El informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU advierte sobre la intimidación, las represalias y la detención desenfrenadas de activistas en India

Mientras estaba bajo custodia de la NIA, Pará fue supuestamente interrogado acerca de reunirse con miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y amenazado con dejar de hablar en contra del gobierno. Lo mantuvieron en una celda subterránea oscura a temperaturas bajo cero, donde lo privarían del sueño, lo agredirían físicamente y lo golpearían con varas, lo desnudarían y lo colgarían boca abajo.

El 20 de agosto de 2021, el gobierno indio respondió a la nota enviada por el organismo de derechos humanos de la ONU y negó con vehemencia las acusaciones. Dijo que las acciones de la agencia deben verse como parte de los esfuerzos del gobierno para combatir el financiamiento del terrorismo.

El informe de 2020 se refirió a un informe del ACNUDH de julio de 2019 sobre la situación de los derechos humanos en Cachemira, de ambos lados, India y Pakistán. El informe encontró represalias contra la Coalición Central de la Sociedad Civil de Jammu y Cachemira (JKCCS), una unión de varias organizaciones sin fines de lucro con sede en Srinagar, que colabora regularmente con las Naciones Unidas. Los nombres de otras fuentes para el informe del ACNUDH, incluidas las víctimas de tortura, se omitieron por temor a nuevas represalias. La situación de la JKCCS y su presidente Kurram Parvez y otros miembros de la coalición también se incluyó en los informes de 2019, 2018 y 2017.

Parvez ha sido objeto de prohibiciones de viaje, arrestos arbitrarios y detenciones en relación con su cooperación con las Naciones Unidas. El 28 de octubre de 2020, la NIA, la Policía de J&K y la Policía de la Reserva Central presuntamente atacaron al JKCCS, confiscando computadoras portátiles, dispositivos móviles y documentos que van desde pasaportes hasta viajes salariales, así como discos duros que contienen encuestas, testimonios, borradores de informes y documentos altamente sensibles. documentos recopilados durante décadas sobre violaciones de derechos humanos, víctimas y sus familias. La NIA los acusó de tener vínculos con el terrorismo.

READ  Revista La Soledad - Perfil silenciosamente perspicaz de la Venezuela actual | Película

La situación de Henri Tiphagne del Centro para la Promoción de las Preocupaciones Sociales (CPSC, también conocido como People’s Watch) fue incluida en los informes de 2019 y 2018. La licencia de la CPSC no fue renovada bajo la FCRA, lo que fue un claro caso de represalia por colaborar con las Naciones Unidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *