Envejecimiento y abandono en el fallido estado de Venezuela

El 23 de enero, los bomberos venezolanos irrumpieron en la casa de Pedro Salinas, un famoso profesor de ingeniería en la ciudad noroccidental de Mérida. Demacrado y desaliñado, el jubilado de 83 años fue encontrado tirado en el piso de la sala de su casa, en estado de desnutrición severa. A su lado yacía el cuerpo de su esposa, Isbelia Hernández, quien falleció de un infarto. Durante semanas, los vecinos habían notado que Hernández, el menor de los dos, parecía asediado por la preocupación. Le dijo a uno de ellos que a la pareja le resultaba cada vez más difícil llegar a fin de mes. Habían pasado dos días desde que la pareja había sido vista. Cuando el administrador del edificio trató de cobrar la factura mensual de gas, nadie abrió la puerta. Cuando regresó al día siguiente, fue recibido nuevamente con silencio. Alertó a la hija de Hernández, quien se fue de Mérida hace varios años, y llamó a los bomberos de España.

La noticia del rescate de Salinas se extendió rápidamente por todo el país, pero sacudió un lugar en particular: la Universidad de los Andes, una de las principales universidades financiadas por el estado del país, donde Salinas había enseñado desde fines de la década de 1960. Venerado por sus compañeros, Salinas fue el primer profesor en obtener un doctorado de la Universidad de Londres. «Salinas tiene un plan de estudios envidiable», me dijo Mario Bonucci, rector de la universidad. “Siempre se ha distinguido”. A lo largo de una carrera de 40 años, Salinas ganó numerosos premios, capacitó a miles de ingenieros y trabajó para empresas privadas, autoridades locales y empresas internacionales. Cuando aparecieron fotografías de Salinas, demacrado y sin camisa, en una ambulancia, muchos venezolanos se preguntaron cómo una persona de su altura podía sufrir tal destino. «Fue la gota que colmó el vaso», dijo Marcos Pino, jefe de asuntos estudiantiles de la universidad. «Fue un grito general».

READ  Incluso con el aumento del salario mínimo, los venezolanos siguen luchando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.