El salario empuja a los maestros venezolanos a protestar, a considerar renunciar

Marcador de posición al cargar acciones de artículos

CARACAS, Venezuela – Los maestros de las escuelas públicas de Venezuela habían planeado usar su bono anual de vacaciones para comprar uniformes para sus hijos, impermeabilizar techos con goteras, comprar anteojos nuevos o arreglar los dos que apenas se mantienen juntos con cinta adhesiva.

Algunos esperaban recibir $100, mientras que otros calculaban un poco más o menos dependiendo de los años de servicio y los grados avanzados, aunque solo un pequeño número pensaba que obtendrían alrededor de $200.

El gobierno, sin embargo, solo les pagó una fracción de eso.

Por lo tanto, a los pocos días de su larga pausa, los maestros marcharon por miles en todo el país, amenazando con hacer huelga cuando se reanuden las clases o tal vez incluso renunciar a su profesión.

“Ahorita no tengo ni un lápiz para que mis hijos comiencen clases en septiembre”, dijo Florena Delgado, quien enseña primero y quinto grado en dos escuelas en uno de los barrios más pobres de la capital, Caracas.

También hace decoraciones para pasteles, hace decoraciones con globos y vende ropa para complementar su salario del gobierno. A menos que algo cambie, “no me voy a apuntar a clases, y bueno, que sea lo que Dios quiera”, dice.

En respuesta a los disturbios, el gobierno anunció a través de un legislador el viernes que pagará el bono en su totalidad esta semana. Pero los docentes venezolanos están acostumbrados desde hace tiempo a ver promesas económicas transmitidas por televisión que no se cumplen, por lo que esperan recibir su dinero antes de cambiar de rumbo.

Los educadores de primaria y secundaria en el país devastado por la crisis ganan un promedio de alrededor de $ 50 por mes, ubicándose entre los peor pagados de América Latina. El gobierno les paga un bono de vacaciones único al final de cada año escolar en julio.

READ  Gandhi confirma el cierre de la librería. Serán oficinas corporativas

La Oficina Nacional de Presupuesto basó el bono de este año en el salario mínimo mensual de $ 1,52 de 2021 en lugar de la tasa de $ 30 que entró en vigencia en abril. El gobierno también pagó a los maestros solo el 25% del bono inesperadamente bajo y no fijó una fecha para pagar el resto.

La oficina de presupuesto defendió el cálculo, argumentando que no se firmó un nuevo contrato de trabajo. Pero el viernes, el asambleísta nacional Orlando Pérez, presidente de uno de los sindicatos de docentes del país, dijo que el gobierno pagará a los docentes la bonificación completa según lo exige la ley laboral venezolana, que los fija en los últimos salarios.

Afuera de las oficinas del Ministerio de Educación, maestros y profesores universitarios, que también ganan un salario magro y se sienten cortos de los aguinaldos, han pedido que se despida al ejecutivo de la agencia. Algunos maestros dijeron que ni siquiera recibieron el pago del 25%.

A los maestros protestantes se unieron otros trabajadores, incluidos tradicionalmente leales al gobierno de la empresa petrolera estatal, Petróleos de Venezuela. Las camisetas rojas asociadas durante mucho tiempo con el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela abundaron durante una protesta, en la que los trabajadores de los sectores de la salud, el concreto y la electricidad expresaron su apoyo a las demandas de los maestros.

El presidente Nicolás Maduro no se pronunció sobre las denuncias de los docentes, lo que enfureció a algunos de ellos.

“Él es un trabajador; él era un trabajador. Que recuerde que viene de abajo” de la escala social, dijo la maestra de primaria Leinni Carreño de Maduro, quien alguna vez fue conductora de autobús y sindicalista.

Maestros y profesores hacen dos, tres o hasta cuatro trabajos, pero sus múltiples salarios a veces no alcanzan para cubrir la canasta básica de alimentos, que costó $392 el mes pasado.Muchos enseñan en peligro límite ya que las escuelas siempre están presentes parásitos, moho, suciedad y agua estancada que atrae a los mosquitos.

READ  La corte del Reino Unido falla a favor del líder venezolano Juan Guaidó en la disputa por el oro soberano

Los laboratorios de física, química y biología desaparecieron hace mucho tiempo, y los ladrones aprovecharon las escuelas sin supervisión durante la pandemia para quitar los cables de cobre de los edificios y robar computadoras y otros equipos.

La profesora de sociología Erly Ruiz gana unos 90 dólares al mes. Luego, también reparte mercancías por Caracas en bicicleta, trabaja en una planta que produce vino de mora y alquila equipos de audio. Si sus negocios secundarios son buenos, su ingreso total puede alcanzar alrededor de $ 400. Había destinado su bono de vacaciones esperado para una reparación eléctrica en el hogar.

Su presupuesto es tan ajustado que sus amigos le dieron las sobras de su fiesta de cumpleaños el mes pasado.

«Durante una semana seguida, pude comer proteínas todos los días al menos una vez al día», dijo Ruiz después de andar en bicicleta para entregar arena para gatos a un cliente. «Esa semana fue la única semana de todo el año en la que pude comer proteínas de forma regular».

Profesores y maestros por igual han abandonado las filas de los docentes desde que comenzó la crisis económica y política del país la década pasada. La Federación Venezolana de Maestros estima que el 50% de los 370.000 docentes del país han dejado las aulas desde 2017. Están entre los más de 6 millones de venezolanos que han emigrado a otros países.

Incluso aquellos que todavía están enseñando no siempre cumplen con sus deberes debido al transporte, la salud, el salario y otras dificultades. Algunos viven tan lejos de sus escuelas asignadas que sus desplazamientos en transporte público consumen su salario.

READ  maduro: Estados Unidos ofrece recompensa por otro asociado de Maduro en Venezuela

El supervisor del centro de llamadas, Jonás Nuñez, se solidariza con los profesionales de la educación. Fue maestro de escuela primaria durante 14 años, pero se fue en 2020.

“La situación económica fue lo que hizo que todo cambiara porque tengo una hija, tengo una familia. Entonces (el salario) ya no cubría los gastos”, dijo Ruiz. “Lo extraño porque aprendiste mucho de los niños que estaban contigo”.

Los maestros han amenazado con huelgas en el pasado, pero esta vez la ira se acumuló durante la pandemia, ya que se vieron obligados a intentar educar a los estudiantes con acceso limitado o nulo a Internet, enfrentaron un sistema de salud colapsado y vieron cómo los precios de las materias primas se disparaban en medio de la inflación imparable de Venezuela.

El líder opositor Juan Guaidó, reconocido por Estados Unidos y varias otras naciones como el líder legítimo de Venezuela, expresó su apoyo a los maestros y profesores. Pero él y los partidos de oposición tienen poco impacto en Maduro, cuyo régimen controla todas las instituciones gubernamentales.

Delgado, quien trabaja turnos en una escuela por la mañana y otra en otra escuela por la tarde, quiere seguir enseñando modelos a seguir para sus alumnos, pero crece el descontento con el bono de vacaciones y el pago regular.

«Hay muchos niños que realmente necesitan a alguien que los guíe, que esté ahí para ellos, que realmente pueda ayudarlos», dijo Delgado. “Es difícil cuando entras a un salón de clases y ves que hay niños que van a la escuela solo porque están alimentados.

“En la escuela ves que hay niños que no tienen cuadernos, que no tienen lápices porque sus padres están en la misma situación que los maestros que buscan vida y trabajo día y noche”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.