El regreso de Marisol |  Crónicas de Caracas

El regreso de Marisol | Crónicas de Caracas

Un creador de los años sesenta cuyo enfoque y propuestas siguen vigentes. Un ser humano de muchas partes, proclive a viajar y explorar, que mantuvo una fuerte conexión con Venezuela. Una mujer que desafió tradiciones, categorías y roles impuestos por otros. María Sol Escobar (París, 1930 – Nueva York, 2016), más conocida como Marisol, fue muchas cosas a la vez. Todos son fascinantes.

Marisol: una retrospectiva, recién inaugurado en el Musée des Beaux-Arts de Montreal, MBAM, revela el cuerpo de una obra que es mucho más diversa, compleja y de mayor alcance que el arte pop divertido e irónico que más asociamos con él. . Se puede ver cómo absorbió influencias del arte mesoamericano y precolombino –de ahí el aire totémico de algunas de sus esculturas–, pero también la obra final marcada por sus aventuras submarinas en Tahití, los magníficos dibujos del inicio y final de su carrera. y algunas piezas increíbles como los generales, donde Bolívar y Washington montan un caballo hecho con un barril de whisky; retratos de Desmond Tutu y Georgia O’Keefe; el que representa a John Kennedy Jr saludando el cortejo fúnebre de su padre; y cuál podría ser la obra maestra de Marisol: La fiestacorrectamente presentado como el centro de la exposición.

Hans Namuth (1915-1990), Marisol Escobar, 1964. Marisol Papers, Museo de Arte AKG, Buffalo. © 1991 Hans Namuth Estate. Cortesía del Centro de Fotografía Creativa, Universidad de Arizona

Junto con esta visión general de su obra, la retrospectiva abre la vida del artista. La niña que se negó a hablar durante años después de que su madre se suicidara cuando ella tenía once años. La estrella en ascenso del arte pop, presentada por los medios estadounidenses como una “Garbo latina” cuya apariencia parecía más importante que su trabajo. La creadora cosmopolita que luchó contra los críticos que insistían en etiquetar su arte como popular por ser de origen venezolano. Feministas que asistieron a una conferencia con máscaras y guardaron silencio para resaltar la marginación de las mujeres en la escena artística. La amiga íntima de Andy Warhol o Willem De Kooning que disfrutaba de las fiestas y vernissages hasta que se aburría del frenesí y se retiraba para estudiar y explorar otra fase creativa. La famosa mujer que se negó a casarse y tener hijos, y contó su complicada experiencia familiar a lo largo de décadas de práctica artística.

READ  Irán aumenta el suministro de crudo a Venezuela para refinar, liberando petróleo exportable

Bajo los ojos de las mujeres jóvenes

La obra de Marisol está tatuada en mi sensibilidad. En 1990 estaba muy interesado en el arte y pasaba tardes enteras examinando las obras maestras disponibles para todos nosotros en el Museo Imber de Arte Contemporáneo de Sofía, MACCSI, en el extremo oriental del magnífico y brutalista complejo Parque Central. Se encuentran muchas de sus obras públicas, como la estatua de Gardel en Catia. Para mí Marisol siempre ha estado ahí. Pero sé que quienes crecieron en los años 90 y 2000 no pudieron disfrutar de la oferta cultural de Caracas como lo hicimos yo y mis compañeros. Y no tenía idea de cómo leerían su obra los no venezolanos. Hasta ahora.

Para un venezolano de mi generación es muy interesante ver lo que la gente de esta parte del mundo, más joven que yo, ve en Marisol. En Montreal, la prensa local explica en términos muy precisos por qué el Museo de Bellas Artes, el más importante de la ciudad, ha elegido a un artista desconocido como protagonista de la principal exposición del año, la que debería atraer más visitantes durante el meses grises de otoño y principios de invierno. Los periodistas dicen que la obra es sorprendente, buena para los niños, pero particularmente relevante en términos de lo que dice sobre temas actuales como el género, el papel de la mujer, el medio ambiente y la identidad.

Marisol (1930-2016), los generales, 1961-1962. Museo de Arte Buffalo AKG, donación de Seymour H. Knox, Jr., 1962, K1962:7.
© Estate of Marisol / Artists Rights Society (ARS), Nueva York. Foto Brenda Bieger, Museo de Arte AKG en Buffalo

La curadora en jefe de MBAM, Mary-Dailey Desmarais, una millennial, tuvo que sumergirse en el trabajo de un artista que sólo conocía por su nombre, para descubrir que sus imponentes esculturas de madera no sólo eran únicas en la década de 1960, sino que los temas de Marisol resuenan con los grandes Luchas y conflictos de hoy. «Somos afortunados de poder poner el foco en un artista olvidado que merece toda nuestra atención», dijo Desmarais. La prensa, “no sólo por la calidad estética e innovadora de su trabajo, sino también por su compromiso social y feminista”. Que Marisol fuera una mujer muy independiente, que se atrevía a escapar de los flashes cuando quería, es la marca de una verdadera gran artista, según la principal organizadora de la exposición, Cathleen Chafee, curadora jefe del AKG Art Museum de Buffalo, la institución en a quien Marisol le dejó todo –su obra y hasta algunas propiedades– porque fue la primera en comprarle una obra de arte.

«Somos afortunados de poder poner el foco en un artista olvidado que merece toda nuestra atención», dijo Desmarais. La prensa“no sólo por la calidad estética e innovadora de su obra, sino también por su compromiso social y feminista”.

Vi a jóvenes francófonas intrigadas por los grandes bocetos sobre papel, una obra totalmente desconocida para mí que recuerda el material atrevido de los surrealistas latinoamericanos. Mi hija de 10 años quedó encantada con las muñecas, los bebés gigantes, los largos peces de madera con rostros humanos y los accesorios y trajes que Marisol hacía para las compañías de ballet contemporáneo. Y también por el hecho de que Marisol, a pesar de haber nacido en París, era venezolana. Tan venezolana como mi hija, nacida en Caracas pero criada en Montreal desde pequeña.

READ  El consorcio financiará 19 proyectos mexicanos para combatir COVID-19

Una doble identidad líquida que es normal para mi hija, como lo es para miles o millones de niños de origen venezolano que crecieron en el extranjero, que han comenzado a vislumbrar la alta cultura producida en ese convulsionado país de sus padres, gracias a la cultura venezolana y Donantes, gestores, curadores y creadores no venezolanos en el circuito artístico global. Los que redescubrieron a Marisol, pero también a Gego en Nueva York o Ciudad de México, y la música académica venezolana en muchas sedes del mundo. Mi hija sabe que el director de la sinfónica de su ciudad es venezolano. Está acostumbrada a encontrar el rostro de Rafael Payare por todos lados; ahora, al ver también los carteles de la exposición de Marisol en las estaciones del metro de Montreal, se da cuenta de que Venezuela es algo más que su lugar de nacimiento: una fuente de belleza y significado que interesa al mundo, no sólo de nostalgia y malas noticias.

──────

Marisol: una retrospectiva Está abierto en el MBAM de Montreal hasta el 21 de enero. Detalles y entradas Aquí. Próximas paradas: Toledo (Ohio) Art Museum en marzo-junio de 2024, AKG Art Museum en Buffalo (Nueva York) en julio de 2024-enero de 2025 y Dallas Museum Art (Texas), en primavera de 2025.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *