La recaudación de fondos supera el objetivo de $ 1.440 millones para los refugiados venezolanos

Más de 30 naciones, encabezadas por Estados Unidos, se comprometieron el jueves a aportar 1.500 millones de dólares para apoyar a los migrantes venezolanos que huyeron de la agitación política y económica, dijo Canadá.
La conferencia de donantes organizada por Ottawa y dal Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados tenía como objetivo recaudar $ 1.440 millones para hacer frente al segundo mayor crisis migratoria en el mundo.
Esa meta se superó con compromisos por un total de $ 954 millones, más $ 600 millones adicionales en préstamos subsidiados del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.
“Estamos en un momento crítico”, dijo el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, en un comunicado. “La pandemia de covid-19 ha golpeado América Latina y el Caribe con particular ferocidad, en un momento en que luchan por responder al segundo movimiento de personas más grande del mundo fuera de su país “.
La cantidad recaudada, según la ministra canadiense de Desarrollo Internacional, Karina Gould, representa “un aumento significativo en la respuesta de la comunidad mundial”.
“Creo que tendrá un impacto muy significativo para los migrantes venezolanos y sus comunidades de acogida”, dijo en una conferencia de prensa de clausura.
Casi seis millones de personas huyeron de Venezuela, que ha estado en recesión durante ocho años y se hundió en una crisis política en enero de 2019, cuando el líder opositor Juan Guaidó, quien era entonces presidente del parlamento, se declaró presidente interino.
La legislatura dominada por la oposición se había negado previamente a reconocer la reelección del presidente Nicolás Maduro en 2018 en una encuesta ampliamente condenada internacionalmente como fraudulenta.
La mayoría de los refugiados fueron recibidos por 17 países de América Latina y el Caribe.
Estados Unidos ($ 400 millones), i Unión Europea ($ 180 millones), Alemania ($ 97 millones), Canadá ($ 94 millones) y España ($ 60 millones) fueron los principales donantes en la conferencia del jueves.
El evento también atrajo a nuevos donantes de Australia, Chipre, Letonia, Lituania, Polonia y Nueva Zelanda a la mesa.
Los fondos, dijo Gould a la AFP, se utilizarán para asistencia humanitaria, asistencia alimentaria de emergencia, atención médica básica y educación en esos países, así como en Venezuela.
“Una parte será (desembolsada) en la propia Venezuela porque reconocemos que una de las mejores formas de ayudar a resolver esta crisis es asegurar que los venezolanos tengan acceso a las necesidades básicas para la calidad de vida, la dignidad y el acceso a sus derechos. Seres humanos, Gould explicó en una entrevista, destacando la reciente “mayor apertura” de Caracas para permitir agencias de ayuda internacional y ONG.
El año pasado se puso a disposición menos de la mitad de los fondos necesarios para apoyar el reasentamiento, lo que dejó a la mitad de los refugiados desnutridos y hasta nueve de cada diez sin ninguna fuente de ingresos.
Según ACNUR, de 1.800 a 2.000 venezolanos continúan huyendo del país todos los días, lo que aumenta la crisis migratoria.
“Esperamos que estos flujos sigan creciendo durante el resto del año”, dijo Antonio Vitorino, director general de la Organización Internacional para los Migrantes.
“Necesitamos estar preparados para dar una respuesta positiva a estos flujos crecientes de personas en movimiento”, dijo, y agregó que se necesitarán más fondos.

READ  México fue el primer país de la región en utilizar pruebas moleculares para COVID-19: OPS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *