Estados Unidos intenta “golpe suave” en Cuba – Workers World

Por Rosa Miriam Elizalde

De Resumen Inglés

10 de diciembre – Las invasiones reciben mala prensa: esos primeros planos de botas extranjeras marchando en una playa o barrio como El Chorrillo en Panamá en 1989, donde aún se desconoce el número total de personas asesinadas por las tropas estadounidenses. Después de más de un siglo de implacable experiencia, las intervenciones militares estadounidenses en América Latina han caído en descrédito, han perdido su atractivo y han pasado de moda. Ahora prefieren usar trazos suaves.

Pie de foto: Jóvenes cubanos denuncian una campaña mediática contra la isla como parte de un plan de golpe suave financiado por Estados Unidos el 30 de noviembre. Crédito: Alejandro Azcuy Dominguez

El golpe suave consiste en adornar a una minoría para que parezca una mayoría, difundir sus quejas, provocar polémica y enfrentamiento, y desgastar a la mayoría real que dirige el gobierno hasta que pueda ser derrocado por una farsa: una judicial en Honduras. parlamentarios en Brasil, o electorales en Bolivia, o forzando una intervención extranjera, como lo están intentando en Venezuela, y como algunos sueñan hacer en Cuba.

El golpe suave es más complicado que los golpes que se llevaron a cabo a través de las invasiones de los marines, pero, en contraste con eso, tiene un color local moderno, con arquetipos de dictadores malvados como los malos, un montón de buenos con “lucha por la libertad. “estereotipos, para que parezca una versión reeditada de una película épica y, con narrativas falsas de heroísmo cívico, y con todas ellas, buenas y malas, interpretadas por actores en una película de acción de grado Z para interpretar a esos grandes herramientas de dominio: medios corporativos y plataformas de redes sociales.

READ  ¿Te irás por la mañana? El querido invitado de hoy aparece en "¿Quién es la máscara?"

Pues esto es lo que ha vivido Cuba en estos días. Los falsos artistas se han atrincherado en una casa del barrio San Isidro de La Habana Vieja, en un contexto en el que muchas cosas se han confundido: legítimas necesidades de diálogo con autoridades culturales, confusión, oportunismo político, pandemia y tensiones económicas agravadas por todo un panorama de medidas impuestas por el régimen de Trump: interrupción de remesas, bloqueo de barcos que transportan combustible, sanciones financieras. …

En pocas horas se desactivó el funcionamiento de los “artistas” sin que nadie sufriera ni un rasguño. Pero desde este punto de partida, vimos otra réplica de una vieja película: el encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos en La Habana usando su automóvil personal para transportar a estos “artistas”, mientras funcionarios de El Departamento de Estado de alto nivel llama a estos empleados locales del aparato de golpe suave sus colegas. Algunas de las personas involucradas han mostrado su simpatía por Donald Trump, a quien proclaman su presidente, y al recibir financiamiento estadounidense, fondos del gobierno federal destinados a “promover la democracia”.

Como lo documentó la investigadora Tracy Eaton, el gobierno de Estados Unidos ha gastado entre $ 20 y $ 45 millones anuales desde 1996, cuando recibió un cheque en blanco, en apoyo financiero para grupos locales y observadores internacionales con el su objetivo es instituir un “cambio de régimen en Cuba” en virtud del artículo 109 de la Ley Helms-Burton.

Con este medio se han destinado más de 500 millones de dólares a estas operaciones, aunque esta no es la única forma de este dinero, ni la más común para fomentar la “disidencia” en Cuba, nadie sabe con certeza cuánto reciben estas operaciones. de encubierto, ni el monto total que se envió a San Isidro por este intento de arrojar una cerilla encendida en la pólvora.

READ  Belinda y Christian Nodal comparten su amor con el amoroso VIDEO

Una buena parte del cambio también se destina a un grupo de plataformas de medios en línea creadas por el gobierno de Estados Unidos para “desinformar” los asuntos cubanos. Cientos de publicaciones de Internet han aparecido en Florida desde 2017 con “Cuba” como parte de sus nombres en línea. El objetivo es agregar peso y volumen a la información tóxica sobre Cuba, reorganizando la misma agenda para diferentes audiencias y representando los puntos de vista estadounidenses como si vinieran de los propios cubanos.

Esto difiere de otros períodos de la llamada Guerra de Cuarta Generación o Guerra No Convencional en que los nuevos laboratorios de Golpe Suave operan simultáneamente en los reinos físico, psicológico, perceptivo y virtual, de modo que después de que la confusión se ha asentado, solo queda una tierra cultural quemada. .

USAID llama a la melodía

The Guardian entrevistó recientemente a un corresponsal de uno de esos medios digitales de Florida, que había recibido una subvención de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) de 410.710 dólares. El reportero de ADN Cuba dijo a The Guardian, un periódico británico, que las medidas tomadas el mes pasado por la Casa Blanca para prohibir a familiares en Estados Unidos enviar remesas a cubanos son “perfectas”, porque la mayoría el dinero termina en el tesoro del estado – una mentira impactante [ADN is a Florida-based counterrevolutionary news agency.]

“Si hubiera estado en Estados Unidos, hubiera votado por Trump”, agregó este “reportero imparcial”, que lleva semanas avivando el incendio de San Isidro, al igual que muchos otros. No es como invadir un país, pero sigue siendo un intento flagrante de disfrazar a una minoría violenta como una mayoría que busca la libertad.

READ  Cómo mantener viva la tradición de ver películas en Navidad

En medio de todo esto, la realidad de lo que realmente está sucediendo en términos verdaderamente culturales en Cuba se ha ocultado al público mundial pobre y desinformado. En este momento, más de 1.800 películas y más de 800 guiones se han inscrito en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana. Preparamos este festival anual, que está destinado a mantener viva la cultura sin permitir que los efectos del golpe suave resuenen más allá de la densa masa de desinformación.

“El odio es una larga espera”, dijo el escritor franco-caribeño-africano René Maran. Y también, casi siempre, un gran fracaso.

Fuente: La Jornada, México y Cubadebate; traducido: resumen latinoamericano, oficina norteamericana; editado por: Workers World.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *