La enfermedad de Trump no ha logrado cambiar las opiniones conservadoras sobre la gravedad del COVID-19, según un estudio

La enfermedad de Trump no ha logrado cambiar las opiniones conservadoras sobre la gravedad del COVID-19, según un estudio

Una nueva investigación proporciona evidencia de que cuando el entonces presidente Donald Trump enfermó de COVID-19, era más probable que los conservadores aceptaran que el virus era real. Sin embargo, la infección y la posterior hospitalización no han cambiado las opiniones conservadoras sobre cuán peligroso es el virus. Los resultados han sido publicados en Sociedad Real de Ciencias Abiertas.

Durante tiempos inciertos y que cambian rápidamente, puede surgir información contradictoria, lo que lleva a una disminución de la confianza y la creencia de las personas en la necesidad y eficacia de las pautas y los comportamientos recomendados. Esto puede empeorar un brote al reducir la capacidad de las personas para tomar medidas de protección.

Investigaciones anteriores han demostrado que el escepticismo sobre la existencia y la gravedad del SARS-CoV-2 está asociado con un menor cumplimiento de los comportamientos preventivos de COVID-19 y una menor percepción de riesgo.

Según los autores del nuevo estudio, una poderosa heurística que influye en las percepciones de riesgo y las creencias relacionadas con COVID-19 es el uso de ejemplos, que son historias de casos individuales que simplifican ideas complejas.

Investigaciones anteriores han demostrado que la exposición a individuos ejemplares puede crear conciencia, promover la comunicación relacionada con la salud, el compromiso con la prevención y el tratamiento, y reducir la estigmatización de la enfermedad. Los especímenes también pueden amplificar las percepciones de susceptibilidad personal y la gravedad de un peligro.

Las figuras públicas que aparecen en las noticias sirven como modelos a seguir y pueden influir en las percepciones de las personas sobre el riesgo de COVID-19. La heurística de disponibilidad, que se refiere a las personas que califican la probabilidad de eventos en función de la facilidad con la que se les ocurren instancias relevantes, y la heurística de representatividad, que implica estimar la probabilidad de un evento comparándolo con un prototipo existente en mente, contribuyen a esta influencia. .

Cierta evidencia inicial apoya esta hipótesis. Un estudio anterior encontró que la exposición a las noticias de la celebridad Tom Hanks, a quien se le diagnosticó COVID-19, provocó cambios de actitud entre los participantes, aumentando su percepción de la gravedad de la situación y el riesgo personal que representa la enfermedad.

READ  Magnífico ojo de la serpiente capturado por Hubble

En el nuevo estudio, los investigadores se centraron en el caso de Donald Trump, quien dio positivo por SARS-CoV-2 y posteriormente fue hospitalizado con síntomas de COVID-19 durante su presidencia. Este evento brindó la oportunidad de investigar la relación entre un ejemplo destacado (Trump) y las actitudes y percepciones públicas sobre el COVID-19.

En dos estudios, los investigadores recopilaron datos de encuestas antes y después del anuncio de hospitalización de Trump para comparar los cambios en la percepción del riesgo y las creencias falsas.

En el Estudio 1, los investigadores intentaron investigar la asociación entre el diagnóstico de COVID-19 del presidente Trump y las percepciones de riesgo entre los residentes de EE. UU. Recopilaron datos a través de dos oleadas de encuestas realizadas antes y después del anuncio del diagnóstico de Trump. La muestra consistió en 909 participantes del Relevamiento 1 y 447 participantes del Relevamiento 2, con un tamaño de muestra total de 1356 participantes.

Los participantes completaron un índice de percepción de riesgo de COVID-19 de seis elementos que midió las dimensiones cognitiva, afectiva y espaciotemporal de la percepción del riesgo. La encuesta también incluyó variables sociodemográficas como género, edad, orientación política declarada y nivel educativo.

La orientación política surgió como un predictor significativo de la percepción del riesgo. Los participantes que se identificaron como más derechistas en el espectro político tendían a tener percepciones de riesgo más bajas. Los participantes de mayor edad, los participantes con un alto nivel educativo y las mujeres, en promedio, expresaron percepciones de mayor riesgo.

Pero los resultados mostraron que, después de controlar la orientación política y los factores sociodemográficos, no hubo una asociación significativa entre el aumento (pre-anuncio vs post-anuncio) y las percepciones de riesgo. Esto significa que el diagnóstico de Trump no tuvo un impacto significativo en las percepciones de riesgo entre los participantes. Además, no hubo una interacción significativa entre la ola y la orientación política.

READ  SpaceX tiene la intención de terminar con la brecha más larga entre los lanzamientos de Falcon en dos años

En el Estudio 2, los investigadores intentaron investigar si había una diferencia en las creencias de los residentes de EE. UU. sobre la pandemia de COVID-19 como un engaño antes y después del diagnóstico del presidente Trump, controlando los factores demográficos. También examinaron el papel de la susceptibilidad general a la información errónea en relación con las creencias falsas.

El estudio reclutó participantes de los Estados Unidos a través de un proveedor de paneles en línea. Se utilizó un muestreo por cuotas para asegurar que la muestra fuera representativa en términos de edad y género. El Wave 1 consistió en 949 participantes, recopilados entre el 24 y el 29 de septiembre de 2020, mientras que el Wave 2 consistió en 1191 participantes, recopilados entre el 14 y el 16 de octubre de 2020. El tamaño total de la muestra fue de 2140 participantes.

Se pidió a los participantes que calificaran hasta qué punto creían que la pandemia de COVID-19 era un engaño en una escala de 1 (definitivamente no) a 6 (definitivamente). También se recogieron variables demográficas como género, edad, orientación política declarada (desde muy izquierda/liberal a muy derecha/conservadora) y nivel educativo. La susceptibilidad general a la desinformación se evaluó mediante la medida MIST, en la que los participantes calificaron la veracidad de 20 titulares de noticias.

De acuerdo con el Estudio 1, los participantes con inclinaciones más conservadoras/derechistas y una mayor susceptibilidad a la información errónea tendían a tener mayores creencias falsas.

Los resultados mostraron que la oleada de reclutamiento (antes o después del diagnóstico de Trump) no tuvo un efecto significativo en las creencias falsas al considerar solo los factores demográficos y de onda, así como al tener en cuenta la susceptibilidad a la desinformación. Sin embargo, se ha observado una interacción significativa entre la ola y la orientación política.

Entre los participantes izquierdistas o liberales, no hubo diferencia en las creencias falsas entre las oleadas. Por el contrario, entre los participantes más conservadores o de derecha, la aprobación de las afirmaciones falsas fue menor para los encuestados después del anuncio de Trump que antes. Análisis posteriores revelaron que el efecto de onda sobre las creencias falsas se volvió significativo para los participantes que informaron opiniones políticas conservadoras o muy conservadoras.

READ  Surgen más detalles sobre el meteorito del domingo que brilló en el cielo de Texas

En general, los estudios indican que el diagnóstico del presidente Trump puede haber influido en que algunas personas cambien su opinión sobre el virus, pero no ha afectado su percepción del riesgo.

Los investigadores dijeron que la falta de efecto del diagnóstico de Trump sobre las percepciones de riesgo podría deberse a la forma en que enmarcó su anuncio. A pesar de estar infectado, Trump ha proyectado una imagen de no estar ansioso por la enfermedad y ser optimista sobre su recuperación. Esta toma puede estar en línea con sus declaraciones anteriores sobre el virus, lo que lleva a sus seguidores a creer que se exageró el riesgo del virus.

Por otro lado, los hallazgos sugieren que los participantes con opiniones políticas de derecha pueden haberse identificado más estrechamente con el presidente Trump, lo que hace que su diagnóstico sea más influyente en la formación de sus creencias sobre el engaño.

“De hecho, el tuit del presidente Trump anunciando que él y su esposa habían dado positivo por COVID-19, estaban en cuarentena y habían comenzado su proceso de recuperación, se convirtió en el tuit de Trump más retuiteado de la historia. Es concebible que este tuit, que reconoce abierta y públicamente su diagnóstico después de parecer más escéptico en el pasado, pueda haber enviado una fuerte ‘pista de élite’ a sus seguidores sobre la existencia del virus”, dijeron los investigadores.

Yo estudio, «Percepciones de riesgo de COVID-19 y falsas creencias en Estados Unidos inmediatamente antes y después del anuncio del diagnóstico del presidente Trump“, fue escrito por Lisa-Maria Tanase, John Kerr, Alexandra LJ Freeman y Claudia R. Schneider.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *