Grupo francés se sumerge en la cueva durante seis semanas para estudiar los efectos del aislamiento

Desde el domingo por la noche, 15 hombres y mujeres han vivido en la vasta cueva de Lombrives en Francia.

Tarascon-sur-Ariege, Francia:

Un año después de que Francia entrara en territorio inexplorado con su primer bloqueo por coronavirus, un pequeño grupo de voluntarios se embarcó en un confinamiento más extremo: casi seis semanas bajo tierra, sin noción de tiempo, para estudiar los efectos del aislamiento agudo.

Desde el domingo por la noche, 15 hombres y mujeres han estado viviendo en la vasta cueva de Lombrives en los Pirineos al sur de Toulouse para un experimento llamado “Deep Time”, dirigido por el explorador franco-suizo Christian Clot.

Durante 40 días, su hogar es un complejo cavernoso bajo la superficie de la tierra, desprovisto de teléfonos, relojes o luz natural. Pero tienen sus propias cortinas para un mínimo de privacidad.

“Se han habilitado tres espacios habitables separados: uno para dormir, otro para vivir y otro para realizar estudios topográficos, especialmente de fauna y flora”, dijo Clot a periodistas unas horas antes de ingresar a la cueva.

El principal objeto de estudio, sin embargo, serán los siete hombres y siete mujeres, de entre 27 y 50 años, así como Clot, que deberán adaptarse a una temperatura constante de 12 grados centígrados (54 Fahrenheit) y un 95 por ciento de humedad.

Han sido equipados con sensores para permitir el monitoreo de una docena de científicos que esperan aprender cómo responden los humanos sin los habituales marcos de espacio-tiempo.

“Este experimento es el primero de su tipo”, dijo Etienne Koechlin, director del departamento de neurociencia cognitiva de la Ecole Normale Superieur de París, que forma parte del equipo de seguimiento.

READ  Vídeo. Capturan el rescate de una niña en su unicornio inflable frente a las costas de Grecia

“Hasta ahora, este tipo de misiones tenían como objetivo estudiar los ritmos fisiológicos del cuerpo, pero nunca el impacto de este tipo de desconexión temporal en las funciones cognitivas y emocionales de un ser humano”, dijo.

‘No es fácil’

Los voluntarios, que no reciben ninguna compensación, proceden de toda Francia e incluyen un joyero, un anestesista, un guardia de seguridad y un campanario.

Se han cargado cuatro toneladas de suministros y otros equipos en la cueva para que el grupo pueda vivir con total autonomía: el agua vendrá de un pozo en el sitio y un generador de bicicleta proporcionará electricidad.

La mayor parte de la financiación del proyecto de 1,2 millones de euros (1,4 millones de dólares) provino del Instituto de Adaptación Humana en Clot, con la ayuda de algunas asociaciones públicas y privadas.

Arnaud Burel, biólogo de 29 años, dijo que se apuntó “para vivir esta vida alejada del tiempo, algo que es imposible hacer afuera con nuestras computadoras y teléfonos celulares que constantemente nos recuerdan nuestros compromisos y compromisos”.

“Cuarenta días en tu vida, es solo una gota en el océano, ¿no es así?” Él dijo.

Sin embargo, admitió que estar encerrado con un grupo pequeño podría resultar difícil.

“No es fácil vivir con 14 personas que no conoces, en un espacio cerrado; la comunicación será la clave”, predijo.

Afortunadamente, los voluntarios pueden irse en cualquier momento si la experiencia resulta demasiado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *