El único espectáculo que une a Venezuela

El único espectáculo que une a Venezuela

Ganador: Marianhel Viljasmil, Foto: Twitter

La elección de la mujer más bella del país no es un evento tan importante como en Venezuela. También este año millones de personas se sentaron frente a pequeñas pantallas. Era una manera de olvidar la miseria y las divisiones políticas, al menos por una noche.

Fue un momento conmovedor de la velada: la presentadora del departamento de pajaritas anunció con orgullo al ganador. Marianhel Viljasmil (24) no pudo contener las lágrimas. En un país donde muchos no pueden hacer nada, se ha abierto un mundo de posibilidades para este estudiante.

Villasmil venció a 21 concursantes para convertirse en Miss Venezuela. “Gracias, gracias”, dijo entre lágrimas, lanzando besos a un salón vacío. Las lágrimas no fueron espontáneas. Porque cada una de las 22 chicas había pregrabado un vídeo ganador en caso de resultar elegidas, además de desfiles en bikini y conversaciones.

Sin embargo, millones de personas vieron la transmisión sin aliento frente a sus televisores. La elección de la mujer más bella de Venezuela sigue siendo un gran problema en este país.

Un espectáculo que no se puede cancelar

Hasta el jueves pasado, el secreto mejor guardado del país era quién era el ganador. Sólo tres personas sabían la respuesta. Viljasmil lo descubrió, en casa, en el sofá. Pasa a la historia como la Miss Venezuela número 67 y la primera en ganar en circunstancias tan extrañas, en plena pandemia.

Pero cancelar no era una opción. El espectáculo suele presentarse ante 20.000 personas en el estadio de Caracas, hoy transformado en un hospital polaco.

READ  Patricia Velásquez de 'La Momia' habla sobre su nueva película sobre personas sin hogar

«La selección de Miss es parte de nuestra cultura, de nuestros sentimientos. Este evento está en nuestros genes. Es más que un certamen de belleza porque demuestra que las mujeres venezolanas pueden lograr cualquier cosa en el mundo», dice Marija Gabriela Isler, quien es se convirtió en Miss en 2012, tras lo cual logró la carrera de sus sueños. Ahora es la directora de relaciones públicas del concurso de Miss.

Isler es para Venezuela lo que Heidi Klum es para Alemania o Tyra Banks para Estados Unidos. Pero con su ascenso comenzó la caída del país. Por eso el concurso de Miss es una especie de esperanza y una forma de dejar de pensar en la pobreza, el crimen y las tensiones políticas.

Muchos venezolanos están invirtiendo sus últimos ahorros para enviar a sus hijas a escuelas privadas que les enseñan a desfilar. Algunas chicas de 15 años se someten a cirugías de aumento de senos muy costosas para su cumpleaños. A pesar de la hiperinflación, Venezuela se encuentra entre los países con mayor número de procedimientos de cirugía estética.

Olvídate de Maduro y Guaidó por una noche

“El programa no cambia nada de nuestra realidad, pero al menos por un momento nos ayuda a olvidar nuestras preocupaciones cotidianas y las divisiones políticas”, dice Gabriela Isler, quien recientemente rompió a llorar frente a las cámaras cuando le pidieron que comentara la situación. en tu país.

Así, por una noche, los partidarios del presidente Nicolás Maduro y del líder opositor Juan Guaidó podrán olvidar sus diferencias políticas y ocultar las imágenes de los lineales vacíos de los supermercados que les esperan al día siguiente.

READ  Sofía Valdés en su EP debut y reaprendiendo a escribir canciones en español

Algunas de las primeras misiones participan activamente en la configuración del destino político del país. Izabela Rodríguez, la ganadora de 2018, salió a las calles para protestar contra el gobierno socialista. Ella es la prueba viviente de que incluso las niñas de entornos pobres pueden convertirse en ganadoras del concurso de Miss.

Rodríguez es originario de Petara, en las afueras de Caracas, uno de los barrios marginales más grandes de Sudamérica. A través de Instagram, les dice a sus fans que quiere ser la voz de quienes no tienen comida ni atención médica. Rodríguez pertenece a una nueva generación de mujeres que no dudan en decir claramente lo que piensan de la situación política.

El país con las mujeres más bellas del mundo.

Diego Capeki es un buen conocedor de todas las mujeres, hasta la reina de belleza de 1981, Irene Sáez, que luego se involucró en política y perdió ante Hugo Chávez. Kapeki, ex cantante y actor, es hoy un rostro conocido en la televisión Venevisión, que transmite el Miss.

“Con la creación de Miss Venezuela ingresamos al Libro Guinness de los Récords”, afirma. Y en efecto: siete Miss Universo, seis Miss Mundo, ocho Miss Internacional y dos Miss Tierra, las bellezas de Venezuela han ganado más títulos mundiales que las representantes de cualquier otro país.

“Miss Venezuela siempre ha sido un imán para los anunciantes. Todavía estamos en la cima en cuanto a programas de entretenimiento se refiere, pero el espectáculo ha perdido su magnificencia debido al coronavirus y esto no debe volver a suceder”, concluye Kapeki.

READ  El Dúo López Tabor actuará el domingo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *