Empleados de la funeraria Maradona filtran fotos de su cuerpo envuelto | Blog del mundo global

En la madrugada del jueves, una funeraria en Buenos Aires recibe una orden importante: debe cubrir el cuerpo de Diego Armando Maradona, quien falleció horas antes en su casa. Los restos del astro argentino pasaron por la morgue, donde los forenses confirmaron una muerte natural.

Decenas de miles de argentinos esperan frente a la Casa Rosada, donde estará la capilla en llamas. El trabajo en la funeraria ha sido duro y los empleados no pueden resistir la tentación. Cogen sus teléfonos móviles y hacen fotografías de lo que consideran el trabajo de su vida. En uno de ellos, un hombre mira a la cámara, pone la mano derecha en la frente de Maradona y levanta el pulgar izquierdo. En otras dos personas sonríen a la lente (también hay un pulgar levantado, esta vez protegido por un guante de látex). Podrían haber atesorado la imagen como recuerdo personal, pero la compartieron. El único registro fotográfico del cadáver del jugador se volvió viral rápidamente. El daño ya está hecho.

El abogado Matías Morla, amigo personal de MaradonaPrometió en las redes sociales “encontrar personalmente al sinvergüenza que tomó esa fotografía” y acusar a “todos los responsables de semejante acto de cobardía”. La familia de la estrella intentó desde el primer minuto de su muerte evitar la difusión de fotografías. Los médicos que lo atendieron en la casa donde murió tuvieron que dejar afuera los celulares, así como los carabineros que le hicieron los exámenes en la habitación del exjugador y los forenses que le realizaron la autopsia. No se filtraron fotos del féretro abierto durante la ceremonia privada que precedió a la vigilia oficial en Casa Rosada, que se llevó a cabo en una caja cerrada. Los esfuerzos fueron interrumpidos por el eslabón más delgado de la cadena: la funeraria.

READ  Los fondos de capital privado miran las adquisiciones de Venezuela con la esperanza de que Biden pueda aliviar las sanciones

Fue fácil identificar a los autores, dada la difusión que tenían las fotos a través de WhatsApp. El hombre que posa solo se llama Diego Molina. El mayor de la segunda foto es Claudio Fernández; el menor es su hijo de 18 años. Eran, porque ya habían sido despedidos, empleados de Wake House Pinier, ubicado en el barrio La Paternal, cerca de la casa donde vivía Maradona cuando jugaba para Argentinos Juniors.

Pinier ya había trabajado en el pasado para la familia Maradona y para Claudia Villafañe, exmujer del argentino. Cuando estalló el escándalo, habló Claudio Fernández. Confirmó que el joven que lo acompaña en la foto es su hijo y se disculpó con la familia. “Estábamos acomodando [a Maradona] antes de tomarla, y mi hijo, como cualquier niño, levantó el pulgar y tomó la fotografía. Les pido a todos respeto y perdón. Mire, serví al padre de Maradona, al cuñado … Estuve con Maradona mientras él estaba vivo. No lo he hecho en vida siendo mi ídolo, no lo haré cuando me muera. Sé que mucha gente se ofendió, se lo tomaron mal, sé que se enojó ”, dijo Fernández. Radio 10 porteño.

Fernández aclaró que la foto no fue tomada con su teléfono celular y que no estaban posando para la cámara. “En ese momento pensaba, con los nervios, que Maradona está bien. Si ven la foto, simplemente levanté la cabeza porque dijeron “flaco”. Fue instantáneo. Soy de esas personas que no piensa en hacerse fotos con los ataúdes y los difuntos, por respeto. Nunca pensé que lo subirían o lo transmitirían a un grupo “, explicó. Luego se quejó de que los fanáticos de Argentinos Juniors lo amenazaron de muerte.” Me conocen porque soy del barrio. Me dicen que nos van a matar, que Nos romperán la camioneta ”. Poco se sabe de dónde está Diego Molina, el protagonista de la otra foto. La gerencia del equipo anunció este jueves la decisión irrevocable de expulsarlo como socio por haber ofendido la memoria del ídolo. Mientras tanto, circula por WhatsApp. Mensajes que hablan de un supuesto ajuste de cuentas planificado por el buen bar de Boca.

READ  La selección venezolana ayuda al TT a prepararse para los campeonatos de fútbol sala de la concacaf

La difusión de fotografías no autorizadas es un delito privado y alguien de la familia de Maradona debe presentar una denuncia penal contra los autores. Aún no ha sucedido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *