La UE envía observadores electorales a Venezuela para impulsar a Maduro

La Unión Europea ha desplegado una Misión de Observación Electoral (MOE) a Venezuela para observar las elecciones regionales y locales programadas para el próximo mes en el país latinoamericano.

Isabel Santos, observadora en jefe de la Misión de Observación Electoral y miembro del Parlamento Europeo, dijo a los periodistas el jueves que 44 observadores han llegado a Venezuela hasta el momento, y agregó que comenzarán su trabajo en 22 de los 23 estados del país, excepto en Venezuela. se debió a las dificultades de transporte y la pandemia de coronavirus.

Ha comenzado la campaña para las elecciones autonómicas y municipales previstas para el 21 de noviembre, en las que también participarán candidatos de la oposición.

«La oposición participará en estas elecciones … queremos escuchar a todos», dijo Santos antes de que los observadores partieran de Caracas, la capital venezolana, hacia ciudades de todo el país.

Los observadores, dijo, publicarán un informe preliminar dos días después de la votación, mientras que se espera que el informe final tarde dos meses.

Los observatorios permanecerán desplegados en todo el país hasta el 29 de noviembre.

La UE no ha estado presente en Venezuela con una misión de observación electoral de la UE durante los últimos 15 años. La última vez que la UE envió misiones de observación electoral a Venezuela fue en 2005 y 2006.

Según la autoridad electoral venezolana, más de 3.000 puestos estarán disponibles el próximo mes, entre gobernadores, alcaldes y concejales.

Pueden participar unos 21 millones de votantes.

En septiembre, los principales partidos de oposición de Venezuela anunciaron el fin de un boicot electoral de tres años y dijeron que participarían en las elecciones de noviembre.

READ  EXPLICACIÓN: Pocas expectativas para las conversaciones entre Venezuela y la oposición Noruega México Rusia Venezuela Nicolás Maduro

Boicotearon la votación presidencial de 2018, ganada por el presidente Nicolás Maduro, y las elecciones legislativas de 2020, en las que la oposición perdió el control del Congreso.

La decisión de poner fin al boicot se produjo después de que representantes del gobierno y de la oposición iniciaran una nueva ronda de conversaciones en agosto, mediada por Noruega y organizada por México.

Las conversaciones tenían como objetivo resolver la crisis política que azotaba al país latinoamericano después de que la figura de la oposición respaldada por Estados Unidos, Juan Guaidó, se declarara unilateralmente «presidente interino» en enero de 2019.

Caracas dijo que tiene como objetivo aliviar las sanciones internacionales contra la nación venezolana, mientras que la oposición dijo que tiene la intención de utilizar las conversaciones para asegurar garantías para las elecciones regionales que se llevarán a cabo en noviembre.

El gobierno venezolano firmó acuerdos parciales con representantes de la oposición durante las conversaciones, en una medida que Maduro elogió como «un éxito para los venezolanos».

Washington ha impuesto varias rondas de sanciones paralizantes contra el país latinoamericano rico en petróleo en un intento de derrocar a Maduro y reemplazarlo con Guaidó.

Las sanciones, que incluyen la confiscación ilegal de activos venezolanos en el exterior y un bloqueo económico, han causado un enorme sufrimiento a millones de personas en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *