La orquesta de refugiados venezolanos juntos nuevamente tras el bloqueo argentino – Arte y Cultura

Luego de un año y medio de silencio por la pandemia del coronavirus, los sonidos de la orquesta Latin Vox Machine han regresado a una casa en Buenos Aires.

El grupo, compuesto por venezolanos que huyeron de la crisis económica de su país en Argentina, se está preparando para la presentación de El Principito Sinfónico, una sinfonía que crearon durante el encierro y que lanzaron oficialmente a fines de julio.

Las violas están ensayando en la sala de estar, mientras que los violines están en la cocina. Posteriormente, los teclados y el coro tomarán su lugar para practicar.

Esperan tocar su sinfonía en público por primera vez en noviembre.

El director de orquesta Enmanuel González está deseando que llegue.

“El Principito es un proyecto hermoso. Fue un trabajo de cuarentena y también fue un escape, fue todo en lo que pensamos”, dijo.

“No puedo esperar y no puedo esperar para presentarlo”.

Inspirado en la novela “El Principito” del autor francés Antoine de Saint-Exupéry, el Principito Sinfónico es una composición original creada por la orquesta venezolana de 120 integrantes, cuyos integrantes llegaron a la Argentina hace cuatro o cinco años.

Se encontraban entre los millones que huyeron de la agobiante crisis económica y política en su país de origen.

La mayor parte de la orquesta latina Vox Machine se formó en el prestigioso programa El Sistema de Venezuela, donde incluso Gustavo Dudamel, el nuevo director de la Ópera de París, comenzó su formación.

Sin embargo, después de llegar a Argentina, muchos se ganaron la vida jugando en la calle en el metro de Buenos Aires.

READ  Venezolanos buscan atención domiciliaria para el COVID-19 en un sistema de salud que se desmorona

“Lo que nos da poder”
Uno de ellos, Omar Zambrano, quien vive en la casa donde ensaya la orquesta, tuvo la idea de formar una compañía musical venezolana.

Pero el coronavirus sumió a la orquesta en “un período oscuro” del que emergieron solo gracias a su composición, dijo Zambrano, director ejecutivo del grupo.

“Lo pensamos antes de la pandemia, pero no lo logramos porque la composición y los arreglos llevan mucho tiempo.

“Es el resultado de muchas voluntades: los compositores, los arreglistas, los intérpretes, el director.

“Gradualmente, se desarrolló durante la pandemia, pieza por pieza a medida que se aflojaban las reglas de cuarentena”.

Durante este tiempo, también lanzaron una escuela de música en línea: Latin Vox Academy, para ayudar a los músicos a ganar algo de dinero.

“Probablemente no haríamos lo que estamos haciendo sin el trauma del desplazamiento y la pandemia”, dijo Zambrano.

“Transformar el mal en bien es lo que nos da poder. Transformar el trauma en alegría es un arte”.

Cuando las cosas se pusieron difíciles, la orquesta recibió ayuda del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

“La pandemia Covid-19 ha agravado la vulnerabilidad de la población migrante y refugiada. La mayoría de estas personas trabaja en el sector informal y ha sido abiertamente afectada por las medidas de salud”, dijo el representante de ACNUR, Juan Carlos Murillo.

Pero el proyecto Latin Vox Machine “les ha permitido seguir trabajando e interactuando. Es un ejemplo confiable del coraje, determinación y resiliencia de refugiados y migrantes”, agregó.

Después de Siria, Venezuela ha producido el segundo mayor número de personas desplazadas en el mundo, con 5,6 millones huyendo desde 2015, según una estimación del ACNUR.

READ  Venezolanos en las tiendas de botín de la ciudad minera se niegan a aceptar efectivo

Aproximadamente 185.000 de ellos viven en Argentina.

Una bendición ‘
La cantante Isa Ramos y el coordinador de orquesta César Pérez se mantuvieron en contacto con los músicos durante la pandemia para atender sus necesidades.

“Hemos creado una red y organizado una gran colección con familias maravillosas”, dijo Ramos.

“Pagamos el alquiler de varias personas durante varios meses. Nos ocupamos de situaciones médicas, cirugías”.

También compraron regalos de Navidad para los hijos de los músicos.

La violinista María Andreyna Chávez dice que la orquesta fue una “bendición” durante los meses de encierro en Argentina y nunca dejó de ensayar los domingos.

“Es unidad, volver a vernos, después de mucho tiempo, volver a sentir”, dijo Chávez.

“Hemos sido realmente bendecidos con El Principito. Nos ha dado mucho: una meta, una continuación, una sucesión”.

Zambrano está de acuerdo.

“Esta dinámica de ensayos, siguiendo un objetivo artístico, es un privilegio que hemos apreciado y compartido”, dijo.

“Los ensayos valieron incluso más que los conciertos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *