Futbolistas venezolanas luchan por un tiro en la Copa Libertadores femenina

CARACAS: Iraia Arrue persigue un balón por la cancha de fútbol hasta que lo pierde cerca de la línea de meta en medio de los gritos de las gradas y de su propio equipo, corriendo durante 90 minutos bajo el sol venezolano en un polideportivo del oriente de Caracas.

El equipo de Arrue, Deportivo Petare, está compitiendo por un lugar en el torneo femenino de la Conmebol Libertadores en marzo para representar a Venezuela, donde el fútbol históricamente ha tenido problemas para atraer multitudes.

El empate 1-1 del Deportivo Petare la semana pasada contra el Atlético Sport Club no estuvo cerca de la clasificación, pero Arrue dice que no hay nada más emocionante que la oportunidad de jugar contra los clubes sudamericanos más famosos.

“La emoción de jugar, por ejemplo, contra Boca Junior, contra Corinthians, de Brasil, sería increíble”, dijo Arrue, delantero, en el polideportivo Fray Luis de León en el oriente de Caracas.

El fútbol ha ganado atención durante las últimas dos décadas en Venezuela, tradicionalmente dominado por el béisbol.

El equipo femenino de Vinotinto ganó una medalla de plata en el Campeonato Sudamericano de 2015 y la delantera Deyna Castellanos en 2020 se unió al Atlético de Madrid, mostrando el potencial de los futbolistas venezolanos.

Arrue, que juega en la liga amateur venezolana, sueña con alcanzar el nivel profesional con grandes equipos europeos como el Olympique en Lyon, Francia.

La liga amateur fue creada en 2004 y agrupa a alrededor de 30 equipos y alrededor de 800 jugadores, según la Federación Venezolana de Fútbol. El Deportivo Petare fue fundado originalmente en 1948 por inmigrantes italianos.

READ  El joven dos Santos con altas posibilidades de reaparecer en cuartos de final

Los jugadores que viven en Caracas tienen un acceso relativamente fácil al campo de prácticas en el exclusivo barrio de La Trinidad.

Otros viven en comunidades dormitorio que requieren viajes agotadores en autobuses destartalados que a menudo están fuera de servicio por falta de repuestos o combustible.

Yodanyelis Palacios, un mediocampista alto de 19 años, recuerda pasar 10 horas diarias en transporte público para viajar 57 kilómetros (35 millas) desde el suburbio de Charallave a Caracas para entrenar.

“Si sumamos dos horas de formación, ya estamos hablando de 12 horas, más estudios”, dijo Palacios. “Ya es (tanto) agotamiento físico que empiezas a pensar que es imposible, pero no fue imposible”.

Palacios sueña ahora con “ser una jugadora internacional, ser una jugadora de élite (… en los) Estados Unidos, España” con ligas femeninas poderosas.

“Se sabe que hay mucho más talento en Venezuela”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *