La oposición venezolana necesita una nueva estrategia | Noticias electorales

Este año ha sido increíblemente difícil para el pueblo de Venezuela. La emergencia humanitaria, las dificultades económicas, la desigualdad desenfrenada y el desplazamiento forzado se han visto exacerbados por la pandemia de COVID-19, a medida que el país se aleja más de la democracia.

En diciembre, el cada vez más autoritario presidente Nicolás Maduro siguió adelante con una elección legislativa, que todos los grandes partidos de oposición boicotearon y la comunidad internacional condenó por temas importantes con un proceso electoral significativamente sesgado a favor del al-partido. gobierno. Con una baja participación del 31 por ciento, la votación llevó el 91 por ciento de los escaños a los leales a Maduro.

En respuesta, la oposición decidió realizar una “consulta popular” para rechazar las elecciones fraudulentas y demostrar el descontento del pueblo con el gobierno de Maduro. La votación estilo referéndum se llevó a cabo del 7 al 12 de diciembre y más de seis millones de venezolanos participaron en persona y en línea, según la oposición.

La medida tenía como objetivo fortalecer la legitimidad, en el país y en el exterior, del líder opositor Juan Guaidó, quien el año pasado anunció la creación de un gobierno interino como presidente de la Asamblea Nacional, un derecho que le había sido garantizado por la constitución venezolana. Sin embargo, es difícil ver cómo la “consulta popular” logrará este resultado deseado y cómo conducirá a la transición a la democracia prometida desde hace tiempo por la oposición.

De hecho, desafiar a un régimen autoritario no es una tarea fácil. Los disidentes de todo el mundo han utilizado varios mecanismos, que van desde protestas masivas, movilización electoral, negociaciones y presión internacional para acabar con la autocracia. Aunque los venezolanos también se han involucrado constantemente en manifestaciones, participado en elecciones, negociaciones y procesos de diálogo, y han recibido un apoyo internacional sin precedentes, Maduro ha mantenido el poder.

READ  Tigres, por la Concachampions ante LAFC, el verdugo de los mexicanos VIDEO

Su gobierno frustró eficazmente el proceso electoral y llevó a cabo unas elecciones tan plagadas de irregularidades que los votantes se mostraron cada vez más reacios a acudir a las urnas. También ha encarcelado a miembros del parlamento, prohibido partidos y contribuido a una profunda división entre los críticos del régimen, haciendo casi imposible participar en las elecciones en esas condiciones.

Esto impidió efectivamente que la oposición usara tácticas electorales para desafiar al partido gobernante. Privados de una importante herramienta política de movilización, los partidos de oposición han tenido que buscar otras estrategias para resistir el autoritarismo de Maduro.

Sin embargo, confiaban demasiado en la esperanza de que la presión internacional derrocara su régimen y no lograron construir un plan de acción a mediano y largo plazo. La consulta popular fue un claro ejemplo de ese fracaso.

Al igual que las elecciones simuladas del 6 de diciembre, la consulta no hizo nada para iniciar una transición a la democracia. Dada su naturaleza, no puede extender el mandato de Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional, que expirará en enero, cuando asuma la nueva legislatura.

Además, no había nada nuevo, constructivo o prospectivo en sus arreglos. Pidió al pueblo votar en tres puntos: primero, Maduro debe dejar de usurpar el poder y deben realizarse elecciones presidenciales; dos, las elecciones del 6 de diciembre deben ser rechazadas; y tres, el cabildeo con la comunidad internacional debe continuar para ayudar a salvar la democracia de Venezuela.

La medida fue llevada a cabo por quienes ya apoyaban a Guaidó y no logró atraer una coalición más amplia de actores políticos y socioeconómicos que podrían haber aumentado la presión interna sobre el régimen de Maduro. No pareció haber ningún esfuerzo importante para llegar a los partidarios de la oposición insatisfechos, las bases y las élites chavistas o ex chavistas. Estos grupos tendrían un papel importante en cualquier proceso de transición futuro y la oposición debería tratar de llegar a un entendimiento con ellos sobre la situación interna.

READ  Aunque le dio todo, un ladrón ejecuta a un automovilista a quemarropa (VIDEO)

Al realizar esta consulta popular, la oposición se unió al gobierno para alejar a los venezolanos de la noción misma de procesos electorales competitivos. La ejecución de votaciones paralelas solo profundiza aún más la bipolaridad institucional en Venezuela, elimina los pocos controles y equilibrios institucionales restantes y socava la responsabilidad de los funcionarios electos. Esto es particularmente perjudicial en un momento en que los venezolanos necesitan apoyo humanitario urgente y una respuesta adecuada a sus necesidades más urgentes.

La consulta popular tampoco hizo nada para responder preguntas importantes sobre el desempeño de la oposición, al frente de un gobierno interino. ¿A quién rendirá cuentas este gobierno provisional? ¿Cómo y quién manejará los activos de Venezuela en el exterior? ¿Qué mecanismos pondrá Guaidó para asegurar la transparencia en el manejo de los fondos, un área en la que su gobierno interino ha logrado hasta ahora resultados insatisfactorios?

Sin claridad sobre estos temas, parece mejor aceptar que el gobierno interino no ha cumplido sus promesas y debería reorganizarse en un movimiento social prodemocracia.

Para liderar un movimiento de resistencia, la oposición no necesita una burocracia gubernamental que ya no sea legítima ni capaz de gobernar. En cambio, debería centrarse en desarrollar una nueva narrativa y vínculos con grupos autónomos de la sociedad civil, promoviendo un liderazgo transparente y colectivo y tratando de aliviar el sufrimiento de la población en general.

Tiene que buscar formas de utilizar los fondos venezolanos en el exterior para paliar la crisis humanitaria en el país. También debe trabajar para reestructurar el régimen de sanciones existente, en particular las sanciones sectoriales, para evitar dañar a los sectores más vulnerables de la sociedad. También debe presentar informes periódicos sobre cómo se gastan los fondos.

READ  Donald Trump alentó el uso de máscaras: "Estamos unidos en nuestro esfuerzo por derrotar al invisible virus chino"

Debe realizarse un arduo trabajo sobre el terreno para que la oposición pueda tener suficiente peso político para obtener el apoyo internacional para unas elecciones libres y justas. Las experiencias de Siria y Libia muestran que el apoyo de los gobiernos interinos no conduce necesariamente a transiciones democráticas. Todavía hay tiempo para aprender de sus errores y emprender otro camino más efectivo hacia la transición democrática en Venezuela.

Las opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente la posición editorial de Al Jazeera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *