Escalofriantes mensajes de texto enviados antes de que 3 mujeres fueran brutalmente asesinadas en EE.UU.

Escalofriantes mensajes de texto enviados antes de que 3 mujeres fueran brutalmente asesinadas en EE.UU.

Se cree que las mujeres fueron torturadas, asesinadas y enterradas el 5 de abril.

Se han revelado inquietantes mensajes de texto enviados por un grupo de mujeres que fueron brutalmente asesinadas en un viaje a las playas de Ecuador. Denisse Reyna, 19, Yuliana Macias, 21, y Nayeli Tapia, 22, fueron encontradas enterradas en una fosa poco profunda con sus gargantas cortadas, tres días después de su desaparición el 4 de abril. Correo de Nueva York.

Dos de las mujeres enviaron mensajes a sus seres queridos sugiriendo que estaban en peligro. Una traducción de un texto decía: «Siento que algo está por suceder».

Macías era cantante, Tapia era madre y Reyna era estudiante de ingeniería agrícola.

Según informes locales, se cree que las mujeres fueron torturadas, asesinadas y enterradas el 5 de abril. Un grupo de pescadores hizo el triste descubrimiento y alertó a la policía después de notar que un perro olfateaba el suelo cerca del río Esmeraldas cerca de Quinindé, Ecuador y percibía un mal olor.

organización de noticias ecuatoriana Vistazo informó que la víctima Tapia le envió a su hermana un mensaje de WhatsApp con su ubicación en vivo y escribió: «Solo te envié un mensaje de texto por si acaso» a las 11:10 p. m. del 4 de abril.

Según la publicación, las mujeres fueron encontradas muertas cerca del lugar.

El medio informó además que horas antes de que Reyna desapareciera, le escribió a un amigo: «Siento que algo está por suceder y si algo me sucede, recuerda que te amo mucho».

READ  Minneapolis en EE. UU. Pagará un acuerdo de $ 27 millones a la familia de George Floyd en caso de asesinato

Las mujeres fueron encontradas enterradas. Estaban amarrados y con la boca tapada. También había indicios de que habían sido torturados.

«Eran jóvenes, tenían ropa de playa, trajes de baño, ropa ligera, shorts», dijo a medios locales Diego Velastegui, de la policía de Quinindé.

La policía también recuperó un teléfono móvil y espera que ayude a descubrir qué sucedió mientras las autoridades continúan buscando al asesino o asesinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *