Es poco probable que Cuba, Nicaragua y el gobierno de Maduro de Venezuela sean invitados a la cumbre regional de EE. UU.

WASHINGTON, 27 abr (Reuters) – Es probable que Cuba, Nicaragua y el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro queden excluidos de la Cumbre de las Américas organizada por Estados Unidos en Los Ángeles en junio, dijo el miércoles un alto funcionario del Departamento de Estado.

«Es poco probable que estén allí», dijo el subsecretario de Estado de EE. UU., Brian Nichols, a un pequeño grupo de reporteros, y dijo que la cumbre de líderes regionales se centrará en las democracias del hemisferio occidental.

Los comentarios marcaron el mensaje más claro de que esos tres gobiernos, todos en malos términos con Washington, serán desairados una vez que la Casa Blanca publique la lista de invitados. Ese anuncio, agregó Nichols, llegaría pronto.

Regístrese ahora para obtener acceso ilimitado GRATIS a Reuters.com

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, dijo el lunes que Estados Unidos decidió excluir a Cuba de los preparativos de la cumbre, un revés para las relaciones apenas unos días después de que rivales de toda la vida sostuvieran sus primeras conversaciones de alto nivel en cuatro años.

Nichols también dijo que es poco probable que el gobierno de Maduro tenga un papel en la IX Cumbre de las Américas, pero dijo que dependerá de la Casa Blanca decidir si invita al líder opositor venezolano Juan Guaidó en su lugar.

Washington y decenas de otros países han reconocido a Guaidó como el líder legítimo de Venezuela y han rechazado a Maduro, un socialista, tras acusarlo de manipular su reelección de 2018.

Nichols expresó su «profundo respeto» por el «gobierno interino» de Guaidó y dijo que en la cumbre se abordará la situación política de Venezuela. A pesar de las sanciones de Estados Unidos, Maduro ha mantenido el poder, respaldado por los militares y por Rusia, China y Cuba.

READ  Inicio perfecto para Sudáfrica en la Copa Davis contra Venezuela

Las relaciones siguieron siendo tensas con el gobierno comunista cubano del presidente estadounidense Joe Biden, cuya administración denunció violaciones de derechos humanos contra quienes protestaron en mítines generalizados en la isla en julio pasado.

Estados Unidos también ha estado en desacuerdo con el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, un ex guerrillero marxista, que ganó por cuarto mandato consecutivo en noviembre después de encarcelar a sus rivales políticos y tomar medidas enérgicas contra los medios críticos.

«Está claro que Nicaragua ha cesado cualquier apariencia de democracia a raíz de las elecciones falsas», dijo Nichols.

Nichols no ofreció una respuesta directa cuando se le preguntó si El Salvador también podría ser excluido, pero dijo que «nos preocupa mucho la erosión de las instituciones democráticas».

La migración irregular, un gran desafío para Biden en la frontera entre Estados Unidos y México, ocupará un lugar destacado en la agenda y la invasión rusa de Ucrania será la protagonista de las discusiones. Los líderes deberían hablar sobre los problemas relacionados con la cadena de suministro, el aumento de los costos de la energía y el aumento de los precios de las materias primas y los fertilizantes, dijo Nichols.

Cuba asistió a la cumbre de 2015 en Panamá y al mitin de 2018 en Perú. Maduro fue prohibido en 2018 debido a la censura regional a su liderazgo democrático.

Nichols dijo que se esperaban al menos 27 países en la cumbre del 6 al 10 de junio, que se realizará cada tres o cuatro años desde 1994.

Los jefes de estado y de gobierno regionales normalmente asisten, y Nichols indicó que esto era lo que se esperaba esta vez, diciendo que aunque las invitaciones aún no habían llegado, había visto un fuerte deseo de asistir.

Información de Matt Spetalnick; Editado por Leslie Adler y David Gregorio

Nuestros estándares: Principios de confianza de Thomson Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.