El hombre de Los Ángeles encarcelado en Venezuela le ruega a Biden que no lo olvide

MIAMI (AP) – Un abogado de Los Ángeles detenido en Venezuela busca ayuda de la administración de Biden y dice en un mensaje encarcelado que se siente olvidado por el gobierno de los EE. UU. Mientras enfrenta cargos criminales. a manos de uno de los mayores oponentes de la nación.

Eyvin Hernández, quien estuvo detenido durante cinco meses, describe en la cinta cómo ha pasado los últimos 15 años en el servicio público como empleado de la Oficina del Defensor Público del Condado de Los Ángeles, buscando un trato justo para clientes que a menudo no tienen dinero.

«Nadie debe ser abandonado en el momento de mayor necesidad y cuando es más vulnerable», dijo en el video de casi dos minutos, proporcionado a The Associated Press por la familia de Hernández. «Sin embargo, no creo que mi gobierno piense eso por mí».

00:00

En un mensaje grabado en una prisión secreta el 21 de agosto de 2022, el recluso estadounidense Eyvin Hernández le pide ayuda al presidente Biden.

Con voz tranquila, Hernández dijo que él y otros estadounidenses presos en Venezuela -hay al menos 10, incluidos cinco ejecutivos petroleros y tres veteranos- se sienten «como si nuestro gobierno nos hubiera abandonado».

El llamado de Hernández se produce cuando la administración de Biden está bajo presión para hacer más para traer a casa a unos 50 estadounidenses que se cree que han sido injustamente detenidos por gobiernos hostiles en todo el mundo. Gran parte de la atención se centra en Rusia, donde EE. UU. ha dado el paso inusual de proponer el intercambio de un traficante de armas condenado por la All-Star de la WNBA, Brittney Griner.. Durante meses, los funcionarios estadounidenses han buscado en silencio un acuerdo por separado con el gobierno socialista de Nicolás Maduro en Venezuela, que tiene el mayor contingente de estadounidenses sospechosos de ser utilizados como moneda de cambio.

Henry Martínez dijo que su hermano le envió el mensaje de voz el 21 de agosto. También se proporcionó una copia al Departamento de Estado, que consideró si entregar el caso de Hernández al enviado presidencial especial de la administración para asuntos de rehenes, Roger Carstens.

En la cinta, Hernández dijo que han pasado meses desde que él o cualquiera de sus compatriotas estadounidenses han visto una sala de audiencias, ni tienen ninguna esperanza de tener un juicio justo.

“Este lugar está destinado a romperte psicológica y espiritualmente”, dijo sobre el encierro en una prisión de máxima seguridad que alberga a muchos de los opositores de Maduro. «Todos somos inocentes, pero somos acusados ​​y tratados como terroristas».

Dijo que la incertidumbre, el aislamiento y los abusos contra los derechos humanos están pasando factura, con dos estadounidenses que ya intentan suicidarse y un tercero al borde de crisis nerviosas diarias.

«Si no nos saca temprano, es posible que no quede nadie a quien salvar», dijo.

La AP no pudo verificar las afirmaciones de Hernández. Pero los funcionarios de la ONU se han quejado durante mucho tiempo de la falta de independencia de jueces y fiscales venezolanos y las condiciones en las instalaciones donde se encuentran detenidos Hernández y muchos otros estadounidenses.

Un portavoz del Departamento de Estado se negó a comentar sobre el caso de Hernadez, citando restricciones a la privacidad, pero dijo que la agencia examina continuamente la detención de estadounidenses en el extranjero. También señaló que el gobierno de EE.UU. ha emitido un consultivo advirtiendo a los estadounidenses que eviten todos los viajes a Venezuela debido al riesgo de detenciones ilícitas y amenazas de grupos armados ilegales, especialmente a lo largo de las porosas fronteras del país.

Hernández, quien cumplió 44 años en prisión, fue detenido el 31 de marzo en la frontera entre Colombia y Venezuela. Su familia dice que viajó allí desde la ciudad de Medellín con una amiga venezolana que necesitaba que le sellaran el pasaporte para solucionar un problema con su estatus migratorio en Colombia. Su familia dijo que nunca tuvo la intención de ingresar a Venezuela y que debía regresar a casa tres días después.

Pero los dos terminarían en manos de bandas criminales.

Al llegar en autobús a la ciudad de Cúcuta, pararon un taxi para el corto trayecto hasta el Puente Internacional Simón Bolívar, según un relato compartido por Hernández con su familia. Un cuarto individuo saltó al asiento delantero, supuestamente ofreciendo sus servicios como guía que podría ayudarlos a superar la confusión en la frontera, un área invadida por ocupantes ilegales, bandas criminales y una masa de personas que se abren paso en cruces ilegales. .

Antes de que se dieran cuenta, el taxi se detuvo en un camino de tierra y se les ordenó a los dos que se bajaran y cruzaran la frontera invisible que separa los dos países.

Una vez que Hernández se dio cuenta de su error, ya era demasiado tarde para dar marcha atrás. Un hombre con una escopeta pidió desembolsar 100 dólares, según su familia. Cuando protestó que no tenía dinero, le pusieron una capucha en la cabeza.

Cuando sus captores encontraron su pasaporte estadounidense, le dijeron que estaba en problemas y se lo entregaron a las fuerzas de seguridad, quienes lo mantuvieron en régimen de aislamiento durante semanas.

A la angustia de la familia Hernández se suma el hecho de que no está clasificado como detenido injustamente, una definición que cubre a los estadounidenses considerados inocentes o encarcelados con el fin de exigir concesiones de los Estados Unidos. Sin tal designación, un proceso que puede llevar meses. , la capacidad del gobierno de Estados Unidos para presionar por su liberación es limitada.

Al menos tres de los otros 11 estadounidenses que se sabe que están detenidos en Venezuela se encuentran en un estado similar de limbo. Incluyen a Jerrel Kenemore, un programador de computadoras arrestado en una semana por Hernández, y dos exboinas verdes que participaron en un ataque en la playa plagado de insectos en 2020 con el objetivo de derrocar a Maduro.

Biden firmó una orden ejecutiva el mes pasado cuyo objetivo es proporcionar más información a las familias de los estadounidenses detenidos en el extranjero e imponer penas severas a los delincuentes, terroristas y funcionarios gubernamentales que los detengan.

El gobierno socialista de Maduro es un duro crítico de la política exterior de Estados Unidos. Pero más recientemente, a medida que la administración Biden ha mostrado su voluntad de revisar la política de la era Trump de castigar a Maduro con sanciones y pedir un cambio de régimen, las perspectivas de una posible liberación han mejorado.

En marzo, el gobierno de Maduro liberó a dos estadounidenses después de un viaje sorpresa a Caracas por parte de altos funcionarios de la Casa Blanca y del Departamento de Estado, incluido Carstens, quien se reunió con Hernández en un control de bienestar posterior a los estadounidenses detenidos en junio. Maduro también ha prometido reanudar las negociaciones con sus opositores, aunque hasta ahora no las ha completado.

___

Siga a Goodman en Twitter: https://www.twitter.com/APJoshGoodman

READ  Copa América: Neymar anota, Brasil despeja 3-0 a Venezuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.