Los migrantes convierten el garaje en el campus Auraria de Denver en un refugio improvisado mientras esperan el procesamiento

Los migrantes convierten el garaje en el campus Auraria de Denver en un refugio improvisado mientras esperan el procesamiento

Más de 250 inmigrantes llegaron a Denver el fin de semana pasado y ahora viven afuera del garaje de 5th Street en el campus de Auraria Higher Education en espera de ser procesados.

¿Por qué?

Según los grupos de defensa, la ciudad y los refugios asociados están actualmente llenos, con la aparición repentina y sin previo aviso de estos migrantes en los últimos días completamente ignorada por los funcionarios locales.

Su llegada se produce pocos días antes del 11 de mayo, cuando el Título 42 (que prohibía a los inmigrantes buscar asilo en los EE. UU.) expire y Denver perderá una gran parte de los fondos federales de emergencia relacionados con COVID que usó para proporcionar. refugio y recursos para tales migrantes.

Se dice que la mayoría de las personas fuera de lugar son venezolanos. Algunos son indocumentados y dicen que vinieron de El Paso con la esperanza de ser transportados a otra ciudad.

Se colocaron sacos de dormir y mantas dentro de las escaleras del garaje de 5th Street, donde algunos de los migrantes recostaron la cabeza durante la noche. Otros establecieron espacios de vivienda improvisados ​​​​al aire libre, debajo de los árboles y alrededor del garaje.

“Denver ha comenzado a ver un número cada vez mayor de inmigrantes recién llegados de la frontera sur”, dijo la ciudad en una actualización del 5 de mayo.

La policía y la seguridad han patrullado el campus de Auraria, que alberga las instalaciones de la Universidad de Colorado Denver, el Community College of Denver y la Universidad Estatal Metropolitana de Denver, y están distribuyendo alimentos y agua. Actualmente hay barricadas instaladas en las entradas del garaje, con autos de policía estacionados detrás de ellas. Los orinales están en la esquina.

“Están dando la oportunidad de llegar a nuestra familia”, dice María Alejandra Calderón Prado, quien ha estado caminando sola desde Venezuela hasta la frontera sur de los Estados Unidos durante los últimos tres meses. palabra oeste en español sobre por qué vino a Denver después de esperar inicialmente en la frontera en El Paso.

«Estamos muy agradecidos con la gente de aquí, con la policía, que nos ha tratado bien y nos ha ayudado a encontrar comida y agua», dice. «Estamos muy agradecidos por eso».

Calderón y otros migrantes del grupo dicen que llegaron al campus después de escuchar sobre el lugar «de boca en boca», agrega.

“Como aquí todos somos venezolanos, nos comunicábamos y nos seguíamos”, explica Calderón, y destaca que casi todos los migrantes son venezolanos y que algunos se comunicaron y se mantuvieron unidos durante “todo el viaje”, es decir, todo su viaje desde Sudamérica.

Calderón, quien trabajaba como enfermera en su país natal, primero fue a Colombia con sus tres hijos, «pero incluso allí la situación empeoró», dice. «He decidido venir a los Estados Unidos».

READ  El Congreso liderado por la oposición de Venezuela aprueba extender la vigencia del bono hasta 2028

Calderón dejó a sus hijos en Colombia porque «la selva es muy peligrosa», refiriéndose a la selva de Panamá, que atravesó antes de cruzar varios países como Costa Rica, Honduras, Guatemala y México.

Si bien Calderón está documentada y tiene la capacidad de visitar a su familia, otros dicen que no tienen tanta suerte.

Kleber Rafael Rasendo Mendoza, quien estaba parado con muletas afuera del garaje de la calle 5 el martes 9 de mayo, dice que es indocumentado, pero que tampoco está «preocupado».

«En realidad no, no estoy preocupado», dice. «Estoy bastante tranquilo con todo».

Mendoza dice que se rompió el tobillo al saltar del muro fronterizo que separa a Estados Unidos y México. Desde que llegó a los Estados Unidos, ha podido descansar y curarse, pero no ha buscado mucho tratamiento, ya que encontró muletas mientras estaba en El Paso.

Los funcionarios de Auraria comenzaron a notar el gran grupo de migrantes el lunes, justo cuando las escuelas comenzaban la última semana del semestre de primavera y se preparaban para las ceremonias de graduación programadas.

Los funcionarios de CU ese día enviaron correos electrónicos a la facultad y al personal en busca de ayuda urgente.

las organizaciones sin fines de lucro Comité de Servicio de los Amigos Americanos Y casa de paz — ambos dedicados a ayudar a los inmigrantes en los Estados Unidos — se presentaron en el campus para ayudar a distribuir agua y hablarle al grupo en español.

La ciudad de Denver debería haber estado lista para albergar al gran grupo, dice Andrea Loya, directora ejecutiva de Casa de Paz, y agrega que la ciudad probablemente sabía de la presencia de los migrantes en Auraria.

«Denver no hizo nada al respecto», dice. “Parece que todos estaban solos en un estacionamiento, por lo que el campus de Auraria decidió preparar algo para ellos.

«Algunas personas dicen que les dicen que no hay capacidad porque [the City of Denver] No sabía que vendría gente», continúa. «Pero han estado viniendo desde diciembre».

Click para agrandar

Algunos migrantes venezolanos extendieron sus sacos de dormir a la sombra de los árboles afuera del garaje de la calle 5 en el campus de Auraria.

Bennito L. Kelty

En diciembre, el número promedio de inmigrantes que llegaban a Denver era de unos 250 o más por día, señala Loya. Ese número ha estado disminuyendo durante varios meses, pero más de 400 están llegando por día este fin de semana, dice.

La ciudad de Denver – que reporta el número promedio de migrantes llegar y ser acogido por la ciudad o por socios- dice que han llegado casi 530 migrantes desde el domingo.

Casi 8.700 inmigrantes han llegado a Denver desde el 9 de diciembre, informa la ciudad.

El número de migrantes que se encontraban actualmente en los refugios de emergencia locales era de 149 el martes, mientras que el número en los refugios de emergencia asociados era de 795. Loya estima que más de 250 migrantes están en el garaje de 5th Street esperando ayuda.

READ  Venezuela arresta a fugitivo de EE.UU. en purga de injertos petroleros

A lo largo del mes de abril, Denver vio de veinte a treinta inmigrantes que llegaban cada día en busca de refugio o transporte a la ciudad. “El número de recién llegados ha aumentado significativamente”, según la actualización del 5 de mayo.

“Dos de los cuatro refugios para migrantes de Denver están llenos y los otros dos se están acercando a su capacidad”, informó la ciudad el viernes. «La capacidad de los albergues fluctuará según la cantidad de migrantes recién llegados, la cantidad de migrantes que parten cada día y la disponibilidad de habitaciones en albergues no colectivos».

El lunes, Denver comenzó a seguir las pautas federales actualizadas para ofrecer refugio de emergencia disponible solo para inmigrantes que ya hablaron con los funcionarios de inmigración de EE. UU.

Una vez que los fondos federales terminen el 11 de mayo, Denver recibirá solo alrededor de $909,000 de los $332.5 millones disponibles a través del programa de Alimentos y Alojamiento de Emergencia.

“La ciudad continúa pidiendo al Congreso y a la administración de Biden que aborden este problema a nivel nacional y defiendan a las comunidades locales como Denver, a las que se les ha encargado desproporcionadamente manejar y gestionar lo que es una creciente crisis humanitaria nacional”, dijo el informe del 5 de mayo.

El 5th Street Garage, ubicado junto al Ball Arena y unas pocas cuadras al oeste de Tivoli Student Union, se ha utilizado como centro de recepción, o un lugar donde los inmigrantes recién llegados pueden conectarse con los servicios de vivienda, desde hace más de un mes, según a la portavoz de AFSC, Jennifer Piper.

Las personas que habían viajado con el grupo esperaban ser recibidas en el garaje, pero nadie se presentó a recibirlos.

Alrededor del mediodía del lunes, se envió un correo electrónico masivo del Departamento de Manejo de Emergencias de la Universidad de Colorado al personal y la facultad solicitando que hablaran español para ayudar a «estos migrantes con necesidades de transición».

“Podríamos usar su ayuda con urgencia”, dice el correo electrónico. «Nos estamos comunicando con usted con una solicitud urgente e inusual de su ayuda. El director ha recibido un aviso de que una gran cantidad de inmigrantes de habla hispana llegaron hoy al campus del centro».

Loya dice que AHEC había manejado la situación “sorprendentemente bien teniendo en cuenta el tiempo y los recursos que se le habían dado” cuando Casa de Paz y AFSC se presentaron para brindar apoyo.

Se animó a muchos de los migrantes a venir a Denver desde El Paso porque «Denver los ayudará a comprar boletos en otro lugar», dice Loya.

«Border está recibiendo mucha gente y más del 50 por ciento se dirige a Denver porque cuesta $ 90 [by bus] de El Paso a Denver, y se les dice que Denver los ayudará a irse a otra parte».

Migrantes como Calderón y Rasendo dicen que se fueron de Venezuela porque los salarios son muy bajos y los precios son muy altos.

Un hombre llamado Alexander Hernández dice que trabajó para el gobierno venezolano, pero fue amenazado con ir a la cárcel por hablar en contra de la dictadura de Nicolás Maduro, lo que lo llevó a huir. Hernández dice que ha iniciado el proceso de asilo.

Funcionarios del campus confirmaron palabra oeste quienes no sabían que el grupo había llegado y estaban esperando en el garaje de 5th Street.

Mientras tanto, la ciudad de Denver dice: «Este es un aumento significativo y no anunciado de veinte a treinta personas que vienen a Denver durante gran parte de marzo y abril», según Victoria Aguilar, vocera del Departamento de Servicios Humanos.

Pero Loya dice que Denver estaba «consciente» del gran grupo que buscaba ayuda en el garaje, y que AFSC y Casa de Paz «han estado hablando con ellos desde antes de diciembre de que esto iba a suceder, y ese fue definitivamente el caso».

“El campus de Auraria no lo sabía”, agrega. «Son un campus universitario, por lo que no creo que tengan los recursos para eso. De hecho, estoy muy, muy impresionado de que hayan salido adelante y hayan decidido ayudar, porque podrían haber hecho la vista gorda». »

La ciudad de Denver está «trabajando con socios comunitarios para aumentar la capacidad para completar el proceso de recepción y brindar servicios de transporte para los inmigrantes recién llegados» y «coordinarse con socios comunitarios y religiosos para ayudar a los inmigrantes que desean hacer de Denver su hogar». dice Aguilar.

“La ciudad solicita específicamente que la comunidad basada en la fe brinde refugio durante la noche para los invitados migrantes que deben salir de Denver al día siguiente”, continúa Aguilar. «Continuaremos conectando a todos los que vienen a la ciudad con servicios y recursos de apoyo, independientemente de su estatus migratorio».

A los migrantes recién llegados y a los que ya se encuentran en albergues de emergencia se les ha entregado «mochilas llenas de productos de higiene» y varias personas del grupo aseguran que les dan todo lo que necesitan, a pesar de la gravedad de su situación.

“Bueno, para ser honesto, no me he bañado, pero estoy bien”, concluye Calderón. «He visto condiciones mucho peores en México».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *