EXPLICACIÓN-¿Qué podría pasar en el cuarto mandato del líder nicaragüense Ortega?

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ganó un cuarto mandato consecutivo en una elección presidencial muy considerada amañada, extendiendo su carrera como el gobernante con más años de servicio en las Américas hasta enero de 2027 después de una ofensiva contra la disidencia.

A continuación se muestran algunos escenarios posibles de lo que podría suceder a continuación: AUMENTAR LA PRESIÓN INTERNACIONAL

Funcionarios estadounidenses dijeron a Reuters que están trabajando con socios internacionales en nuevas sanciones que podrían aplicarse al gobierno de Ortega después de las elecciones, y la Cámara de Representantes de Estados Unidos votó abrumadoramente el miércoles a favor de una legislación que tome medidas enérgicas contra Nicaragua. La administración del presidente estadounidense Joe Biden también está revisando la participación de Nicaragua en un Tratado de Libre Comercio de Centroamérica (CAFTA-DR) que otorga trato preferencial a las exportaciones a Estados Unidos, su principal socio comercial. Washington ya ha detenido los esfuerzos para mejorar las capacidades de exportación de Nicaragua, que se consideran beneficiosas para el gobierno.

Ortega, de 75 años, dijo que no cederá ante las sanciones y muchos analistas se muestran escépticos sobre su impacto: las sanciones han hecho poco para lograr cambios en Cuba y Venezuela. «Si continúan llegando de manera desorganizada, sin metas claramente definidas, no tendrán el efecto deseado de generar algún tipo de cambio», dijo Tiziano Breda, analista del think tank International Crisis Group.

Algunos analistas argumentan que las sanciones podrían constituir un chivo expiatorio al que Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, pueden culpar por el pobre desempeño económico. Otros especulan que la administración de Managua intentará ganar tiempo liberando a opositores encarcelados que, según sus partidarios, son presos políticos.

READ  Europa en rumbo de colisión con Estados Unidos para las elecciones en Venezuela

Un mayor aislamiento internacional podría eventualmente acercar al gobierno de Ortega a competidores estadounidenses como China y Rusia. ECONOMÍA DÉBIL

Entre 2000 y 2017, el producto interno bruto de Nicaragua creció en un promedio de 3.9% por año, impulsado por las remesas y la inversión extranjera directa. Pero entre el inicio de una crisis política en 2018 que provocó enfrentamientos entre empresarios y administración, hasta 2020 y la pandemia de coronavirus, el PIB se contrajo un 8,8% acumulado. No se espera que el crecimiento en 2021 devuelva la economía a los niveles anteriores a la crisis, según una proyección del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Algunos analistas creen que Ortega y Murillo intentarán reactivar la economía negociando entre bastidores con los principales grupos empresariales. En el corto plazo, Nicaragua debería contar con el apoyo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y del FMI.

Sin embargo, incluso si el diálogo con las empresas da frutos, es probable que el impacto económico sea modesto, según Oscar Rene Vargas, analista político nicaragüense del think-tank CEREN en Managua. AUMENTAR LA MIGRACIÓN

Una mayor represión de la disidencia y la debilidad económica podría estimular una mayor emigración a los Estados Unidos. El número de nicaragüenses detenidos en la frontera sur de Estados Unidos aumentó drásticamente en 2021, de 575 en enero a 13.391 en julio, según datos oficiales.

Un aumento en el número de nicaragüenses que viven en el exterior también ha aumentado las remesas al país centroamericano y podría actuar como una salida para algunas disensiones internas. Entre 2017 y 2020, las transferencias de dinero desde el exterior crecieron acumulativamente un 33% a $ 1.850 millones. Las remesas valen alrededor del 15% del PIB de Nicaragua, uno de los porcentajes más altos de América Latina.

READ  Covid en vivo: el Kremlin pide a la gente que pinche - cómo sucedió | Noticias del mundo

REPRESIÓN Las grandes protestas contra el gobierno de Ortega comenzaron en abril de 2018. Al menos 300 personas murieron en la represión de seguridad que siguió y otras 150 permanecen tras las rejas, según organizaciones de derechos humanos.

Este año, 37 opositores más a Ortega, entre ellos siete candidatos presidenciales, fueron arrestados por presunta conspiración y traición, mientras que el Consejo Supremo Electoral despojó de personería jurídica a tres partidos y el Congreso hizo lo propio con 45 grupos de la sociedad. . Con muchos líderes de la oposición ahora fuera del país, tras las rejas o sujetos a restricciones judiciales, las medidas represivas podrían aliviarse una vez que Ortega obtenga otro mandato, dicen los analistas.

Sin embargo, existe la posibilidad de que la represión se extienda más profundamente a la población civil. Ortega dice que la represión fue necesaria para defender a Nicaragua de opositores inescrupulosos empeñados en derrocarlo con la ayuda de potencias extranjeras.

Un exrebelde marxista que ayudó a derrocar la dictadura de la familia Somoza de derecha en 1979, Ortega cumplió un período como presidente antes de ser derrotado en unas elecciones rotas en 1990. Fue reelegido presidente en 2007 y ha gobernado desde entonces. OPOSICIÓN DÉBIL

El rechazo de las críticas dificultó a la oposición la creación de un frente único. La próxima oportunidad que tiene la oposición de hacer oír su voz será en las elecciones municipales de finales de 2022, asumiendo que el gobierno cumpla con las garantías democráticas mínimas que demanda.

(Esta historia no ha sido editada por el personal de Devdiscourse y se genera automáticamente a partir de un feed sindicado).

READ  Amazon podría ser el salvavidas de Oxxo gracias a esta alianza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *