Juez federal de EEUU condena a 15 años de prisión a exenfermera de Hugo Chávez

Juez federal de EEUU condena a 15 años de prisión a exenfermera de Hugo Chávez

Un juez federal en Miami condenó el miércoles a la exenfermera del difunto presidente venezolano Hugo Chávez a 15 años de prisión por aceptar sobornos de un magnate multimillonario de los medios para dar luz verde a lucrativas transacciones monetarias cuando era tesorera nacional de Venezuela.

Claudia Díaz y su esposo, Adrián Velásquez, fueron declarados culpables en diciembre por un jurado de cinco de los seis cargos detallados en una acusación de 2020 que los acusa de recibir millones de dólares en sobornos. Velásquez también fue sentenciado el miércoles a 15 años.

El Departamento de Justicia de EE. UU. ha estado investigando agresivamente la corrupción en el gobierno socialista de Venezuela, aprovechando la posición única de EE. UU. como destino favorito hasta hace poco tiempo para que los infiltrados oculten sus ganancias ilícitas.

Pero Díaz fue el primer ex alto funcionario en pelear los cargos. La larga sentencia impuesta tanto a ella como a su esposo, «la más dura jamás dictada contra los llamados cleptócratas venezolanos», refleja su decisión de rechazar un acuerdo de culpabilidad ofrecido por el gobierno como es habitual en los casos penales.

«Estoy de acuerdo con el gobierno en que los acusados ​​han cambiado drásticamente sus vidas» de una existencia de clase media a una con más jets y yates, dijo el juez William Dimitrouleas mientras Díaz y Velásquez escuchaban en completo silencio. «Ganaron mucho dinero».

La pareja también debe entregar $136 millones en efectivo y activos, lo que representa su ganancia de la conspiración de lavado de dinero. Los abogados de la pareja dijeron que planean apelar.

READ  Italia convoca a tres nuevos jugadores para los amistosos contra Venezuela y Ecuador

El juez Dimitrouleas rechazó las solicitudes de los fiscales de mantenerla encerrada durante más de 23 años, posiblemente convencido por una apelación de última hora de los dos hijos menores de la pareja. En la víspera de la sentencia, el hijo de 14 años de la pareja presentó una carta al tribunal describiendo cómo sus padres fueron secuestrados y extraditados de España, donde había vivido la familia, y su esperanza de no crecer sin uno de sus padres.

“Mis padres fueron enviados a Florida, EE. UU., tan rápido que sentí que los habían tomado como rehenes”, escribió David Velásquez Díaz en una carta al juez Dimitrouleas en nombre de él y su hermano menor.

Según la acusación, Díaz y Velásquez recibieron pagos de compañías controladas por su coacusado, el fugitivo magnate de los medios venezolanos Raúl Gorrín, a cuentas en Miami supuestamente utilizadas para pagar el estilo de vida lujoso e inexplicable de la pareja.

El caso del gobierno se basó en gran medida en el testimonio de uno de los predecesores de Díaz como tesorero, Alejandro Andrade, quien subió al banquillo de los testigos para testificar que el esquema de sobornos que urdió con Gorrín continuó bajo Díaz.

Al igual que Díaz, Andrade, un ex oficial de seguridad presidencial, usó una conexión personal con Chávez para ascender en las filas del ejército y el estado venezolano, amasando una gran fortuna casi de la noche a la mañana.

En 2021, fue liberado de prisión después de cumplir menos de la mitad de una sentencia de 10 años por su papel en un plan masivo para malversar millones de las arcas del estado. Como parte de su acuerdo con la fiscalía, perdió más de $260 millones en efectivo y activos, incluida una mansión frente al mar en Palm Beach, vehículos de lujo, caballos de salto y varios relojes Rolex y Hublot.

READ  Regreso a Venezuela después de años de exilio: 'Es un país diferente' | Internacional

El juicio tuvo lugar cuando las relaciones normalmente hostiles entre Estados Unidos y Venezuela están comenzando a relajarse después de que la política de la era Trump de «máxima presión» para destituir al presidente Nicolás Maduro se estancó.

La administración Biden recientemente alivió las aplastantes sanciones petroleras contra la nación de la OPEP, lo que permitió a la compañía petrolera estadounidense Chevron reanudar la producción por primera vez en más de tres años para apuntalar las negociaciones incipientes con la oposición.

Pero las investigaciones criminales en curso contra personas internas venezolanas siguen bajo un escrutinio minucioso en el sur de la Florida, hogar de millones de venezolanos, cubanos y nicaragüenses que huyen del gobierno de izquierda en sus países de origen.

(Descargo de responsabilidad: esta historia se genera automáticamente a partir de un feed sindicado; solo la imagen y el título pueden haber sido obtenidos de www.republicworld.com)


Publicado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *