Exrepresentante de EE.UU. en Miami David Rivera fue arrestado durante una investigación en Venezuela

WASHINGTON (AP) – Un excongresista de Miami que firmó un acuerdo de consultoría de $50 millones con el gobierno socialista de Venezuela fue arrestado el lunes por cargos de lavado de dinero y representación de un gobierno extranjero sin registro.

David Rivera, un republicano que sirvió de 2011 a 2013, fue arrestado en el aeropuerto de Atlanta, dijo Marlene Rodríguez, vocera de la oficina del fiscal federal en Miami. La acusación de ocho cargos alega que él era parte de una conspiración para cabildear en nombre de Venezuela para mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela, resolver una disputa legal sobre una compañía petrolera y poner fin a las sanciones económicas de Estados Unidos contra la nación sudamericana, sin registrarse como agente extranjero.

La acusación cita reuniones en Washington, Nueva York y otros lugares que Rivera describió haber organizado con senadores, congresistas y funcionarios de la Casa Blanca, ninguno de los cuales fue nombrado.

En julio de 2017, por ejemplo, la fiscalía alega que Rivera escribió en mensajes de texto a un senador estadounidense no identificado: «Recuerde, Estados Unidos debería facilitar, no solo apoyar, un acuerdo negociado» y «Sin venganza, reconciliación».

La presión se ha estado acumulando sobre Rivera durante más de dos años después de que se supo que recibió el contrato masivo de una filial estadounidense de la compañía petrolera estatal venezolana cuando el presidente Nicolás Maduro estaba tratando de ganarse el favor de la Casa Blanca en los primeros días de Trump. administración

Interamerican Consulting de Rivera fue demandada en 2020 por PDV USA, una filial de Citgo de propiedad venezolana con sede en Delaware, alegando que el excongresista no trabajó como parte del contrato que firmó en 2017 por tres meses de «consultoría estratégica» con la intención de construir puentes con partes interesadas clave de EE.UU.

READ  Scott Atlas, asesor especial de Donald Trump sobre coronavirus, ha dimitido

En la acusación, los fiscales dicen que Rivera envió un mensaje de texto en octubre de 2017 reconociendo que debería haberse registrado para cabildear por el gobierno venezolano o, de lo contrario, «mi abogado me dijo que actualmente es ilegal… y no lo tocaré con un 50 -poste de pie, pero eso sería un escándalo de proporciones monumentales».

Si bien el contrato de Rivera era con una entidad estadounidense, cualquier trabajo que hiciera en nombre del gobierno de Maduro o de los intereses comerciales venezolanos requería que se registrara como cabildera extranjera.

Rivera, de 57 años, mantuvo su inocencia y reconvino a PDV USA, presunto incumplimiento de contrato y enriquecimiento injustificado por falta de pago de $30 millones, dice que aún se adeuda. Un abogado de Rivera dijo que no había visto la acusación y Rivera no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios por correo electrónico.

El Servicio de Alguaciles de EE. UU. dijo que Rivera fue liberado de la cárcel el lunes por la tarde después de comparecer por primera vez en un tribunal federal en Atlanta.

Alrededor de la época en que se contrató a Rivera, el gobierno de Maduro estaba tratando de cortejar a la administración de Donald Trump, donando $500,000 a su comité inaugural a través de Citgo e inicialmente evitando las críticas abiertas al nuevo presidente de los EE. Kim Jong-un de Corea del Norte.

La ofensiva de encanto finalmente fracasó, ya que Trump reconoció al legislador opositor Juan Guaidó como el líder legítimo de Venezuela en 2019 e impuso severas sanciones petroleras a la nación de la OPEP en un intento por expulsar a Maduro.

READ  Vuelven las colas por gasolina en Venezuela porque las refinerías no pueden producir

Los documentos que surgieron como parte de la demanda pendiente muestran que el trabajo de consultoría de Rivera estuvo estrechamente coordinado con Raúl Gorrín, un magnate de los medios venezolano que fue multado y acusado en Estados Unidos por cargos de lavado de dinero.

La correspondencia presentada como parte de la demanda muestra a Rivera y Gorrín discutiendo la compra de «boletos para conciertos» -una posible palabra clave para sobornos- de funcionarios anónimos e intentando coordinar una reunión entre el canciller venezolano y ejecutivos de la compañía petrolera estadounidense Exxon.

También participó como parte de este esfuerzo el representante republicano Pete Sessions, cuyo antiguo distrito de Dallas fue el hogar de Exxon y que viajó en secreto a Venezuela en 2018. conoce a Maduro.

Parte de los $15 millones en pagos que recibió Rivera como parte del contrato fueron transferidos a dos de sus socios y a una firma de Miami, Interglobal Yacht Management, que según PDV USA se utilizó para pagar el mantenimiento de uno de los superyates de Rivera Gorrín.

Para justificar los grandes pagos, PDV USA supuestamente creó «contratos falsos» retroactivos al 20 de marzo de 2017, el día anterior a la entrada en vigor del acuerdo de consultoría.

El contrato de Rivera tenía todas las características de una farsa, según PDV USA, que desde 2019 ha sido dirigido por directores designados por la oposición respaldada por Estados Unidos.

Según la demanda, el Interamerican de Rivera ganó solo $ 9,500 al año antes de ser elegido, de la nada, por los leales a Maduro sin ninguna diligencia debida. Rivera nunca conoció a nadie de Citgo o PDV USA en persona mientras supuestamente trabajaba en su nombre. En cambio, presentó dos informes sobre el progreso «deficiente e inconsistente» de los siete que debía presentar.

READ  Messi reflexiona sobre el futuro tras el descenso de Argentina en Venezuela - Giornale

“La documentación escrita carece de evidencia de que Interamerican haya realizado alguno de los servicios contratados”, argumenta PDV USA en documentos judiciales. «No hay un solo correo electrónico, una sola presentación de PowerPoint, un solo esquema, un solo memorando, una sola entrada en el calendario o cualquier otra cosa que sugiera que Interamerican alguna vez realizó alguno de los servicios».

Antes de ser elegido para el Congreso, Rivera fue un legislador de Florida de alto rango, sirviendo de 2003 a 2010 en la Cámara. Durante ese tiempo compartió una casa en Tallahassee con el actual Senador de los Estados Unidos, Marco Rubio, quien finalmente se convirtió en Presidente de la Cámara de Florida.

Rivera ha estado involucrado en varias controversias relacionadas con las elecciones, incluida la orquestación del financiamiento furtivo de un candidato demócrata desconocido para enfrentar a su principal rival en una carrera por el Congreso en el sur de Florida y una investigación estatal sobre si retuvo un contrato de $1 millón con una compañía de apuestas. Esa investigación también involucró un posible mal uso de los fondos de la campaña para pagar los activos de la Casa del Estado ya reembolsados ​​por el estado.

___

Spencer informó desde Fort Lauderdale, Florida. El reportero de Associated Press Curt Anderson contribuyó desde St. Petersburg, Florida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *