Los astrofísicos sugieren un nuevo lugar donde el planeta nueve podría estar escondido

Planet Nine, en la imaginación de un artista.

Hace cinco años, un par de astrónomos declarado habían encontrado evidencia de otro planeta en nuestro sistema solar, el llamado “Planeta X”. Aunque ahora se lo conoce comúnmente como Planeta Nueve, el objeto cósmico, mucho más grande que la Tierra y acechando en algún lugar en los confines del sistema solar, sigue siendo muy teórico, aunque el mismo par ahora ha propuesto la probable órbita de que tal planeta tomaría.

La nueva investigación proviene de Mike Brown y Konstantin Batygin del Instituto de Tecnología de California. Brown es “el chico que mató a Plutón y está orgulloso de ello”, como Gizmodo lo describió en 2016. Actualmente alojado en el servidor de preimpresión arXiv y aceptada para su publicación en el Astrophysical Journal, la investigación afirma que si Planet Nine existiera, estaría más cerca y más brillante de lo que se pensaba anteriormente.

Los científicos sospecharon la existencia de un planeta desconocido basándose en la agrupación cercana de objetos en el cinturón de Kuiper, una gran banda de objetos helados más allá de la órbita de Neptuno. Si hubiera un planeta no detectado al acecho más allá del cinturón, sería la órbita más distante de cualquier planeta alrededor del Sol, y tardaría miles de años en hacer una revolución (en comparación con la órbita de 164 años de Neptuno, la más larga de los planetas conocidos).

Así como Neptuno fue descubierto en 1840 cuando los astrónomos se dieron cuenta de que Urano estaba siendo arrastrado por algún objeto invisible, un puñado de objetos del Cinturón de Kuiper parecen estar agrupados en la misma orientación en el espacio, algo que puede ser un hecho aleatorio, pero que algunos astrónomos creen se debe a un planeta desconocido.

Se han lanzado otras ideas; algunos han sugerido que el Planeta Nueve es en realidad un anillo de escombros lo suficientemente grande como para ejercer efectos gravitacionales similares a un planeta enorme, mientras que otros sospechan El Planeta Nueve es un agujero negro primordial, una reliquia teorizada del universo temprano, demasiado pequeña para ser identificada con métodos modernos. Otros dicen que tal objeto no existe.

Michele Bannister, astrónomo planetario de la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda, le dijo a Gizmodo en 2017 que “La idea del Planeta 9 es una idea divertida, es emocionante, pero en este momento está tomando algo de oxígeno” y “Tenemos este problema interesante … y la solución muy brillante en este momento se llama Planeta 9.”

La nueva investigación ha sido más selectiva en la selección de los objetos del Cinturón de Kuiper incluidos para determinar la masa, la órbita y la influencia gravitacional del Planeta Nueve. Dado que algunos objetos en el cinturón tienen órbitas afectadas por la gravedad de Neptuno, su inclusión distorsionaría los datos. El grupo final de objetos incluidos, 11 en total, fueron seleccionados según los rigurosos criterios de los investigadores. Según su análisis, el Planeta Nueve tendría poco más de seis veces la masa de la Tierra y rodearía al Sol una vez cada 7.400 años. según lo informado por National Geographic.

Una roca en el espacio, un objeto en el cinturón de Kuiper, a 4 mil millones de millas del sol.

Los investigadores también calcularon la probabilidad de que el agrupamiento de las órbitas pudiera deberse a algún otro efecto además de un objeto masivo. Determinaron que había un 99,6% de posibilidades de que algún objeto perturbara las órbitas del cinturón de Kuiper. Si bien esta es una pequeña posibilidad, en realidad es un gran aumento en la posibilidad de una casualidad (1 en 250) en comparación con las probabilidades de 1 en 10,000 que se le ocurrieron a la pareja en 2016, como señala NatGeo.

En ese momento, Brown y Batygin pensaron que el planeta era más masivo (10 veces la masa de la Tierra) y tenía una órbita mucho más larga (más allá de 10,000 años) en comparación con lo que se describe en el nuevo documento. Su nueva evaluación es que el Planeta Nueve debería estar más cerca del Sol, lo suficientemente cerca, de hecho, para ser observable en un futuro cercano desde Observatorio Vera Rubin, que debería tener el suyo primera luz para 2023. Dedos cruzados.

Más: ¿Cuándo diablos vamos a encontrar el planeta nueve?

READ  El rover Perseverance de la NASA lleva su propio volante para viajar a Marte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *