Los metales tóxicos se están infiltrando en nuestros huesos y la tecnología moderna podría empeorar las cosas

Un nuevo estudio advierte que los dispositivos digitales y las fuentes de energía verde, incluidos los paneles solares, podrían aumentar la carga de la contaminación por metales en la salud humana.

Jerusalén, Israel – Los metales tóxicos, como el plomo, son los componentes principales de la tecnología que la gente usa habitualmente en todo el mundo. Sin embargo, la exposición dañina al plomo no es nada nuevo. De hecho, un nuevo estudio revela que los seres humanos han estado absorbiendo estos metales en sus cuerpos durante miles de años. Investigadores de Israel descubrieron la contaminación por plomo en los huesos de los seres humanos ya hace 12.000 años. Advierten que la tecnología moderna solo puede empeorar el problema.

Un equipo de la Universidad Hebrea de Jerusalén examinó restos humanos en un cementerio en Italia que permaneció en uso hasta el siglo XVII. A partir de los fragmentos de 130 personas en el sitio de Roma, los investigadores analizaron la composición de las sustancias químicas en los huesos de cada persona. Sus hallazgos revelan que los niveles de contaminación por plomo en los huesos humanos reflejan de cerca las tasas históricas de producción de plomo en todo el mundo a lo largo de los siglos.

Los autores del estudio agregan que a medida que el mundo comenzó a extraer metales raros y a producir más bienes usándolos, la tasa de absorción de plomo en las personas también aumentó. Esto es cierto no solo para las personas con mayor exposición al plomo, sino también personas que simplemente lo respiran.

READ  El condado de SLO establece otro récord diario de COVID-19 e informa 5 muertes más

La larga historia del plomo con la raza humana

Hoy en día, muchas personas probablemente piensan que el plomo se encuentra en la pintura y en las tuberías de metal. Sin embargo, el primer boom del plomo se produjo hace 2500 años con la producción de monedas. Según los investigadores, este período alcanzó su punto máximo durante el período del Imperio Romano antes de volver a caer durante la Edad Media. Hace unos 1.000 años, la producción de plomo volvió a aumentar, provocada por la extracción de plata en Alemania. Posteriormente, la expansión en las Américas y la revolución industrial llevaron la producción (y exposición) de plomo a nuevos niveles.

“Esta documentación de contaminación por plomo a lo largo de la historia humana indica que, sorprendentemente, gran parte de la dinámica estimada en la producción de plomo se replica en la exposición humana. Por lo tanto, la contaminación por plomo en los seres humanos ha seguido de cerca sus tasas de producción de plomo “, explica el profesor Yigal Erel en un presione soltar. “En pocas palabras: cuanto más plomo producimos, más probabilidades hay de que las personas lo absorban en sus cuerpos. Esto tiene un efecto muy tóxico ”.

La tecnología verde puede hacer que la contaminación por metales sea peor que nunca

A pesar de las regulaciones globales que prohíben el uso de muchas toxinas dañinas, los autores del estudio dicen que incluso los productos “más limpios” actuales pueden aumentar la exposición humana a metales tóxicos. El equipo observa particularmente que los dispositivos electrónicos, las baterías, los paneles solares e incluso las turbinas eólicas tienen una gran demanda y pueden aumentar los niveles globales de contaminación por metales. Erel dice que la exposición al plomo ocurre de todas las formas, desde nuestras dietas, la contaminación del aire, a la absorción del suelo.

READ  El intrigante reptil fósil ofrece pistas sobre el origen de serpientes y lagartos

“La estrecha relación entre las tasas de producción de plomo y las concentraciones de plomo en humanos en el pasado sugiere que sin una regulación adecuada continuaremos experimentando los efectos nocivos para la salud de la contaminación por metales tóxicos”, advierte el autor principal del estudio.

Erel agrega que la tecnología verde, como los paneles solares que se deterioran con el tiempo, también liberan sus elementos tóxicos. en el aire que respiramos mientras se rompen. El resultado podría llevar a estudios futuros a encontrar aún más plomo en nuestros huesos que nunca.

“Cualquier uso extendido de metales debe ir de la mano con la higiene industrial, el reciclaje de metales idealmente seguro y una mayor consideración ambiental y toxicológica en la selección de metales para uso industrial”.

El estudio aparece en la revista Ciencias y tecnologías ambientales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *