Las sanciones son el combustible del fuego de Cuba

Con estallan protestas En toda la isla de Cuba en los últimos días, las posturas politizadas sobre la situación han dominado el ciclo informativo. El presidente cubano Miguel Díaz-Canel ha culpados la crisis económica y sanitaria en Cuba y las consiguientes protestas por el embargo comercial estadounidense. El presidente Joe Biden ha apoyo expreso por el derecho del pueblo cubano a protestar pacíficamente, mientras que su secretaria de prensa Jen Psaki ha minimizado el papel de las sanciones estadounidenses en alimentar la crisis humanitaria de Cuba, en lugar de culpar a la “mala gestión económica” de Cuba. La verdad es más complicada de lo que cualquiera de las partes quiere hacernos creer.

Con o sin el embargo de Estados Unidos, Cuba enfrenta serios desafíos económicos y de salud derivados de la pandemia, al igual que el resto del mundo. Con una economía fuertemente dependiente del turismo, la pandemia ha golpeado a Cuba con especial dureza, contribuyendo a 11% recesión de la economía nacional en 2020. La crisis económica de Cuba también fue alimentada por la de Venezuela, que redujo sus envíos de petróleo subsidiado a Cuba en casi dos tercios a raíz del colapso de su compañía petrolera estatal, lo que contribuyó a la crisis energética de Cuba y cortó una fuente clave de divisas. Algunos también indican Políticas económicas de Cuba, como su estricto control sobre ciertos sectores de la economía como fuente de sus problemas económicos, aunque otros discuten sobre los méritos de estos argumentos, apuntando en cambio a los impactos del aislamiento económico de larga data bajo el embargo comercial de Estados Unidos.

Cualesquiera que sean las opiniones sobre el papel de las políticas económicas de Cuba en la crisis actual, el impacto de las sanciones estadounidenses ha sido inequívocamente severo.

EL EMBARGO DEVASTADOR DE ESTADOS UNIDOS

Independientemente de las causas del sufrimiento de Cuba, el pueblo cubano tiene derecho a protestar y el presidente Biden tenía razón en condenar brutal represión del gobierno cubano contra manifestantes pacíficos. Como hizo Amnistía Internacional documentado, el gobierno de Díaz-Canel empleó apagones de Internet, arrestos arbitrarios, fuerza excesiva y desapariciones forzadas, entre otras tácticas atroces, contra los manifestantes. Estas políticas represivas deben ser condenadas universalmente.

READ  El billete de 20 pesos de 1998 que se vende por 80 mil pesos

Pero por mucha influencia que pueda ejercer, la administración Biden no tiene control sobre las acciones del gobierno cubano. Sin embargo, tiene control sobre las sanciones de EE. UU. Y, a pesar de las afirmaciones de la administración en sentido contrario, las sanciones han contribuido significativamente a las actuales crisis económicas y de salud que afectan a los cubanos.

Cualesquiera que sean las opiniones sobre el papel de las políticas económicas de Cuba en su crisis actual, el impacto de las sanciones estadounidenses ha sido inequívocamente severo.

Durante los años de Obama, los cubanos disfrutaron de la economía beneficios de la relajación con Estados Unidos, viendo un aumento del 36% en los viajes estadounidenses a Cuba y del 14% en el turismo mundial entre enero y mayo de 2015 en comparación con el mismo período de 2014. La administración Trump ha negado este avance, imponiendo amplia gama de sanciones dirigidos al turismo, las remesas, las importaciones de petróleo y más. Segundo propietario de una cama y desayuno en La Habana, las reservas se desplomaron del 40% al 50% a raíz de las sanciones de la administración Trump antes de que la pandemia empeorara las cosas.

El embargo comercial de Estados Unidos a Cuba ha afectado durante mucho tiempo los ingresos de Cuba por turismo y remesas, creó obstáculos para importación de alimentos es suministros médicos, es impidió su acceso a plataformas bancarias internacionales. La intensificación del bloqueo bajo la administración Trump exacerbado estos problemas, y la administración Biden aún tiene que revertir una serie de políticas de la era Trump que afectan a los cubanos y a los grupos de ayuda sin fines de lucro que trabajan para apoyarlos. En muchos casos, los materiales bloqueados no son simplemente “buenos para tener”, sino que son esenciales para la alimentación y los bienes de salud pública.

READ  La UE impone sanciones a otros 19 funcionarios venezolanos

La Comité Central Menonita (MCC), una organización cristiana humanitaria, para la paz y el desarrollo basada en la fe, ha experimentado de primera mano el impacto de las sanciones estadounidenses en sus programas humanitarios en Cuba. Enviar 14.000 kg de carne enlatada para su distribución a aproximadamente 4.500 personas en Cuba, donde las proteínas pueden difícil de encontrar, MCC pasó meses tratando de obtener la aprobación del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), cuyo personal tenía poca experiencia en navegar por la compleja red de regulaciones relacionadas con las transacciones en Cuba. licencia general sin requisitos excesivos, el personal del USDA ha expresado una constante incertidumbre sobre las aprobaciones para Cuba, lo que ha llevado a meses de parálisis en procedimientos que deberían llevar días. Este tipo de demoras dificulta la coordinación de la distribución de la ayuda y socava el bienestar de los cubanos que dependen de los programas de ayuda, muchos de los cuales a menudo pasan meses sin acceso a proteínas animales.

Más allá de las demoras, la decisión de la administración Trump de re-designar a Cuba como estado patrocinador de terroristas durante sus últimos días en el cargo, hizo aún más difícil para el gobierno cubano, así como para las empresas y organizaciones sin fines de lucro, obtener los servicios de instituciones financieras internacionales. Esto tiene condujo a costos más altos, demoras más largas, problemas para acceder a las cuentas y algunos bancos simplemente se niegan a hacer negocios con entidades relacionadas con Cuba. Esto, a su vez, ha dificultado que el gobierno cubano y los grupos de ayuda sin fines de lucro importen suministros médicos esenciales y alimentos que necesitan desesperadamente .

CUBA ES TIERRA CERO

Aunque existe una licencia humanitaria general para Cuba, en la práctica la ignorancia y la renuencia de las agencias gubernamentales involucradas en aprobar la ayuda humanitaria a Cuba, los costos y demoras asociados con la obtención de las licencias específicas requeridas para ciertas transacciones, y la renuencia de las instituciones financieras a facilitar transacciones perfectamente legales en Cuba, todas sirven para obstaculizar significativamente la entrega de ayuda humanitaria.

READ  ¿Qué significaría una presidencia de Joe Biden para Venezuela? | Noticias sobre las elecciones estadounidenses de 2020

Poco después de asumir el cargo, la administración de Biden comenzó una revisión de la política de sanciones de EE. UU. para determinar si las sanciones están logrando sus objetivos declarados y abordar sus consecuencias no deseadas, en particular con respecto a la ayuda humanitaria. En este momento, Cuba es el punto cero de esas consecuencias no deseadas. Poner fin al embargo comercial y levantar las sanciones a gran escala contra Cuba es la única forma de cambiar eso, y hacerlo puede ser el primero de una serie de pasos que el equipo de Biden puede tomar para eliminar los obstáculos creados por las sanciones en Cuba y en otros lugares.

Independientemente de lo que surja de la revisión, las sanciones seguramente ocuparán un lugar destacado en la política exterior de Estados Unidos. Pero a medida que los políticos continúan lidiando con una letanía de consecuencias no deseadas y los impactos en cascada de las sanciones, la administración puede relegar algunas de las peores consecuencias al pasado al deshacerse de sanciones de gran alcance, estableciendo exenciones completas en lugar de licencias restringidas de ayuda humanitaria y adoptando mayores transparencia y rendición de cuentas con respecto a las sanciones.

Paul Carroll es el director de Charity & Security Network, un centro de recursos y defensa que trabaja para promover y proteger la capacidad de las organizaciones sin fines de lucro para llevar a cabo misiones de consolidación de la paz, humanitarias y de derechos humanos y promover cuadros de seguridad nacional que apoyan en lugar de obstruir este trabajo. .

Bonnie Klassen es la directora de área del Comité Central Menonita para América del Sur, México y Cuba, vive en Bogotá, Colombia desde 1997, trabajando con iniciativas de base en América Latina. Ha estado viajando a Cuba con regularidad desde 2014.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *