Estados Unidos crea vía legal para migrantes venezolanos, pero muchos no calificarán

NUEVA YORK – Cuando Víctor Villegas y Milagros Pineda llegaron a Nueva York a principios de agosto, intentaron ir a un albergue para parejas sin hogar.

Pero fueron rechazados, porque no están legalmente casados. Para estar juntos en el refugio, la pareja necesitaba algunos trámites. Además, era domingo y no pudieron obtener los documentos que necesitaban hasta el lunes.

«Básicamente nos sentimos perdidos, arruinados y en el camino», dijo Villegas en español.

Como muchos de los migrantes venezolanos que cruzan la frontera sur en ese momento, Villegas y Pineda no tenían dinero, familia o amigos en ningún lugar de los Estados Unidos para pedir ayuda.

La administración Biden ha anunciado un acuerdo con México destinado a reducir el número récord de migrantes venezolanos que cruzan la frontera ilegalmente. Ese acuerdo incluye un nuevo camino legal para hasta 24.000 venezolanos, si pueden encontrar un patrocinador financiero en los Estados Unidos.

Pero los expertos en inmigración dicen que no será fácil para muchos venezolanos.

“Están comenzando de nuevo en circunstancias muy precarias”, dijo Andrew Selee, presidente del Instituto de Políticas Migratorias, una organización sin fines de lucro en Washington, DC, “porque no tienen las redes sociales en Estados Unidos que otros migrantes generalmente tienen”.

/ José A. Alvarado Jr. para NPR

/

José A. Alvarado Jr. para NPR

Víctor Villegas y Milagros Pineda tomados de la mano.

Tratando de resolver las cosas por sí mismos

Villegas dice que él y Pineda vinieron a Nueva York porque no sabían a dónde más ir. Habían escuchado cosas buenas sobre la ciudad de otros inmigrantes, dijeron, y el refugio en Texas donde se alojaban les ofreció boletos de autobús gratis.

READ  Las mejores impresoras multifunción: funciones y consejos

Después de ser rechazados del refugio para parejas de Nueva York, Villegas y Pineda llamaron al número de teléfono de algunos voluntarios que se habían reunido con su autobús. Dejan que Villegas y Pineda se queden con ellos hasta que la pareja pueda resolver sus problemas de papeleo.

Dos meses después, Villegas y Pineda se encuentran en un refugio para personas sin hogar en una cuadra arenosa en Brooklyn. Y en muchos sentidos, todavía están perdidos.

No tienen permisos de trabajo. No entienden el sistema de inmigración. Han podido trabajar un poco: Villegas ha hecho algunas demoliciones, mientras que Pineda limpia las casas de vez en cuando.

Pero eso no es suficiente.

«Estamos solos, estamos tratando de resolver las cosas», dijo Villegas.

La última ola de migrantes venezolanos es muy diferente de los migrantes mexicanos y centroamericanos que llegaron antes, dice Selee. Esos migrantes generalmente tienen amigos o familiares en los Estados Unidos y hablaron con ellos antes de su llegada.

“Saben en qué sofá dormirán. Saben quién los ayudará a tratar de conseguir su primer trabajo o tal vez ya les haya conseguido ese primer trabajo. Los venezolanos no parecen ser parte de esa migración planificada”, dijo Selee.

Esto puso a prueba el sistema de refugios para personas sin hogar de la ciudad de Nueva York, que ya estaba en problemas. El alcalde de Nueva York, Eric Adams, declaró el estado de emergencia a principios de este mes mientras la ciudad prepara varios temporales. alivio centros acoger a los inmigrantes recién llegados.

«Necesitamos ayuda. Y la necesitamos ahora», dijo Adams. un discurso al Ayuntamiento.

READ  "Podemos soportar una larga batalla": el sindicato más grande de Alemania con 2,3 millones de miembros se prepara para una larga 'batalla' contra Tesla

Esta migración masiva de venezolanos es relativamente nueva en los Estados Unidos, pero ha estado ocurriendo en América Latina durante varios años. Funcionarios estadounidenses dicen que casi 8 millones de personas se han ido de Venezuela, más de una cuarta parte de la población, a Colombia, Perú, Ecuador y Chile, a medida que la economía del país se derrumba bajo su régimen autoritario y el impacto de las sanciones estadounidenses.

“Hemos soportado tanto, durante tanto tiempo hemos estado tratando de que las cosas funcionen, pero no hemos podido quedarnos en Venezuela”, dijo Villegas.

No hay embajada de Estados Unidos en Venezuela. Así que la pareja vendió su automóvil y sus pertenencias y dejó atrás su país de origen. Como decenas de miles de otros venezolanos, caminaron por la traicionera jungla del Tapón del Darién en Panamá.

El 30 de junio, una familia de migrantes venezolanos cruza ilegalmente el Río Bravo en Eagle Pass, Texas, en la frontera con México.

Chandan Khanna / AFP vía Getty Images

/

AFP vía Getty Images

El 30 de junio, una familia de migrantes venezolanos cruza ilegalmente el Río Bravo en Eagle Pass, Texas, en la frontera con México.

Muchos venezolanos no calificarán para un nuevo programa

La administración Biden quiere disuadir a los inmigrantes de hacer este largo y peligroso viaje. La semana pasada, Estados Unidos y México anunciaron un acuerdo que permitiría a las autoridades de inmigración deportar rápidamente a los inmigrantes venezolanos si cruzan la frontera ilegalmente.

Hasta ahora, la administración no ha podido deportar a los migrantes venezolanos bajo las restricciones fronterizas pandémicas conocidas como Título 42, porque México se negó a recibirlos. Y ni siquiera Estados Unidos puede devolverlos a Venezuela, porque el gobierno no los aceptará.

Al mismo tiempo, las autoridades de inmigración anunciaron una nueva ruta legal para hasta 24,000 migrantes venezolanos que pueden vivir y trabajar en los Estados Unidos

“Es nuestra responsabilidad construir vías seguras, legales y humanas que les generen oportunidades para que no tengan que acogerse a las medidas más desesperadas y peligrosas que conlleva el peligroso viaje”, dijo en rueda de prensa el secretario de Seguridad Interior, Alejandro Mayorkas. conferencia con su homólogo mexicano la semana pasada.

Pero el nuevo acuerdo aceptará un número relativamente pequeño de migrantes venezolanos, en comparación con los más de 150.000 que cruzaron la frontera entre Estados Unidos y México el año pasado.

Los inmigrantes también tendrán que pasar requisitos estrictos para calificar. Deben aplicar desde el exterior; todos los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera de los Estados Unidos están descalificados. También necesitan un patrocinador financiero en los Estados Unidos que pueda apoyarlos.

Milagros Pineda, Víctor Villegas, Daniel Villegas y Leiver Villegas representan un retrato fuera de su vivienda temporal en Brooklyn.

/ José A. Alvarado Jr. para NPR

/

José A. Alvarado Jr. para NPR

Milagros Pineda, Víctor Villegas, Daniel Villegas y Leiver Villegas representan un retrato fuera de su vivienda temporal en Brooklyn.

Encontrar trabajo en Estados Unidos es más difícil de lo esperado

El nuevo programa de la administración Biden no existía cuando Villegas y Pineda se iban de Venezuela, pero probablemente no habrían calificado de todos modos.

Sin embargo, la pareja lo pasó muy bien en Nueva York. A principios de este mes, se reunieron con sus hijos, de 20 y 21 años, que habían estado viviendo en Perú durante los últimos años. También cruzaron el Río Grande y tomaron un autobús para llegar a sus padres en Nueva York. Ahora están todos juntos en el mismo hotel que sirve como refugio para personas sin hogar, donde se sienten más seguros. NPR se reunió con ellos cerca en un parque para hablar.

«Tenemos un horno de microondas, un refrigerador pequeño y un televisor», dijo con orgullo Pineda en español.

“Podemos elegir los canales, pero no entendemos”, bromea Daniel, de 20 años, que solo habla español.

Villegas y Pineda sueñan con algún día tener un trabajo como los que dejaron en Valencia, Venezuela, a unas dos horas al oeste de Caracas. Villegas era un entrenador de fútbol. Era dueño de una pequeña academia de fútbol, ​​pero cerró en 2016 porque los padres no podían pagar las cuotas mensuales. También era dueño de una tienda de conveniencia en una estación de autobuses y Pineda cocinaba en un restaurante.

“No estamos aquí para convertirnos en una carga, para depender del gobierno”, dijo Pineda. «Estamos aquí simplemente para trabajar duro».

Pero la pareja dice que es más difícil de lo esperado encontrar trabajo.

“Queremos trabajar, pero sin documentos no podemos”, dijo Villegas.

Se están adaptando a una nueva cultura ya un nuevo idioma. Y todos los que conocen en los EE. UU. son recién llegados, como ellos.

«No puedo ayudarlos y ellos no pueden ayudarnos», dijo Villegas. “Solo podemos compartir, comparar las experiencias que estamos viviendo”.

Derechos de autor 2022 NPR. Para obtener más información, visite https://www.npr.org.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.