Gerardo Rosales presenta el primer Moody Project Wall

Gas Fuad / Trilladora

Por Moses Glickman 21/11 23:23

The Moody Project Wall, una nueva iniciativa que reserva un gran muro interno en el Moody Center for the Arts para muralistas, recientemente dio la bienvenida a su primer inquilino: «¡Mundo Desplazado!» del artista de Houston Gerardo Rosales, un mural original diseñado para llamar la atención sobre la lucha de los venezolanos desplazados por la actual crisis económica del país.

El mural se inauguró el 15 de octubre, último día del Mes de la Herencia Hispana. El evento contó con un trío musical venezolano, un camión de comida y una estación de dibujo, donde los niños colorearon los contornos de hormigas, humanos con cabezas de mariposa y otros motivos característicos de Rosales. El evento contó con una participación considerable de la comunidad de Houston, que Frauke Josenhans, curador del Moody Center, atribuyó en parte al entusiasmo de las exposiciones pasadas del artista en el Lawndale Art Center, el Museo del Holocausto y las galerías de la zona.

Rosales, seleccionado en parte por su formación como educador, diseñó el trabajo junto con un equipo de estudiantes voluntarios y está realizando talleres a lo largo del semestre sobre la sombra del colonialismo y las dificultades del desplazamiento económico. En el mural, estos temas de represión y exilio se interpretan a través del lente de la fe indígena venezolana de María Lionza.



Según Rosales, la fe de María Lionza fue ridiculizada como satánica por los primeros misioneros católicos; conducida en su mayor parte a la clandestinidad durante siglos, encontró una expresión velada en el catolicismo venezolano, donde María fue llamada Santa Maria dell’Oncia. En esos siglos, la fe evolucionó incorporando creencias católicas y africanas. María fue identificada como santa campeona de los oprimidos y exiliados. Faith creció espectacularmente. En 2011, un antropólogo estimó que 60 por ciento algunos venezolanos habían participado al menos una vez en su vida en los ritos de María Lionza, y el monte Sorte, con el que se identifican, se ha convertido en un lugar de peregrinaje.

«No hay versión [of María Lionza’s story]»Dijo Rosales.» Hay muchas historias. Una de las historias principales es que ella era una bella princesa de ojos verdes, lo cual era inusual para su tribu … la tribu pensó que tenía que ser sacrificada. Su padre decidió esconderla. en una fortaleza, con 20 guerreros fuertes manteniéndola a salvo. Pero, un día, ella se escapó y llegó a una laguna … y una serpiente enorme, una anaconda, vino y se la comió «.

En el mural, esa serpiente se cierne sobre María, arriba. Fue una adición posterior, según Josenhans.

«Cuando le das a un artista una pared enorme, quieren llenarla», dijo Josenhans.

Aunque sus ojos miran a María con palpable hambre, su expresión es de neutralidad, incluso de inocencia. La serpiente es un peligro sin malicia, como la boca de un pozo abierto.

«Le rezó a la naturaleza, una montaña, y luego la naturaleza hizo estallar a la serpiente», dijo Rosales. “Luego se convirtió en la montaña; se fusionó con la montaña y se convirtió en el protector de los animales, la flora y la fauna del país y también de las personas ”.

Como muestra de su identificación con la fauna venezolana, a menudo se la representa montando un tapir, un gran animal de nariz trompa originario de América del Sur. En el retrato de Rosales, María es una con su tapir; la parte de atrás de su cabeza se desvanece en su bulto vuelto hacia arriba. Una mirada a la pared por un momento muestra cuánto ama Rosales a los seres sincréticos. El retrato está lleno de humanos con cabeza de mariposa, una referencia al insulto anti-gay más común que enfrentó al crecer en Venezuela: mariposa, o, traducido al inglés, mariposa. Los humanos con cabeza de mosca y de hormiga también aparecen en las esquinas de la pared. De hecho, las hormigas están por todas partes. Rosales los utiliza como un doble símbolo, identificándolos con el malestar y la injusticia, pero también con la belleza e inmensidad de la naturaleza.

La amplia gama de temas tratados se debe en parte a la comodidad de Rosales con la multiplicidad.

“A veces empiezo a trabajar con ideas, con dibujos”, dijo Rosales. «Entonces empiezo a pelar la cebolla de mis dibujos y encontrar el significado».

Además de la publicidad a través de sus listas de correo, Moody Center se puso en contacto con la Asociación Hispana de Enriquecimiento Cultural de Rice y la Oficina de Estudiantes y Académicos Internacionales para reclutar estudiantes voluntarios. Se unieron un total de siete estudiantes. Se reunieron con Rosales el sábado, pintando y discutiendo durante horas, un proceso que dejó a Rosales satisfecho.

«Están comprometidos», dijo Rosales. «Entramos con el mismo nivel de comprensión».

A veces, el personal de Moody Center e incluso los transeúntes se unieron. Josenhans dijo que a la luz de este éxito de reclutamiento, Moody Center continuará contactando a los clubes de estudiantes relevantes para futuras instalaciones de paredes en el proyecto.


READ  Perú combate el COVID-19, pero las muertes y el contagio se mantienen en los niveles más altos de la región, Perú

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *