El “pan de cada día” de Venezuela, la humilde arepa conquista el mundo

El “pan de cada día” de Venezuela, la humilde arepa conquista el mundo

Las arepas, un alimento básico en Venezuela, ahora se pueden encontrar en todo el mundo a medida que las personas emigran del país en busca de una vida mejor y se llevan sus recetas con ellos (Philip FONG)

Desde las calles de Caracas hasta los restaurantes de moda de Nueva York, París y Tokio, la arepa, un humilde pan plano de harina de maíz, se sube a la ola de la emigración venezolana y alimenta el deseo de comida exótica y sin gluten.

Se prepara en pocos minutos formando una bola con harina de maíz precocida y agua, se aplana y luego se asa a la parrilla. La arepa puede ser lo que quieras: rellena con cualquier cosa, desde queso y carne hasta frijoles o mariscos, incluso vegetales.

Un favorito en Venezuela es la «reina pepiada», una mezcla de pollo, mayonesa y aguacate.

La viuda viene sin relleno: el acompañamiento ideal para una sopa pero también la única opción para muchos pobres en Venezuela.

La arepa “es el pan de cada día del venezolano. La come todos los días, todas las noches”, dijo Patrick Ribas, quien tradujo al francés el libro “Arepologue” dedicado al manjar del maíz.

«Puedes ponerle lo que quieras. Es un plato. También puedes comerlo solo cuando no tienes mucho dinero. Lamentablemente, este es el caso de muchos venezolanos», dijo a la AFP.

Según el autor de «Arepologue», Ricardo Estrada Cuevas, la arepa «es un alimento que no tiene clase social».

«Todo el mundo lo come, desde la gente más sencilla y humilde hasta (alguien que es) un gerente», dijo a la AFP.

READ  Resumen y objetivos: Monterrey 3-2 América en la semifinal de la Liga MX Femenil 2020 | 12/07/2020

“Es una comida que comen todos, de la misma manera, con los mismos rellenos, con las mismas características. Donde hay un venezolano, hay arepas”.

– ‘Exótico’ y sin gluten –

En medio de una crisis política y económica que hizo que el PIB de su país se redujera en un 80 por ciento entre 2013 y 2022, más de siete millones de venezolanos, casi una cuarta parte de la población, han emigrado en los últimos años.

Y trajeron su cocina con ellos.

Marlyn Quiroga, de 47 años, era abogada en Venezuela pero se fue a Nueva York hace cinco años.

Trabajó en trabajos ocasionales hasta 2021 cuando comenzó un negocio de restaurante de arepas. Esto es a pesar de que dijo que «no sabía cómo cocinar un huevo» antes de eso.

«Fui de puerta en puerta en Queens: salones de belleza, oficinas, clínicas. Repartí muestras gratis» para promover el negocio, dijo Quiroga a la AFP.

El éxito llegó rápido, dijo el titular de “Arepa LaNewyorkquina”, explicando que cada vez más personas en la Ciudad que nunca duerme ahora prefieren las arepas sin gluten al pan.

Y al otro lado del Atlántico, «es un cambio de la omnipresente hamburguesa», dijo Jean-Francois Lamaison, diseñador digital de 63 años y comensal del restaurante venezolano «Ajidulce» en París.

El jefe de Ajidulce, Luis Fernando Machado, un exingeniero petrolero que se mudó a la capital francesa en 2011, dijo a la AFP que comenzó con un camión de comida pero ahora emplea a 10 personas.

Su restaurante tiene una cocina abierta para que los clientes puedan ver cómo se preparan sus comidas.

READ  Furioso con las redes, Neymar reveló el insulto racista que provocó su reacción

«A los parisinos les encanta descubrir comidas exóticas», dijo. «Es un poco como hacer un viaje al Caribe».

También ayuda estar inscrito en un registro de restaurantes sin gluten de la Ciudad de la Luz. «Hay muchos turistas que vienen» por eso, dijo Machado.

– ‘Difundir nuestra cultura’ –

En Tokio, el expatriado venezolano Raúl Márquez, de 42 años, y su esposa japonesa Miho anuncian «comida callejera saludable y sin gluten» en su camioneta que vende arepas.

“Venezuela viene pasando por un momento difícil, tú sabes, en los últimos años… que lleva a la gente a emigrar, y tú sabes, a difundir nuestra cultura en todos los sentidos, y la comida es parte de eso”, Márquez, quien si se fue hace una década, dijo a la AFP.

Después de todos estos años, para Márquez, una arepa todavía representa a «mi mamá… que come en la mañana antes de ir a la escuela».

“Esto es lo que yo (traigo) cuando vendo arepas: esa pasión, ese amor que viene de casa”.

De vuelta en Caracas, Lisbeth Márquez ha estado vendiendo arepas en la calle durante 15 años, todos los días de 4 pm a 2 am.

¿Su favorito? El pabellón, que viene con mantequilla derretida, frijoles negros, un huevo y queso rallado.

Vende alrededor de 1.200 arepas al día, pero «no me canso de comerlas. La mejor arepa es la hecha en casa».

burs-pgf/lab/sf/fio/mlr/nro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *