El gobierno argentino lucha por evitar una fuerte devaluación del peso | Economía

El gobierno argentino y el Banco Central el jueves tomaron medidas de emergencia. El objetivo era frenar la caída de las reservas de dólares y evitar una mayor devaluación del peso. Pero inversionistas, empresarios y ciudadanos de a pie no parecen convencidos de que las medidas sean suficientes y se mantiene el entusiasmo por cambiar pesos por dólares: el viernes el peso se devaluó un 0,9%. A pesar de la acuerdo para la reestructuración de la deuda externa, Argentina sufre una nueva crisis de confianza.

“Necesitamos acumular reservas”, dijo. el ministro de Economía, Martín Guzmán. El ministro anunció una reducción temporal del 33% al 30% de las retenciones en origen a las exportaciones de soja, para que las empresas puedan aprovechar para vaciar sus silos (se estima que se han acumulado al menos 17 millones de toneladas de grano) y aportarán dólares al país. El Banco Central, por su parte, ha dado a conocer que el interés básico subirá del 19% al 24% en las operaciones de 24 horas, para estimular el ahorro en pesos, y que le daría un mayor margen de fluctuación al precio de la moneda argentina. El resultado inmediato fue negativo: al día siguiente, viernes, el peso se devaluó un 0,9%.

La brecha entre el precio oficial del dólar y el dólar en el mercado libre (o ilegal) ya ronda el 90%. Esto se está convirtiendo cada vez más en un elemento disuasorio para los productores de soja, los grandes proveedores de dólares en un país que exporta poco más que materias primas. “El productor de cereales recibe 46 pesos por dólar después de las deducciones, pero si lo vendía a valor libre recibiría 145 pesos. Como ha visto esta película antes, los productores saben que terminará en una devaluación; por eso prefieren sentarse sobre el grano y esperar ”, explica Walter Stoeppelwerth, director de inversiones de Portfolio Personal.

READ  Walmart tomó una decisión sobre el esperado Black Friday

En cuanto a la promoción del ahorro en pesos, aborda la desconfianza ancestral de los argentinos en su propia moneda y, además, la fuerza de los hechos: recibir un interés anual del 24% al 34% no es muy atractivo cuando estimo que el la inflación superará el 40% al final del año.

La caída de las reservas del Banco Central se aceleró a lo largo de los meses, a pesar de los “stocks” cambiarios establecidos por el anterior presidente, Mauricio Macri, y el “supercap” impuesto por Alberto Fernández. Todo argentino tiene derecho a comprar 200 dólares al mes, ni uno más, al tipo de cambio oficial. Ahora, ni los políticos, ni los altos funcionarios ni los que cobran los subsidios tienen derecho a esa cuota. Pero la lujuria por el dólar no se rinde. Ahorre o gane dinero con lo que se llama “maceración”: comprar dólares al precio oficial y venderlos al precio real.

En marzo, 445.000 argentinos adquirieron sus $ 200, lo que redujo las reservas del Banco Central en poco más de $ 800 millones. En septiembre, ya había 4,4 millones de argentinos que ganaron sus 200 dólares. En los primeros nueve meses del año, las reservas públicas cayeron alrededor de $ 8 mil millones. Y esto a pesar de que Argentina tendrá un superávit comercial cercano a los 10.000 millones en 2020 por la caída de las importaciones.

Las reservas brutas en dólares se estiman en alrededor de 40 mil millones, pero si se descuenta el oro, el a cambio en el yuan chino y en otros lugares, las reservas netas están peligrosamente cerca de cero. Al mismo tiempo, Argentina se desborda de pesos. El déficit presupuestario se está financiando con la impresión de moneda (se produjeron alrededor de tres billones de pesos en 2020 y se tuvo que subcontratar una imprenta a Brasil para mantenerse al día) y los ahorradores quieren deshacerse de una moneda que pierde valor todos los días. . Esto lleva a la búsqueda de dólares, que siempre sufre el Banco Central (los particulares se los quedan), ya un ligero aumento del consumo: se prefiere comprar antes de que su propia moneda tenga aún menos poder adquisitivo.

READ  Coca-Cola Femsa requiere protección contra un nuevo etiquetado

“Todo parece conducir a una devaluación”, dijo un gerente de una financiera que prefirió permanecer en el anonimato. Las medidas adoptadas recientemente son, según este directivo, “tardías e insuficientes”. Podría ocurrir un milagro y los dólares cayeron del cielo, pero tampoco funcionó: cuando Macri asumió la presidencia a fines de 2015, llovió la inversión extranjera; En los dos últimos años de su mandato, 37.000 millones de dólares se han ido del país. Otra opción sería aplicar un plan de ajuste muy estricto, poco probable en un país donde el 40% de la población vive en la pobreza y necesita subsidios y con elecciones parlamentarias en 2021.

La tercera opción ante el gobierno de Alberto Fernández se puede resumir en renunciar y aceptar una fuerte devaluación de una moneda que, a excepción de los años de paridad con el dólar bajo la presidencia de Carlos Menem (con un resultado catastrófico), no ha dejado de devaluarse durante décadas. Desde 1983 el peso ha perdido 10 ceros. Es decir, una factura hipotética de mil millones en ese entonces ahora vale uno. El gobierno está decidido a hacer todo lo posible para evitar una devaluación importante, por temor a que pueda conducir a una derrota electoral en 2012 y quizás a una crisis social insostenible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *