En la cumbre de la unidad sudamericana de Lula, Venezuela se vuelve divisiva

En la cumbre de la unidad sudamericana de Lula, Venezuela se vuelve divisiva

El presidente argentino, Alberto Fernández, saluda al salir del Palacio de Itamaraty en Brasilia el 30 de mayo de 2023.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, hizo un llamado a la unidad sudamericana el martes cuando recibió a otros líderes para un «retiro» regional, pero llamó la atención por su cálida bienvenida al socialista venezolano Nicolás Maduro.

El veterano izquierdista Lula, quien retornó al cargo en enero después de dirigir Brasil de 2003 a 2010, busca fortalecer los lazos diplomáticos en una región donde los gobiernos de izquierda vuelven a estar de moda.

Pero ha sido criticado por albergar a Maduro, un paria en algunos sectores por las supuestas violaciones de los derechos humanos y la represión de la disidencia política por parte de su gobierno, una descripción que Lula cuestionó el lunes como una «historia» hostil.

El asunto expuso grietas en lo que se suponía sería una muestra de buena voluntad y cooperación diplomática sudamericana.

«Me sorprendió escuchar que lo que está sucediendo en Venezuela se describe como una ‘narrativa'», dijo el presidente de centroderecha de Uruguay, Luis Lacalle Pou, quien calificó a Maduro de «dictador».

«Lo peor que podemos hacer es tratar de esconderlo debajo de la alfombra», dijo en la cumbre.

“Los derechos humanos deben ser respetados en todas partes, siempre, sin importar el color político del líder en el poder”, dijo el presidente izquierdista chileno Gabriel Boric.

Sin embargo, Boric apoyó el llamado del gobierno venezolano a Washington y la Unión Europea para levantar las sanciones contra Maduro y su círculo íntimo.

READ  Trevor Bauer rechaza la oferta de clasificación de los Rojos, pero está abierto a regresar

Maduro respondió diciendo que Chile y Uruguay “tienen una visión” y Venezuela “otra”.

«Lo más importante es que ha habido un debate», dijo, al anunciar «una nueva etapa» de la integración sudamericana.

Lula defendió a Maduro, cuyo país, según él, vive un período de «tranquilidad».

«Las mismas demandas que el mundo democrático le hace a Venezuela no las hace a Arabia Saudita», dijo Lula más tarde en una conferencia de prensa.

Dio una calurosa bienvenida a Maduro a Brasilia el lunes, revirtiendo la política de su predecesor de extrema derecha, Jair Bolsonaro (2019-2022), quien cortó los lazos con el gobierno socialista de Venezuela y se unió a un grupo liderado por Estados Unidos de más de 50 países para reconocer a la oposición. líder Juan Guaidó en su lugar.

Lula, que saludó a Maduro con un abrazo, lo calificó como un «nuevo momento» en las relaciones entre países.

– ‘Nueva marea rosa’ –

Once de los 12 jefes de Estado sudamericanos asistieron a la cumbre de Brasilia, la primera de su tipo en casi una década, que según Lula marcó la piedra angular de una era de divisiones.

La única ausente fue la presidenta peruana Dina Boluarte.

«Dejamos que la ideología nos dividiera e interrumpiera nuestros esfuerzos de integración. Abandonamos nuestros canales de diálogo y nuestros mecanismos de cooperación, y todos perdimos por eso», dijo Lula en su discurso de apertura.

El hombre de 77 años apuntó a Bolsonaro y dijo que su predecesor, que era un aliado cercano del expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, había «cerrado nuestras puertas a los socios actuales».

READ  Messi, Mbappé y Neymar marcan en el mismo partido con el PSG

Esta es la primera cumbre de líderes regionales desde 2014 en Ecuador, en una reunión de UNASUR, un bloque continental lanzado en 2008 por Lula y el mentor de Maduro, el difunto presidente venezolano Hugo Chávez.

Esa fue la época de la llamada «marea rosa» de América Latina de gobiernos de izquierda en la región.

Ahora algunos analistas políticos hablan de una «nueva marea rosa» con las elecciones de Lula, Boric y el colombiano Gustavo Petro.

Lula quiere que la región vuelva a cooperar.

Su gobierno ha promocionado planes como un «corredor bioceánico», una arteria de transporte que permita a los países enviar mercancías a través del continente por tierra en lugar de por mar.

– ¿Restablecimiento regional? –

Es poco probable que de la cumbre surjan «visiones innovadoras» para el futuro de América del Sur, dijo el especialista en relaciones internacionales Oliver Stuenkel.

Pero «incluso un diálogo básico entre jefes de Estado es un progreso real después de que Brasil se retiró en gran medida de sus vecinos durante los años de Bolsonaro», escribió en Americas Quarterly.

Después de que Lula derrotó a Bolsonaro en una elección divisiva, revisó la política exterior de Brasil y prometió buscar relaciones amistosas en todos los ámbitos y cultivar lazos más estrechos con socios tan dispares como Beijing y la administración del presidente estadounidense Joe Biden.

Pero ha recibido acusaciones de los opositores de que se siente demasiado cómodo con Rusia, China y los izquierdistas latinoamericanos como Maduro y el nicaragüense Daniel Ortega, quienes también están acusados ​​de abusos contra los derechos humanos.

Algunos han cuestionado la probabilidad de una nueva era de unidad sudamericana.

READ  India rechaza rara oportunidad de recibir a la Argentina de Lionel Messi | Noticias de futbol

El continente «está unido en la retórica, pero no en los proyectos concretos», dijo el colombiano Petro.

bur-rsr/jhb/nro/mlm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *