Librerías y editoriales venezolanas en crisis económica

Librerías y editoriales venezolanas en crisis económica

Aunque la actividad económica disfrutó de una ligera recuperación en 2021 y 2022 cuando el gobierno flexibilizó los controles cambiarios, lo que llevó a muchos a utilizar dólares en lugar del bolívar enormemente devaluado, el respiro duró poco, y la inflación alcanzó el 398% interanual en julio.

Hace diez años el gremio de libreros y editores contaba con 110 afiliados, dijo su presidente Julio Mazparrote. Ese número se redujo a 25.

Muchas librerías en la capital Caracas ahora tienen ofertas limitadas, en su mayoría de segunda mano, y el número de clientes es bajo.

«El poco dinero que tiene la gente se destina a la comida», dijo Mazparrote, de 54 años, quien heredó de su padre una pequeña editorial de libros de texto, que dirige en una casa de dos pisos en el oeste de Caracas. «La cuestión es que no hay dinero».

El resurgimiento de la inflación está devorando los ingresos de muchos venezolanos, haciendo que las necesidades básicas como alimentos y medicinas sean prohibitivamente costosas incluso para aquellos con acceso a dólares.

Las editoriales de libros de texto como Mazparrote estuvieron entre las primeras en verse afectadas, cuando en 2011 el Ministerio de Educación restringió el uso de libros de texto de editoriales privadas en las escuelas públicas, que representaban alrededor del 80% de su negocio. El gobierno no ha impreso libros de texto desde 2018.

De las 25 editoriales de libros de texto que existían hace 13 años, sólo quedan ocho, afirmó Mazparrote.

Los ministerios de Educación y Comunicaciones no respondieron a las solicitudes de comentarios.

READ  Regreso a Venezuela después de años de exilio: 'Es un país diferente' | Internacional

La migración de unos 7,3 millones de venezolanos ha ayudado a paliar la escasez de libros, ya que quienes emigran intentan regalar o vender libros.

«El éxodo de gente que ha abandonado el país… significa que hay libros en oferta», dijo Rómulo Castellanos, de 50 años, que dirige la librería Gran Pulpería de Libros Venezolanos en el norte de la capital. Vende libros usados ​​por entre 1 y 3 dólares.

El salario mínimo mensual es de unos 5 dólares.

Incluso cuando las ventas cayeron, «gracias a Dios pudimos sobrevivir y subirnos a la ola», dijo Castellanos.

Los bibliófilos sin fondos tienen esperanza gracias a un hombre: Francisco Suárez, de 60 años, que dirige una pequeña tienda en el centro de Caracas.

«Si tengo que regalarlo, está bien», dijo Suárez, quien a menudo deja libros en el polideportivo local y en plazas cercanas y reparte textos de Miguel de Cervantes o del poeta Miguel Hernández en el autobús.

«Si alguien dice que no tiene el dinero, se lo daré», dijo. «Los libros son mágicos».

(Reporte de Johnny Carvajal y Vivian Sequera; escrito por Julia Symmes Cobb; editado por Bill Berkrot)

Descargo de responsabilidad: este informe es generado automáticamente por el servicio de noticias Reuters. ThePrint no asume ninguna responsabilidad por su contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *