La bailarina venezolana reinventa el entrenamiento en cuarentena

La bailarina venezolana Carolina Wolf ha tenido que reinventar sus rutinas diarias de ejercicio para mantenerse en forma, ya que la nueva pandemia de coronavirus ha bloqueado su compañía frente a su teatro en Caracas.

Encerrada en casa en cuarentena, una biblioteca se ha convertido en su barra de entrenamiento.

Sus dos gatos de aspecto curioso reemplazan a una audiencia que alguna vez estuvo llena de cientos de personas.

Después de los videos de entrenamiento en Youtube, intenta seguir entrenando en su sala de estar en un piso de concreto.

Wolf, de 42 años, dijo que se niega a permitir que la pandemia le impida estar lista para la reapertura de la Compañía de Ballet Teresa Carreño, cuando llegue ese día.

“Para un bailarín, solo descansas un fin de semana y cuando llega el lunes tu cuerpo se siente fuera de lugar”, dijo. “Imagínese dejar ir después de todo este tiempo”.

El Teatro Teresa Carreño de Caracas, uno de los más grandes y modernos de América Latina, cerró sus puertas en marzo, casi al mismo tiempo que el resto de Venezuela fue bloqueado para detener la propagación del coronavirus.

La mayoría de los venezolanos tienen pocas esperanzas de que la vida vuelva pronto a la normalidad en toda la nación sudamericana, o dentro de los escenarios y salas de ensayo de la compañía de danza donde han dedicado su vida a la danza.

Wolf dijo que después del shock inicial de ser bloqueada repentinamente por el teatro, comenzó a pensar en cómo improvisar una rutina en casa de la mejor manera posible.

READ  Partidos de hoy: Pachuca vs Toluca: Resumen y resultado de la jornada 12 de Liga MX

No es posible reemplazar los pisos de madera del teatro que lo protegen de lesiones en el aterrizaje por realizar un salto.

Por ahora, sin embargo, Carolina Wolf sumerge sus zapatillas de ballet en el agua para que sus pies no resbalen en el piso de baldosas, un truco que aprendió de su madre, una bailarina jubilada del Ballet Nacional de Venezuela, y continúa entrenando. apoyado contra la vitrina de madera del libro, sin saber cuándo volverán los ensayos al teatro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *