Juegos Olímpicos de Tokio: falta bilis, pero nacen nuevas estrellas

Qatar Mutaz Essa Barshim suma el oro olímpico a su lista de reconocimientos y convence a los organizadores de compartirlo con su amigo y rival, Gianmarco Tamberi


Reuters

|

Tokio

|
Publicado 02.08.21, 01:02 AM


Qatar Mutaz Essa Barshim agregó una medalla de oro olímpica a su lista de elogios en el salto de altura masculino en Tokio el domingo y convenció a los organizadores de compartirla con su amigo y rival, el italiano Gianmarco Tamberi.

Tanto Barshim, de 30 años, como Tamberi, de 29 años, finalizaron con saltos de 2,37 metros y no fallaron hasta que intentaron superar los 2,39 metros.

Después de tres fracasos cada uno a esa altura, un oficial olímpico, quien primero les ofreció un desempate para decidir el ganador.

“¿Podemos tener dos oros?”, Le preguntó Barshim.

El oficial asintió y los dos atletas se dieron la mano y gritaron de alegría.

“Lo miro, él me mira y lo sabemos. Simplemente nos miramos y sabemos que eso es todo, eso es todo. No es necesario “, dijo Barshim.

“Es uno de mis mejores amigos, no solo en la pista, sino también fuera. Vamos a trabajar juntos. Este es un sueño hecho realidad. Es el verdadero espíritu, el espíritu deportivo, y estamos aquí para transmitir este mensaje “.

También fue una situación ganadora para el italiano, que se rompió el tobillo días antes de los Juegos de Río en 2016.

La venezolana Yulimar Rojas, quien batió el récord mundial en la final de triple salto femenino, en acción el domingo.

Récord mundial

La venezolana Yulimar Rojas saltó el domingo 15,67 metros para romper el récord mundial en triple salto femenino con su último intento, habiendo logrado ya la medalla de oro. El récord anterior de 15,50 millones lo estableció la ucraniana Inessa Kravets en 1995 en Suecia.

READ  Leo Fernández aceptaría con gusto dejar de jugar en Diente López

“Lo estaba buscando, sabía que teníamos esa distancia en las piernas para conseguirlo hoy. Estaba fallando un poco en el aspecto técnico, pero el último salto fue darlo todo, y eso fue todo ”, dijo.

La victoria convirtió a Rojas Venezuela en la primera campeona olímpica femenina.

Sexto de Whitlock

El británico Max Whitlock retuvo su título de caballo manejado para asegurar su tercer oro y su sexta medalla olímpica, mientras que el israelí Artem Dolgopyat, la brasileña Rebeca Andrade y la belga Nina Derwael se llevaron el oro primero para sus países.

En un día de sorpresas en el Centro de Gimnasia Ariake, Dolgopyat, dos veces medallista de plata mundial en la cancha, fue felicitado por su Primer Ministro después de pasar el oro por un pelo para llevarse el primer título olímpico de su país desde 2004 y solo el segundo en la historia. .

Andrade aprovechó la ausencia de la estadounidense Simone Biles para ganar la bóveda, convirtiéndose en la primera campeona olímpica femenina de gimnasia en Brasil.

Nina Derwael replicó esa hazaña en nombre de Bélgica a los paralelos asimétricos.

Dolgopyat anotó 14,933, lo mismo que el español Rayderley Zapata. Pero el israelí ocupó el primer lugar en el podio porque su rutina de cuerpo libre tenía un mayor grado de dificultad. “Cómo esperábamos ver izar la bandera israelí”, tuiteó el primer ministro Naftali Bennett, quien luego llamó al joven de 24 años.

Mejor Zverev

El número 5 del mundo, Alexander Zverev, ganó el título más grande de su carrera cuando derrotó al ruso Karen Khachanov por 6-3, 6-1 para ganar la medalla de oro en individuales masculinos.

READ  Cuba interrumpe entrenamiento preolímpico del equipo de béisbol - Prensa Latina

El jugador de 24 años estaba en gran forma cuando derrotó a Khachanov en 79 minutos para convertirse en el primer alemán, y el segundo alemán después de Steffi Graf, en ganar el oro olímpico en tenis individual. Zverev había derrotado al número 1 del mundo Novak Djokovic en las semifinales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *