escobar caminó por las vías del tren el viernes por la mañana en las afueras de la Ciudad de México con otros 60 migrantes, incluidas familias y niños pequeños. Tenían la esperanza de abordar un tren que los migrantes han utilizado durante décadas para llevarlos en su peligroso viaje.

Escobar fue uno de los muchos que dijo que no tenía idea de lo que significaría terminar con el Título 42, y que no le importaba particularmente.

“Mi sueño es encontrar trabajo, comer bien, ayudar a mi familia en Venezuela”, dijo. «Mi sueño es seguir adelante».

A pesar de que la desinformación provocó una carrera hacia la frontera la semana pasada, los analistas y quienes brindan refugio a los migrantes dijeron que no esperaban que las nuevas políticas detuvieran radicalmente el flujo de migrantes.

El Título 42 permitía a las autoridades utilizar una ley de salud pública para deportar rápidamente a los migrantes que cruzaban la frontera, negándoles el derecho a solicitar asilo. Los funcionarios estadounidenses han rechazado inmigrantes más de 2,8 millones de veces bajo la orden.

READ  El caso de Estados Unidos contra el ministro de petróleo venezolano tiene otro problema

Las nuevas reglas eliminan la posibilidad de simplemente expulsar a los solicitantes de asilo, pero agregan consecuencias más duras para quienes no pasan por los canales migratorios oficiales. Los migrantes atrapados cruzando ilegalmente no podrán regresar durante cinco años y podrían enfrentar un proceso penal si lo hacen.

La administración Biden también ha establecido límites en la cantidad de migrantes a los que se les permite solicitar asilo.

Al mismo tiempo, es probable que Biden continúe con la presión estadounidense sobre México y otros países para dificultar que los inmigrantes se trasladen al norte.

El canciller de México, Marcelo Ebrard, dijo que no estaba de acuerdo con la decisión de la administración Biden de seguir levantando barreras migratorias.

«Nuestra posición es la opuesta, pero respetamos su jurisdicción (estadounidense)», dijo Ebrard.

Sin embargo, en una conferencia de prensa el viernes, anunció que México haría deportaciones más rápidas y ya no proporcionaría documentos a los migrantes para cruzar a México.

Si bien es probable que las nuevas reglas no actúen como un fuerte elemento disuasorio, Ebrard y el director de un refugio para migrantes en Guatemala dijeron que han visto una caída en la cantidad de migrantes que han encontrado inmediatamente después de la fiebre fronteriza de EE. UU. Aunque el líder del refugio dijo que los números están aumentando lentamente.

Sin embargo, los migrantes continuaron cruzando la frontera de EE. UU. incluso cuando se anunciaron las nuevas reglas. En un cementerio cerca de Rome, Texas, unos 60 migrantes que cruzaron el Río Bravo esperaban ser procesados ​​alrededor de la medianoche. Entre ellos se encontraba un gran grupo de inmigrantes chinos que buscaban refugio bajo la lluvia torrencial.

READ  Venezuela: Tribunal Internacional dice que puede pronunciarse sobre disputa fronteriza entre Guyana y Venezuela

Otro miembro del grupo, una mujer guatemalteca que huyó de su país para escapar de un esposo abusivo, cruzó el río con su hijo de cuatro años. Con las reglas cambiantes, no estaba segura de ser elegible para recibir ayuda en el jardín de infantes.

Ernst, del International Crisis Group, advirtió que tales medidas podrían hacer que el viaje, que ya es mortal, sea aún más peligroso.

“Verá un aumento en las poblaciones que siguen siendo vulnerables para que los grupos criminales se aprovechen, recluten y se beneficien”, dijo. «Simplemente podría pasar a manos de estos grupos criminales».

Mientras tanto, Contreras sigue avanzando junto a muchos otros migrantes, aún sin una ruta clara y poca información sobre lo que les espera en la frontera.

Vale la pena, dijo, para dar una vida mejor a los niños pequeños que viajan con ellos.

«Luchamos mucho por ellos (los niños)», dijo. “Lo único que queremos es estar seguros, un hogar humilde donde puedan estudiar, donde puedan comer bien. No estamos pidiendo mucho. Sólo pedimos paz y seguridad».

——

Reporteros de Associated Press contribuyeron con Marco Ugarte en Huehuetoca, México, Edgar H. Clemente en Tapachula, México, Mark Stevenson en Ciudad de México y Colleen Long en Washington. Janetsky informó desde la Ciudad de México.

Derechos de autor 2023 Prensa Asociada. Reservados todos los derechos. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *